La juventud ante la COP26: “No habrá futuro si seguimos haciendo cumbres vacías”

02/11/2021 | Derechos de la Infancia, Medioambiente, Participación Infantil

COP26 infancia

Getty Images

 

  • La 26ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), celebrada en Londres del 1 al 12 de noviembre, presenta una oportunidad para escuchar qué tienen que decir los niños y niñas sobre el desafío medioambiental

 

El cambio climático es uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta la humanidad, y los niños y niñas son quienes tendrán que sufrir las consecuencias de la inacción política más que nadie. Sin embargo, dos tercios de los planes climáticos de los países no abordan las necesidades y prioridades de la infancia, como revela un nuevo análisis publicado hoy por UNICEF.

Este mismo estudio revela que de los 103 planes nacionales, solo 1 de cada 5 hace referencia de manera significativa a los derechos de los niños y niñas o la justicia y la equidad intergeneracionales. Además, solo el 12% ha contado con la participación de la infancia en su desarrollo.

Los niños y niñas no suelen ser escuchados ni tenidos en cuenta a la hora de buscar solución de la crisis climática. En una encuesta realizada por el British Council con 8.000 niños, niñas y adolescentes de 23 países, el 75% de los encuestados afirma contar con habilidades para abordar esta temática pero un 69% no ha participado nunca en este tipo de acciones. En Australia, dos tercios de los niños, niñas y adolescentes participantes en otra encuesta dicen que el gobierno está fallando a los jóvenes y les está mintiendo sobre los impactos de sus acciones.

Esa brecha entre las demandas de la gente joven y su capacidad de influir en un cambio ya se vio durante la crisis sanitaria: desde el inicio de la pandemia del COVID-19 los niños, niñas y adolescentes han sentido que no se les escuchaba ni se tenían en cuenta sus necesidades y opiniones a la hora de buscar una solución común.

 

Una crisis de derechos de infancia

 

«Los países hablan con acierto de considerar e incluir a los niños y niñas, pero los planes climáticos dejan vacías sus promesas. Los niños y los jóvenes aportan energía, liderazgo e ideas y, sin embargo, los líderes siguen respondiendo con palabras vacías a sus demandas», ha dicho Gautam Narasimhan, Líder Mundial para el Clima, Energía y Medioambiente de UNICEF, en la rueda de prensa en el Palacio de las Naciones de Ginebra.

Ahora, cuando Reino Unido se prepara para acoger la 26ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), que tiene lugar del 1 al 12 de noviembre y que incluye un Día de la Juventud y el Empoderamiento Público, se nos presenta una oportunidad para escuchar qué tienen que decir los más jóvenes sobre este importante desafío.

La crisis medioambiental está socavando todo el espectro de los derechos de la infancia, como recuerda Henrietta Fore, Directora Ejecutiva de UNICEF. “Durante tres años, los niños y niñas han alzado la voz en todo el mundo para exigir acciones. UNICEF apoya sus llamados al cambio con un mensaje indiscutible: la crisis climática es una crisis de los derechos de la infancia”.

Con vistas a la Cumbre del Clima, la Sociedad Internacional de Pediatría Social y Salud Infantil han pedido en una declaración que se enfoque el problema del cambio climático también desde la perspectiva de la infancia, y propone que los niños y niñas tengan un lugar de honor en el evento.

“Tienen razón al estar preocupados”, opinan los especialistas en su declaración. “El cambio climático ha creado condiciones que afectan a la salud pública y que tiene efectos desproporcionados en determinadas etapas y circunstancias de la vida, en particular en los niños y niñas, y más en aquellos que viven en la pobreza y en países en vías de desarrollo”.

 

«No más promesas vacías»

 

Los niños, niñas y adolescentes son a la vez los más afectados y los más activistas contra la inacción de los gobiernos frente al cambio climático y el cumplimiento del Acuerdo de París. Así lo han demostrado las movilizaciones que vienen dándose desde septiembre, con vistas a la COP26, en numerosas ciudades del mundo, lideradas por jóvenes e incluyendo una protesta mundial por el clima.

Mientras que en Madrid los manifestantes mostraron su apoyo a la denuncia contra el Gobierno español por inacción ante la crisis climática, la organización Fridays for Future organizó un encuentro online llamado “Mock Earth Day Summit” en el que jóvenes activistas de todo el mundo se “burlan” de la nueva cumbre del clima. Denuncian que las promesas que se hicieron durante la Asamblea General de Naciones Unidas, donde los líderes mundiales presentaron sus agendas climáticas para el próximo año, son sólo promesas vacías.

“La crisis climática no es algo que se avecina en el futuro. Estamos viendo los impactos en este momento”, dice en el vídeo Vanesa Nakate, de Uganda. “Por eso queremos que los líderes tomen medidas reales, escuchen la ciencia, para enfrentar la emergencia climática”.

“No habrá futuro si seguimos haciendo cumbres vacías y haciendo promesas vacías”, añade la joven activista Salsabila Khairunisa, de Indonesia. Ella sabe bien lo que es pasar a la acción: a los 15 años cofundó el movimiento juvenil Jaga Rimba, que tiene como objetivo luchar contra la deforestación y la explotación en su país.

“De las decisiones que se tomen en los próximos años nos llevarán a un mundo más justo y ambientalmente más sostenible, o lo contrario”, dice Nicky Becker, de Argentina, recordando que la deuda histórica del norte con el sur global no puede quedar fuera de la toma de decisión.

