Los derechos de la infancia, protagonistas en 2021

21/12/2021 | Ciudades Amigas de la Infancia, Ciudades y niños, Covid-19, Participación Infantil, Previas, UNICEF

año 2021

  • Recapitulamos los hitos de este año a la hora de paliar la pobreza o la violencia infantiles, proteger los derechos de la infancia en Internet o garantizar la participación de todos los niños y niñas
  • Las ciudades y municipios han tenido un rol imprescindible y han dado pasos firmes para convertirse en lugares seguros para la infancia en plena emergencia sanitaria

 

Acaba el segundo año de la pandemia de la COVID-19, una crisis que ha causado un daño inmenso a los niños, niñas y adolescentes del mundo entero. La emergencia sanitaria no solo ha tenido un impacto en la salud de todos y todas, sino que también ha sido social: ha hecho que aumenten las cifras de pobreza infantil, la violencia contra la infancia, el acoso escolar y ciberbullying y los matrimonios forzados.

Por eso es importante tener en cuenta todos los avances en materia de derechos de la infancia de los últimos doce meses y continuar en ese camino, un camino que desde la iniciativa Ciudades Amigas de la Infancia tratamos de promover. Este año lo tenemos un poco más fácil: casi la mitad de niños y niñas de España viven ya en una ciudad reconocida como Ciudad Amiga de la Infancia.

Hoy recordamos los principales hitos de este año 2021 a la hora de garantizar la protección de la infancia contra la pobreza o la violencia, los logros en participación infantil o los pasos firmes de las ciudades y municipios para convertirse en lugares seguros con la mirada puesta en sus ciudadanos y ciudadanas más jóvenes.

 

La lucha contra la pobreza infantil

 

La pobreza infantil, que ya era un problema grave antes de la pandemia, ha aumentado desde la llegada del virus. Este año hemos visto varias iniciativas importantes para paliarla, entre las que se encuentra la Garantía Infantil Europea, para cuya implantación la Comisión Europea ha lanzado un programa con apoyo de UNICEF cuyo fin es abordar este grave problema en siete Estados miembros, incluyendo España.

Además, en febrero se presentó la Alianza de país Pobreza Infantil Cero, formada por 75 entidades, para realizar avances en la lucha contra esta lacra y que parte de la idea de que la pobreza infantil es un problema estructural.

Pero ha quedado demostrado que si alguien tiene un rol imprescindible a la hora de paliar la pobreza infantil y garantizar la equidad y la igualdad de oportunidades son los gobiernos locales, debido a su carácter de proximidad hacia los ciudadanos y al conocimiento de los problemas concretos de los municipios y ciudades. Esa fue una de las conclusiones del Foro de Ciudades Amigas de la Infancia, celebrado en diciembre para debatir sobre cómo llevar a cabo una recuperación de la pandemia que no deje a nadie atrás, y en el que se abordaron temas como la inversión en infancia de los municipios o las medidas para paliar la pobreza infantil y para fomentar la salud mental de los más jóvenes.

También giró en torno a la idea de la importancia de lo local el seminario sobre el rol de los gobiernos locales en la lucha contra la pobreza infantil en contexto de la COVID-19, de UNICEF España y la FEMP.

 

Las ciudades, también un hábitat para la infancia

 

La pandemia también ha servido para cosas que no imaginábamos. Por ejemplo, para mirar las ciudades con otros ojos y entender la importancia de un urbanismo de proximidad y con enfoque de derechos de infancia. Este último año ha visto crecer numerosas iniciativas para reducir el tráfico en las zonas urbanas, pacificar los entornos escolares, ganar zonas verdes o lograr una movilidad más segura que beneficie a todos.

Entre los hitos más importantes hemos presenciado una ‘revuelta escolar‘ que ha paralizado calles de de todo el país pidiendo que se pacifique el tráfico en los entornos escolares para evitar accidentes y contaminación, y convertirlos así en lugares más seguros e, incluso, en espacios de encuentro para familias.

Además, en abril los Premio de Seguridad Vial Urbana de la Unión Europea (European Mobility Week 2020) reconocieron la labor de Bilbao, Granada y Quart de Poblet a la hora de adoptar medidas para crear ciudades con menos tráfico y fomentar el uso de transporte público en sus calles.

Desde Ciudades Amigas de la Infancia hemos celebrado en el mes de octubre, junto con ONU Hábitat, el seminario “Niños y niñas en el centro de las adaptaciones de sus ciudades ante el cambio climático”: un encuentro con el que comprobamos cómo la planificación urbana también puede contribuir al desafío climático y, a la vez, a los derechos de la infancia.

 

Derechos de la infancia ‘online’

 

A raíz de la crisis sanitaria que ha cambiado nuestra forma de vida, los niños, niñas y adolescentes pasan más tiempo en Internet: las relaciones con los amigos o la familia, el ocio e incluso la educación se realiza ahora online. Ese mundo digital no es un lugar abstracto sino que puede ser escenario de muy diversas formas de violencia contra la infancia.

