‘Volver a la calle’: ideas para recuperar los espacios públicos en las ciudades postpandemia

01/12/2020 | Ciudades inclusivas, Ciudades y niños, Covid-19, Innovación social, Previas, Urbanismo

 

  • El Banco Interamericano de Desarrollo ha organizado un concurso para buscar soluciones innovadoras de mejora de los espacios públicos
  • Los organizadores han evaluado aspectos como el bajo coste, la inclusión social o la posibilidad de garantizar el distanciamiento físico
  • Los proyectos ganadores abogan por plazas, transporte y lugares de ocio más seguros, donde se respeten las medidas sanitarias y diseñados desde la participación y con la infancia

 

La pandemia ha mostrado la importancia de los espacios públicos en las ciudades. Es por ello que pueden ser parte de la solución a la crisis: se ha demostrado que los lugares al aire libre son un aliado contra la propagación del virus, y ahora más que nunca es fundamental fomentar los lugares verdes y de proximidad en las zonas urbanas.

¿Cómo recuperar estos espacios públicos en las ciudades postpandemia de una forma segura, garantizando el bienestar de todas las personas, incluidos los niños y niñas? Para responder a esa pregunta, el Laboratorio de Ciudades del BID (Banco Interamericano de Desarrollo) en alianza con Ciudades Comunes ha organizado “Volver a la calle”, un ideatón o concurso de ideas cuyo objetivo ha sido buscar soluciones innovadoras para un nuevo común urbano más sostenible, inclusivo y resiliente en América Latina y el Caribe mediante propuestas que ayuden a mejorar los espacios públicos en la ciudad pospandemia. Ideas que nos pueden servir de inspiración para el trabajo que en esta misma línea se está realizando en España.

Para ello el jurado ha evaluado aspectos como la innovación, pero también la adaptabilidad, el bajo coste, la simple ejecución, la inclusión social o la posibilidad de garantizar el distanciamiento físico. “Queremos facilitar la restauración y el desarrollo del espacio social, así como la promoción de actividades sociales, económicas, comunitarias y ambientales bajo la nueva normalidad del distanciamiento no social, sino físico”, explican en su web. “Soluciones innovadoras, replicables, de alto impacto, bajo costo y rápida ejecución para la reactivación de espacios públicos. Ideas que incentiven la recuperación de la confianza y confort en la vida urbana bajo las medidas del distanciamiento físico”.

De las 485 propuestas, los seis proyectos ganadores del ideatón son originarios de Brasil, Chile, Uruguay, Ecuador y Panamá.

 

Garantizando un transporte, ocio y juego más seguros

 

“A lo largo de la pandemia, las ciudades han sido más afectadas debido a su densidad. En Panamá veíamos que a pesar de las restricciones estrictas del Gobierno no había soluciones propuestas para los ciudadanos en espacios públicos o transporte”, ha explicado durante el encuentro online para presentar las ideas ganadoras Betty Chemier, del equipo del proyecto ‘La Parada sana’. Esta iniciativa que se encuentra entre las ganadoras del ideatón está liderada por Huertos urbanos de Panamá (una organización dedicada a transformar espacios abandonados en espacios de vida mediante el urbanismo táctico), y surgió con el objetivo de adaptar las estaciones de transporte público a la crisis sanitaria.

Para ello, Chemier y otros compañeros eligieron una parada de autobús de una zona céntrica del corregimiento de Santa Ana que se encontraba deteriorada y con problemas de accesibilidad y, mediante un proceso participativo, la adecuaron promoviendo el distanciamiento físico y la salud pública del barrio. “Nos ha hecho pensar cómo tener un impacto a largo plazo”, ha añadido Chemier. “Buscamos lograr una transformación del entorno público por medio del arte, haciendo uso de materiales reciclados y trabajando con artistas y la comunidad local”.

