Un planeta limpio, cuidado y sin plásticos es donde la infancia quiere vivir su futuro

01/06/2021 | Medioambiente, Participación Infantil

Plástico

Fotografía: Nick Fewings / Unsplash

 

  • El plástico de un solo uso se han conventido en una de las mayores amenazas para el medioambiente, y su abolición es una reivindicación de la infancia y la juventud
  • Desde sus municipios niños, niñas y adolescentes participan en la búsqueda de soluciones, como en Carrión de los Condes, primer municipio en prohibir las bolsas de un solo uso gracias a una propuesta de su Consejo Asesor Infantil
  • Forma parte de la asamblea 2021 sobre medioambiente el 19 de junio: ¿cómo imaginas tu futuro?

 

La conservación del medioambiente, una misión más necesaria que nunca, está protagonizada por quienes vivirán en el planeta del futuro: la infancia y la juventud. Y una medida para que ese planeta sea vivible en un futuro es la reducción del plástico, especialmente el de un solo uso. Se trata de un material que tarda cientos de años en descomponerse, que supone un gran peligro para la naturaleza y que los humanos usamos compulsivamente, como muestran las cifras: cada minuto en el mundo se compran un millón de botellas de plástico, al año se usan 500.000 millones de bolsas y ocho millones de toneladas acaban en los océanos cada año, amenazando la vida en el mar e incluso en las montañas.

Este es un problema que ha empeorado durante la pandemia cuando el uso de plásticos se ha disparado en forma de mascarillas, guantes, desechos médicos o envoltorios de comida para llevar. Si no se toman medidas, más del 70% de este material terminará tirado en océanos y vertederos. La preocupación ha llegado hasta la ONU: la cuarta Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente logró un acuerdo global para reducir el consumo de plásticos de un solo uso. Algunos países, como Francia e Italia, ya han prohibido la producción de bolsas de plástico y otros han tomado medidas para reducir su consumo. La Unión Europea también ha dado pasos en este sentido cuando en 2018 prohibió los plásticos de un solo uso a partir de 2021.

Es cierto que la responsabilidad principal no puede recaer en los consumidores (un reciente informe muestra que, en el mundo, la mitad del plástico de un solo uso lo fabrican 20 grandes empresas) y lograr el cambio requiere de voluntad política y una mejor gestión de los residuos. Pero la sensibilización de la ciudadanía juega también un importante papel para lograr que todos nos impliquemos en un futuro más saludable, y la infancia y juventud son las que llevan la delantera.

 

El medioambiente, una de las principales preocupaciones de los jóvenes

 

Cuando pensamos en los residuos plásticos imaginamos que los principales afectados son los habitantes de océanos, algo lejano para algunos; sin embargo, también nos afecta a todas las personas en todos los lugares del mundo. Como algunos estudios están mostrando los plásticos que quedan abandonados en la naturaleza, que viajan hasta los mares, vuelven en forma de micropláticos a las montañas, a nuestros platos. Principalmente, a aquellas en situación más vulnerable. La polución pone en riesgo los derechos básicos a la salud y bienestar de todos los habitantes, dificultando el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible: el ODS 12, en concreto, trata sobre «garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles».

Pero no olvidemos que el cuidado del planeta tiene, además, un componente de protección de los derechos de la infancia: el disfrute de un medioambiente adecuado debería estar reconocido en la Convención sobre los Derechos del Niño, ya que los más pequeños son más vulnerables que los adultos a la contaminación medioambiental.

La infancia tiene derecho a un medioambiente sano y sostenible

 

Precisamente por ello, la lucha contra la polución y el cambio climático están entre las reivindicaciones más urgentes de la infancia, incluso durante la pandemia, y la reducción del uso de plásticos suele verse reflejada entre sus demandas. Hay numerosos ejemplos:

