Somos

Una Ciudad Amiga de la Infancia es cualquier ciudad, pueblo, comunidad o sistema de gobierno local comprometido con el impulso de los derechos de las niñas, los niños y los adolescentes de acuerdo con la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN).

Con esta iniciativa promovemos entornos locales en los que los niños, niñas y adolescentes puedan ejercer sus derechos y alcanzar su pleno desarrollo. Para ello, acompañamos a las entidades locales, para la creación de los marcos que garanticen la CDN.

“Todos los niños y las niñas disfrutan de su infancia y alcanzan todo su potencial a través de la igualdad en la realización de sus derechos dentro de sus ciudades y comunidades locales”
(UNICEF, 2018)

En resumen, una Ciudad Amiga de la Infancia tiene como pilares fundamentales el diseño de políticas públicas eficaces que se basen en la Convención sobre los Derechos del Niño (enfoque de derechos y equidad), la promoción de la participación infantil y adolescente (enfoque de participación) y el impulso de alianzas entre todos los actores relacionados con la infancia a nivel municipal (enfoque Agenda 2030).

Derechos de la infancia

Ciudades Amigas de la Infancia es una iniciativa mediante la cual UNICEF promueve la realización efectiva de los derechos de la infancia, establecidos en la Convención sobre los Derechos del Niño, a nivel local

El bienestar de la infancia es el mejor indicador de un entorno seguro y protector y del bienestar de la ciudadanía en general. Invertir en la infancia tiene un impacto positivo, presente y futuro en los propios niños y niñas y en toda la sociedad.

 

Participación infantil 

La participación infantil es un derecho de todo niño, niña y adolescente, y hace que se conviertan en agentes de pleno derecho y en ciudadanos activos y comprometidos con su entorno. Fomentarla supone aumentar la calidad democrática de la sociedad y las políticas públicas. 

 

El papel de las entidades locales

La administración local es la más cercana a la infancia. Las calles, barrios, pueblos y ciudades son los lugares físicos donde niños, niñas y adolescentes ejercen sus derechos.  Por tanto, es esta administración quien tiene mayores capacidades de promover un entorno en el que se garantice el cumplimiento de estos derechos. 

 

El Reconocimiento

Es el proceso por el cual una entidad local que está transformando la vida de la infancia se compromete a mejorar la vida de los niños, niñas y adolescentes, ofreciéndoles un entorno adecuado para que alcancen todo su potencial, y lo demuestra mediante resultados medibles. 

Implica un esfuerzo y un compromiso, continuo y compartido, para recolectar información, organizarse a nivel interno, planificar, asignar presupuesto, hacer seguimiento, alimentar indicadores, impulsar la participación infantil, priorizar a la infancia más vulnerable, etc. Además, requiere de la inversión de recursos técnicos/humanos y económicos necesarios para llevarlo a cabo.

Es una ciudad o comunidad donde las voces, las necesidades, las prioridades y los derechos de los niños y niñas constituyen una parte integral de las políticas, los programas y las decisiones públicas. Como resultado, una Ciudad Amiga de la Infancia  es un lugar apto para todos donde los niños y las niñas:

 

  • Están a salvo y protegidos de la explotación, la violencia y el abuso;
  • Tienen un buen comienzo en la vida y crecen sanos y cuidados;
  • Tienen acceso a servicios esenciales;
  • Reciben una educación de calidad, inclusiva y participativa y tienen la oportunidad de desarrollar sus habilidades;
  • Cuentan con espacios donde expresar sus opiniones e influir en las decisiones que les afectan;
  • Participan en la vida familiar, cultural y social;
  • Viven en un ambiente limpio, no contaminado y seguro con acceso a espacios verdes;
  • Pueden reunirse con sus amigos y cuentan con espacios para jugar y divertirse;
  • Tienen acceso a las mismas oportunidades, con independencia de su origen étnico, religión, ingresos, sexo, identidad de género o capacidad.

Los Gobiernos locales y sus aliados identifican una serie de metas a alcanzar bajo el paraguas de las cinco objetivos marco de la iniciativa:

 

  • Cada niño y niña es valorado, respetado y tratado justamente dentro de sus comunidades;
  • Las voces, necesidades y prioridades de cada niño y niña se escuchan y se consideran en las normativas y políticas públicas, en los presupuestos y en todas las decisiones que les afectan;
  • Todos los niños y niñas tienen acceso a servicios esenciales de calidad;
  • Todos los niños y niñas viven en entornos seguros y limpios;
  • Todos los niños y niñas tienen la oportunidad de disfrutar de la vida familiar, el juego y el ocio.

Para alcanzar los objetivos anteriores, este programa trabaja simultáneamente en varías líneas de actuación:

 

Principio de “no discriminación” (Artículo 2). La Convención es aplicable a todos los niños, niñas y adolescentes (hasta los 18 años), cualquiera que sea su raza, sexo, cultura, religión o habilidades, sin importar sus habilidades o la familia a la que pertenezcan, el origen o ingresos de sus padres, si son niños o niñas o si tienen alguna discapacidad. 

Principio de observar siempre el “interés superior” del niño o la niña (Artículo 20). Siempre que se tome una decisión o se diseñe una medida que pueda afectarles, lo primero a tener en cuenta es si la misma redundará en su beneficio. El objetivo de este principio es garantizar el disfrute pleno y efectivo de todos los derechos reconocidos en la Convención y el desarrollo holístico del niño o la niña. 

Principio del derecho a la vida, a la supervivencia y al desarrollo (Artículo 6). Los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a vivir en las mejores condiciones posibles y a un desarrollo adecuado. El Estado debe garantizar su supervivencia y desarrollo. 

Principio del derecho a la participación (Artículos 12, 13, 14 y 15). Los niños y las niñas tienen derecho a la libertad de expresión y a expresar su opinión sobre cuestiones que afectan su vida social, económica, religiosa cultural y política. Incluye el derecho a emitir sus opiniones y a que se les escuche, el derecho a la información y el derecho a la libertad de asociación. El disfrute de estos derechos en su proceso de crecimiento ayuda a los niñas y niños a promover la realización de todos sus derechos y les prepara para desempeñas una función activa en la sociedad. 

Un poco de historia

Ciudades Amigas de la Infancia es una iniciativa liderada por UNICEF en más de 30 países, incluida España, que apoya a las Entidades Locales en sus esfuerzos por hacer realidad su compromiso con los derechos de infancia.

El papel de los Gobiernos locales en el cumplimiento de los derechos de la infancia, que ha estado presente en la CDN desde su redacción, alcanzó protagonismo internacional en 1992, en Dakar (Senegal), con la puesta en marcha de la iniciativa Alcaldes Defensores de los Niños, apoyada por UNICEF. Este es el origen de esta Iniciativa. Más tarde, durante la conferencia de Naciones Unidas sobre asentamientos humanos (Habitat II, Estambul 1996), se declaró al bienestar de los niños como indicador de un entorno  saludable, democrático y con buena gobernanza.

Bajo el liderazgo de UNICEF España, esta iniciativa se desarrolla en España desde el año 2001 y cuenta como aliados con:

Las cuatro organizaciones constituyen la Secretaría Permanente de Ciudades Amigas de la Infancia, es decir las responsables de su dirección estratégica

A la fecha, la iniciativa tiene presencia en todas las Comunidades Autónomas y cuenta con 342 gobiernos locales reconocidos, en los que ya viven cerca del 50% de los niños, niñas y adolescentes residentes en España.

Últimas noticias

Comparte
Ir al contenido