 

Proyecto ‘Teatro aumentado’

 

Otras ideas premiadas han tenido como finalidad garantizar un ocio más seguro, como el proyecto El Teatro Aumentado, en Uruguay, reacciona al ciere de epacios culturales como cine o teatros y propone nuevos formatos artísticos y lúdicos, abiertos y al aire libre. Y también la iniciativa Brincando com confiança (saltando con confianza), en Brasil, cuyo fin es utilizar el juego para potenciar los intercambios culturales y la conversación entre usuarios de una misma plaza. “Los efectos de las desigualdades socioespaciales en ciudades como São Paulo se han vuelto muy visibles”, explican; “tuvimos que reorganizar y revisar la forma en que trabajamos, y aprendimos que podemos, incluso separados físicamente, utilizar nuestras preocupaciones y creatividad de forma colectiva”. Para ello crearon “tableros humanos” para jugar en la calle, respetando la necesidad de distancia social: “La idea es pintar o diseñar las tablas del suelo, aportar diversas ideas de juego y fomentar el juego con respeto, integración y seguridad”.

 

Proyecto ‘brincando con confianza’

Contando con la participación de todos y todas

 

La participación ciudadana fue clave en todos los proyectos, como ‘Coordenada 0‘, ubicado en el sector de Miraflores, Ecuador. “Históricamente los barrios de Latinoamérica han sido desprovistos de cuidados, y esto ha debilitado el tejido social de las comunidades existentes, además que la pandemia ha ocasionado la pérdida del trabajo y precariedad”, han explicado desde el colectivo. ‘Coordenada 0’ toma esto como una oportunidad de reconstruir el tejido social y vida comunitaria.

El diseño desde lo lúdico y el juego convierte a los niños y niñas en actores claves para el diseño y la apropiación del espacio, mediante artefactos y carpas que han instalado. “La gente se ha podido apropiar de los espacios y tomar el artefacto como suyo”, añaden. “Haber involucrado a los y las vecinas de todas las edades del barrio de Miraflores significó para ellos un sentido de pertenecia y apropiación del espacio público”.

 

Proyecto ‘Coordinada 0’

 

Diseño urbano contra las desigualdades creadas por la pandemia

 

En Chile, el proyecto Anudando la Red, basado en un mapeo colectivo y de participación ciudadana, está enfocado a familias vulnerables que, pese a las restricciones por el COVID-19, han tenido que seguir saliendo a trabajar. Para ello sus miembros han proporcionado elementos de seguridad, sombra y descanso en una plaza pública al lado del mercado central de Santiago: “Queremos proporcionar descanso, protección y calidad en las rutas de cuidados”, han dicho sus autoras.

Y, por último, el equipo de Ferramentas de esquina («herramientas de esquina») ha diseñado un manual para la construcción de piezas para lugares públicos, como taburetes cuadrados o marcadores de distancia para el suelo: “La idea es incentivar a los vecinos a construir conjuntamente estos elementos que son sencillos y pueden ayudar, al mismo tiempo, a la integración entre vecinos y a la prevención del COVID-19. El manual explica varios aspectos que involucran la implantación y construcción de herramientas especialmente en territorios vulnerables (favelas, tierras indígenas, entre otros)”, explican sus creadores.

 

Proyecto ‘Ferramentas da esquina’

 

Aclaran que “la pandemia destacó las desigualdades en las ciudades de América Latina y el Caribe, pero también mostró la relevancia de las redes y profesionales solidarios de las más diversas áreas en territorios vulnerables. Al vivir en circunstancias que, a pesar de las diferencias, afectan tanto a los ricos como a los pobres, nos damos cuenta de cómo todos estamos conectados mientras vivimos en sociedad”.

“Definitivamente, hay un gran poder creativo transformador en América Latina y el Caribe para mejorar la calidad de vida urbana, y más aún tras el desafío que nos planteó y recordó la crisis del coronavirus: la necesidad de ir hacia un nuevo común urbano más resiliente, inclusivo y sostenible», apuntan los organizadores de ‘Volver a la calle’ desde su web.

Artículo relacionado: «Diez acciones para devolver las calles a la infancia«

 

Comparte este artículo

Últimas noticias