La infancia pide garantizar sus derechos y estas son sus propuestas

Michal Jarmoluk en Pixabay

Michal Jarmoluk en Pixabay

 

  • Los grupos de participación infantil presentan sus propias propuestas para que los municipios garanticen los derechos recogidos en la Convención sobre los Derechos del Niño.
  • Ahora, un documento recoge todas estas propuestas, ideadas en el marco de la actividad ‘Por mí y por todos mis compañeros’.

 

Los grupos de participación infantil y adolescente quieren ver cumplidos los derechos de todos los niños y niñas. Para ello han estado elaborando una serie de propuestas en el marco de la actividad “Por mí y por todos mis compañeros”, celebrada el Día Universal de la Infancia. Esta fecha, coincidiendo con el 30 aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, les sirvió para reflexionar acerca de qué supone dicha Convención para ellos y compartir ideas sobre cómo hacer que se cumplan todos sus puntos en sus distintas localidades. 

En la actividad, en la que participaron más de 3.000 niños, niñas y adolescentes de 74 consejos, cada grupo seleccionó uno de los derechos de la Convención y planteó una propuesta a implementar en su localidad. Los derechos sobre los que trabajaron fueron los de salud, igualdad, educación, protección, juego, participación infantil y los derechos de los niños y niñas en situación de discapacidad. El fruto de este trabajo es un amplio abanico de propuestas que fueron presentadas en parlamentos autonómicos, plenos municipales, campañas y movilización de calle, entre otros. Ahora, un documento recoge todas estas propuestas realizadas directamente por los verdaderos protagonistas de la Convención. 

 

Art. 24: Derecho a la salud y a un medio ambiente sano

 

Los niños y niñas de los consejos se centran en su derecho a contar con un medio ambiente saludable, y para ello han creado iniciativas como ‘Save the planet’ del Parlamento joven de Arahal (Andalucía), consistente en elaborar un decálogo con los hábitos “inconscientes” más contaminantes y un “compromiso de cambio”. También hubo ideas para disminuir el uso de plástico: por ejemplo, el consejo de Cabanas (Galicia) propuso al Ayuntamiento una campaña para potenciar alternativas al plástico en el día a día. 

Por otro lado, del VIII Parlamento infantil de Baleares surgieron varias sugerencias para el cuidado del medio ambiente: los consejos de Santanyí, de Eulària des Riu y de Calvià propusieron crear grupos de voluntarios para concienciar sobre la necesidad del cuidado de las playas, del reciclaje o las energías renovables, la reducción de vehículos contaminantes y uso del transporte público, para lo cual propusieron mejorar la frecuencia y conectividad.

 

Art. 2: Derecho a la igualdad y no discriminación

 

La Convención especifica que todos los niños y niñas deben disfrutar de los derechos recogidos sin distinción alguna, independientemente de aspectos como su raza, color, sexo, o idioma. Entre las propuestas relacionadas está la del ‘trivial de los derechos de la infancia’, del consejo de Vilassar de Dalt (Cataluña), o la del consejo de Santa Coloma de Gremenet (Cataluña), presentada en la Sesión Plenaria del Consejo de la Infancia de la ciudad y cuyo fin es visibilizar la diversidad cultural de las personas que conviven en la ciudad, trabajando valores como la diversidad, así como erradicar el acoso. 

Las redes sociales tienen sin duda gran papel en las vidas de los chicos y chicas, y algunas de las ideas estuvieron relacionadas con potenciar su buen uso. El consejo de Lorquí (Murcia) ha ideado ‘Desen(red)áte’, una iniciativa para aprender a utilizar las redes respetando las diferencias de los demás, y en Cártama (Andalucía) se presentó el proyecto de ‘Squad corresponsal’, un grupo de Instagram donde chicos y chicas podrán expresarse con libertad para fomentar la igualdad.

 

Art. 27: Derecho a un nivel de vida adecuado

 

Todo niño y niña tiene derecho a un nivel de vida adecuado para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social, según la Convención, y los estados deben proporcionar a las familias que lo necesiten asistencia material y programas de apoyo, particularmente con respecto a la nutrición, el vestuario y la vivienda. A pesar de ello, en España las cifras de pobreza infantil siguen siendo alarmantes, como aseguró recientemente el relator de la ONU Philip Alston tras visitar el país. 