  • En el Manifiesto de Infancia 2020 se recogieron propuestas para el cuidado del medioambiente incluyendo la reducción del uso de plástico por parte de las empresas y que se trabaje para reducir la contaminación en las ciudades.
  • Entre las peticiones al Gobierno para el cumplimiento del ODS 12 estaban incentivar la reducción del uso del plástico en la industria con ayudas a las empresas que lo cumplan, un impuesto especial a los productos no sostenibles, campañas educativas para promover hábitos de consumo responsables y de reducción de residuos y ayudas a la investigación de materiales alternativos al plástico.
  • También en la Conferencia de las Partes del Convenio Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25) celebrada en Madrid en 2019 se habló de la necesidad de reducir la producción de plásticos de un solo uso; para ello, los chicos y chicas del CEIPSO San Sebastián presentaron el proyecto «plastic-free» de lucha contra el plástico en bares, restaurantes y supermercados, y los alumnos y alumnas del colegio Los Abetos de Manzanares El Real hablaron de la campaña «Desplastifícate», que realizan 80 escuelas vinculadas a UNESCO.
  • En el manifiesto Por mí y por todos mis compañeros hubo ideas para disminuir el uso de plástico: por ejemplo, el consejo de Cabanas (Galicia) propuso al Ayuntamiento una campaña para potenciar alternativas al plástico en el día a día.
  • Durante la Huelga Mundial por el Clima de 2019 también se abordó con urgencia este tema a través de grupos como Madrid Climate Change, que conciencia sobre el uso excesivo de plásticos.

 

Municipios que escuchan a su infancia: municipios concienciados con el planeta

 

En muchas ocasiones, los colegios o municipios plantean actividades para sensibilizar a la infancia. En otras, son los propios niños y niñas los que contagian su inquietud medioambiental a los propios gobiernos locales. En enero de 2020, Carrión de los Condes (Palencia) se convirtió en el primer municipio de toda España en prohibir las bolsas de plástico en los establecimientos. Y se debió a una propuesta de los niños y niñas del municipio que forman parte del Consejo Asesor Infantil.

Creado en 2020 y formado por un grupo de niños y niñas que aconsejan al consistorio, el Consejo Asesor Infantil forma parte del plan del municipio para sumarse a nuestra red Ciudades Amigas de la Infancia, junto con medidas para abordar los retos de la infancia y adolescencia (que incluyen un diagnóstico, un plan de infancia, un presupuesto y un sistema para identificar los logros alcanzados). Escuchar a sus niños, niñas y adolescentes sirvió al Ayuntamiento para tomarse en serio la propuesta de prohibir las bolsas de un solo uso y reunirse con la Asociación de Empresarios para ver qué medidas podían tomarse conjuntamente. Esto se ha hecho en el marco de la campaña Carrión Friendly, para convertir el municipio en un lugar amable con los niños y niñas, así como con los mayores y con el entorno.

Pero, además, existen otras muchas iniciativas colegios, municipios u organizaciones en las que la infancia y la juventud puede involucrarse y adquirir conciencia de la necesidad de cambiar de mentalidad respecto al uso nocivo de plásticos.

Algunos son los proyectos «Un mar de plásticos«, del CEIP V. de Sacedón (Valladolid), o el ya mencionado proyecto Desplastifícate del colegio Los Abetos de Manzanares El Real (Madrid), en el que una vez al mes, desde principios de curso, grupos de alumnos han limpiado varios parajes del río Manzanares y el pantano de Santillana de botellas, envases, bolsas y otros objetos de plástico. Además, tienen el acuerdo de no traer la comida en envoltorios como plástico o papel albal, y no traer botellas de agua de plástico. Se trata de una iniciativa que cuenta con el compromiso de la comunidad educativa (profesores, alumnos y familias) para reducir el consumo de plásticos y fomentar el reciclaje.

 

También, la actividad de ONG como Canarias libre de plásticos, que ofrece charlas de sensibilización; los talleres medioambientales para niños y niñas «Sin envoltorios«, de AIDESCOM (Segovia); los talleres y actividades del Ayuntamiento de Yaiza (Lanzarote), para informar y formar sobre los principales problemas que amenazan la Tierra y sensibilizar a chicos y grandes acerca de los mismos, o la iniciativa del ayuntamiento de Zaragoza, que en 2018 repartió bolsas de algodón orgánico en mercados y comercios, y también el cuento ilustrado titulado ‘Plástico’ para sensibilizar a niños y niñas acerca del impacto medioambiental de este material. Con ejemplos como estos, y escuchando a la infancia y sus demandas, estaremos más cerca de cumplir una utopía: un planeta vivible en el que los niños y niñas de hoy no paguen por las decisiones de las generaciones anteriores.

 

Comparte

Compartir

Últimas noticias