Por ello, es necesario proteger los derechos de todos los niños y niñas también en Internet. Y más cuando el Estudio sobre el impacto de la tecnología en la adolescencia de UNICEF, publicado recientemente, advierte de que 1 de cada 3 adolescentes hace un uso problemático de Internet y las redes.

En abril tuvo lugar un hito importante en la defensa de los derechos de la infancia: el Comité sobre Derechos del Niño publicó la Observación General 25 sobre los derechos de la infancia en el universo online. De ese modo, los principios rectores del Comité aplican ahora al ámbito digital, donde se deben respetar los derechos de los niños y niñas e impedir y reparar toda vulneración de sus derechos. Así, la Convención se adapta a estos tiempos y a sus nuevos desafíos.

 

Violencia contra la infancia

 

La violencia contra la infancia también ha empeorado debido a la pandemia. Debido al cierre de escuelas o programas dedicados a paliarla, por todo el mundo los niños y especialmente las niñas han sufrido más formas de abusos, como los matrimonios forzados o las mutilaciones genitales femeninas. En España, durante la cuarentena y la época de mayor restricción de movimientos por la pandemia, los niños y niñas se vieron más expuestos a violencia en sus hogares.

En este contexto ha tenido lugar la aprobación de la Ley de Protección Integral a la Infancia y la Adolescencia Frente a la Violencia (Lopivi). Esta ley, que vio luz verde el pasado mes de mayo, parte de una recomendación del Comité para los Derechos del Niño y busca combatir la violencia sobre la infancia y la adolescencia desde una perspectiva integral, centrándose en la sensibilización, prevención y detección.

Desde Ciudades Amigas de la Infancia hemos profundizado, de la mano de expertos y expertas, en qué implicaciones tiene esta Ley para los municipios y qué deben hacer estos para ponerla en marcha, y hemos conocido el caso de Castilla La-Mancha, que ha sido la primera comunidad en adaptar su Ley de Infancia y Familia a la LOPIVI.

Medioambiente

 

A pesar del importante desafío sanitario al que nos hemos enfrentado, 2021 ha sido también un año de reivindicar otro de los principales retos de la actualidad: la defensa del medioambiente. Una tarea para la que los niños, niñas y adolescentes han tomado el liderazgo. De hecho, a pesar de la crisis sanitaria el activismo medioambiental ha continuado en todo el mundo, en ocasiones de forma online.

En febrero nació La liga por la Tierra, un grupo de UNICEF España formado por 43 chicos y chicas cuyo objetivo es trabajar para elaborar propuestas y actividades en torno al cuidado del planeta. Desde su nacimiento han estado activos: han diseñado actividades para el Día de la Infancia, han formado parte del Consejo Estatal de Participación y han dinamizado talleres para debatir sobre el medioambiente.

Este año también se publicaron las propuestas en torno a los ODS de medioambiente de más de 60 consejos locales de participación y, en octubre, el 2º Encuentro Gallego de Participación Infantil y Adolescente también abordó el medio ambiente y la lucha contra el cambio climático. Las conclusiones y propuestas de este encuentro, protagonizado por chicos y chicas, se recogen en el Manifesto pola nosa Terra.

La infancia también estuvo presente este año en la 26ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), celebrada el pasado mes de noviembre, donde dejaron clara su postura en torno a un desafío que les atañe a ellos más que a nadie.

 

Participación

 

La participación infantil y adolescente, probablemente el derecho al que menos prioridad se da, ha quedado en un segundo plano debido a la emergencia sanitaria. Sin embargo, gracias al trabajo de mucha gente, se ha conseguido impulsar la capacidad de los niños, niñas y adolescentes para opinar, expresarse, hacer propuestas y ser tenidos en cuenta a la hora de tomar decisiones en torno a los asuntos que les afectan.

Sin duda el principal logro de este año ha sido la creación de un Consejo Estatal de Participación de la Infancia, una propuesta que data de 2017 y que, después de mucho trabajo, ya ha comenzado su andadura. El Consejo Estatal supondrá que la voz de los niños y niñas se tenga en cuenta no solamente a nivel municipal o autonómico, sino también a nivel estatal.

Pero no ha sido el único hito en torno al derecho a participar de la infancia. En septiembre lanzamos desde UNICEF España el 2º Barómetro de Opinión de la Infancia para conocer de primera mano el impacto de la crisis del COVID-19 en los niños, niñas y adolescentes. Además, los Consejos de Infancia y Adolescencia de toda España han continuado con sus actividades a pesar de la pandemia, y en ocasiones su labor ha sido reconocida: fue el caso del Consejo de Infancia de Avilés, premiado en los Inspire Awards el pasado mes de noviembre.

2021 ha sido un año con la mirada puesta en los niños y niñas y en el importante papel de los gobiernos locales para garantizar su bienestar aun en tiempos de emergencia, y cuyo trabajo debemos continuar en 2022.

 

Comparte

Compartir

Últimas noticias