 

El rol de la infancia en la crisis climática

 

También en España la infancia trabaja por un planeta mejor.

El pasado mes de junio, 60 niños, niñas y adolescentes estuvieron reunidos virtualmente para tratar sus preocupaciones sobre medioambiente en una actividad organizada por el grupo asesor de UNICEF. En cuatro grupos de trabajo abordaron temas como la deforestación e industria cárnica, escasez de agua, animales en peligro de extinción y el rol de la juventud en la lucha por el clima y recopilaron sus reflexiones, propuestas y conclusiones en un documento.

En él recogen algunas lluvias de ideas llevadas a cabo durante el encuentro:

 

Sobre los animales en peligro de extinción, ¿cómo imagináis el futuro?

  • Extinguidos todos, ya que, si no hacemos las cosas diferentes, se extinguirían los animales y nosotros.
  • Tal vez se inventan un método en un futuro para crear animales, como “Jurassic park”.
  • Para un futuro no tan lejano, tal vez falten más animales.
  • Planeta desierto.
  • Tal vez el futuro no sea tan horrible; tenemos los Objetivos de Desarrollo Sostenible y cada vez estamos más concienciados.
  • Queremos llegar a un futuro donde todos nos respetemos y ninguna especie más se extinga.

 

Entre sus propuestas hay algunas dirigidas al Gobierno, como regulaciones para favorecer la transición económica, una bajada de los precios a los productos alimenticios más saludables o medidas similares a la prohibición de pajitas de plástico de un solo uso.

También apelan a que la población tome conciencia sobre el consumo de alimentos, la ropa sostenible, el impacto de la industria cárnica, o la importancia de utilizar el transporte público o reciclar. Y hacen hincapié en la importancia de que los centros educativos eduquen sobre el medioambiente y lleven a cabo proyectos para plantar árboles o de recogida de basura con el objetivo de concienciar.

 

3,2,1: la ‘liga por la Tierra’ prepara acciones medioambientales para el Día de la Infancia

 

Por otro lado, la Liga por la Tierra es un grupo de chicos y chicas que llevan reuniéndose desde marzo para preparar actividades para los grupos de participaciónen torno a la crisis medioambiental, con vistas al Día Mundial de la Infancia. En su última reunión, el pasado día 28, aprovecharon para reflexionar sobre el cambio climático desde varios puntos de vista: por ejemplo, cómo perciben ellos que está afectando a sus pueblos o ciudades (más basura en la ría, la contaminación lumínica no deja ver las estrellas, aumento de temperatura), o cómo creen que la crisis climática afecta a la salud mental de los niños y niñas.

Además, en ese mismo encuentro los chicos y chicas recopilaron ideas sobre qué deberían hacer las empresas para mejorar el medio ambiente (como utilizar materiales reciclables, reducir el uso de plástico o fabricar productos más duraderos). Finalmente, han hablado de qué propuestas deberían cumplir los políticos que se han reunido en la COP26: medidas para la protección de zonas marinas y para evitar la deforestación, regulación del consumo de plástico, etc. Los chicos y chicas tienen más claro que nunca el rol de la infancia y adolescencia en la crisis climática y los líderes mundiales deben escucharles.

 

UNICEF propone tres medidas a los gobiernos para responder a la crisis climática con enfoque de infancia:

 

 

1. Incrementar la inversión en adaptación y resiliencia climática

Los niños y niñas de las comunidades que menos han contribuido a las emisiones globales se enfrentarán a los mayores impactos del cambio climático. Son las comunidades en las que más crecerá la población infantil en las próximas décadas y para estos niños y niñas la reducción de las emisiones de CO2 llegará demasiado tarde, dado que llevará décadas que se note en el impacto climático que ya hemos provocado.

Es esencial desarrollar la resiliencia de los servicios sociales de los que dependen estos niños y niñas: agua, salud y educación son fundamentales para reducir los riesgos a los que se enfrentarán.

Desde UNICEF instamos a los países desarrollados a superar la promesa que hicieron en 2009 de movilizar 100.000 millones de dólares anuales para financiación climática, a la luz de la evidencia de que esa cifra es insuficiente para abordar impactos climáticos de esta escala, y a poner más énfasis en la financiación para desarrollar la resiliencia climática y la capacidad de adaptación.

2. Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero

Es imperativo que en la COP26 los líderes se comprometan a reducir las emisiones de manera más rápida y profunda. Instamos a los países a reducir sus emisiones en al menos un 45% (en comparación con los niveles de 2010) para 2030 para mantener el calentamiento a no más de 1,5 grados Celsius.

3. Incluir a los jóvenes en todas las negociaciones y decisiones sobre el clima

Los niños, niñas y adolescentes siguen estando infrarrepresentados en las políticas y los debates sobre el clima, a pesar de que son los más interesados en soluciones sostenibles. Esto limita su capacidad para influir en las decisiones que son fundamentales para su futuro y no les ayuda a liderar el mundo que heredarán.

Todos aquellos que viven hoy en día nacieron en un mundo plenamente consciente de las consecuencias de la inacción sobre el cambio climático, pero los líderes no están siendo capaces de ponerse de acuerdo sobre las medidas para detenerlo.

La comunidad internacional debe emplear las discusiones que quedan por delante en la COP26 en convertir las palabras en acciones. Deben crear ya comunidades más seguras para los niños afectados y acordar un camino a seguir para prevenir los peores impactos del cambio climático sobre todas las personas, dondequiera que estén.

Comparte

Compartir

Últimas noticias