Los niños, niñas y adolescentes de los consejos se han mostrado preocupados por temas como los desahucios, como la asociación de Casal dels infants del Raval, en Cataluña, que ha propuesto paliar este problema contactando con el Ayuntamiento y servicios sociales y solicitando ayudas económicas. En Formentera (Baleares) han declarado que las administraciones deben ofrecer más ayudas a las familias sin recursos, y han sugerido que se controlen los precios de alquiler de casas, comida, luz del municipio. Otra propuesta ha sido la de la creación de un banco de ropa en colaboración con servicios sociales del Ayuntamiento, sugerida por el consejo de Castrelo de Miño (Galicia).

 

Art. 28: Derecho a la educación

 

La Convención reconoce el derecho del niño o niña a la educación, tema que además es una de los principales preocupaciones de la infancia y adolescencia. Entre las propuestas de los chicos y chicas de los consejos está la de luchar contra el abstentismo escolar, que ha presentado el consejo de Sanlúcar de Barrameda (Andalucía), o la iniciativa de Vícar, Huércal-Overa y Vera (Andalucía), para aumentar la supervisión en distintas partes de los colegios, además de contratar a mediadores que eviten los conflictos y crear un número de teléfono para denunciar situaciones de acoso, entre otras ideas.

Por otro lado, el acoso escolar también preocupa mucho a los niños, niñas y adolescentes, y varias de las ideas han ido enfocadas a prevenirlo o erradicarlo. En el municipio de Teo (Galicia) se ha sugerido la creación de un buzón de denuncias y la celebración del día sin acoso escolar. El consejo provincial de Córdoba (Andalucía) ha presentado ‘semáforo rojo al bullying’, así como fomentar el respeto a las distintas opciones sexuales. Y los jóvenes del Consejo Local de la Infancia de Vera (Andalucía) presentaron proyectos como la campaña del consejo de Alhendín (Granada) llamada “No seas espectador, actúa”, con la que quieren concienciar sobre el acoso escolar y el ciberacoso teniendo en cuenta la igualdad de género.

 

Art. 19: Derecho a la protección

 

Los chico y chicas invocaron el artículo 19 de la Convención para demostrar su solidaridad. En Lugo de Llanera (Asturias) han querido tender una mano a los niños y niñas víctimas de guerra y hacer visible su situación; mientras, dos grupos de participación de La Latina (Madrid) han propuesto organizar un mercadillo solidario para ayudar a la infancia desfavorecida, y en el Consell de Mallorca (Baleares) quieren que se tomen medidas para que se respete a quienes vienen de otros países y no saben el idioma.

Pero también exigen seguridad para ellos mismos: en Santa Cruz de la Zarza (Castilla-La Mancha) creen que el espacio de reunión y juego en la calle no está bien cuidado y piden a los gobiernos que cumplan con el derecho a la protección y les brinden un espacio al aire libre para desarrollarse, sin peligro, libre y protegido. Y siguiendo con la seguridad vial, en Maó (Baleares) han propuesto acciones de mejora del municipio, como el compromiso con las familias para que reduzcan el uso del coche y que no se utilice el móvil mientras se camina.

 

Art. 23: Derecho de los niños y niñas en situación de discapacidad

 

El artículo 23 de la Convención insta a los estados parte a que garanticen que todo niño o niña mental o físicamente impedido pueda disfrutar de una vida plena y decente. Por ello, el consejo de Ibiza (Baleares) ha solicitado al Ayuntamiento la construcción de un parque infantil totalmente adaptado, y se ha puesto a disposición para participar como voluntarios en las actividades.

 

Art. 31: Derecho al juego

 

Finalmente, en el artículo 31 se reconoce el derecho del niño al descanso y el esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad y a participar libremente en la vida cultural y en las artes. 

Siguiendo esta línea, en Carrión de los Céspedes (Andalucía) han lanzado la iniciativa ‘Juego Respetando’ para paliar la realidad de su municipio: que faltan alternativas de ocio y que al jugar con la pelota los niños molestan a la población. Además, en Vélez (Andalucía) han propuesto el proyecto ‘Solo se juega una vez’, de creación de juguetes con materiales reciclados, donde además reflexionan sobre la necesidad de dedicar menos tiempo a jugar online o tener zonas peatonales para jugar en la calle. Y, finalmente, en San Javier (Murcia) proponen alternativas a las excursiones o actividades extraescolares a través de un juego creativo, cooperativo, inclusivo y sin competitividad. 

 

Comparte este artículo