Razones por las que los espacios verdes son clave para la infancia y las ciudades

espacios verdes

Charlein Gracia para Unsplash

 

  • Los aspectos positivos que los espacios verdes tienen para la infancia que vive en núcleos urbanos son incontables; sin embargo, cada vez son menos accesibles, especialmente en ciudades de países en desarrollo.

 

No importa en qué parte de la ciudad viva: todo niño o niña debería poder llegar andando desde su casa hasta un espacio verde que sea público, seguro y acogedor. Teniendo en cuenta que el porcentaje de personas que viven en ciudades en todo el mundo no para de crecer y se calcula que aumentará en un 13% para 2050, los gobiernos nacionales o locales tienen un deber: garantizar que todo niño o niña que viva en ciudades cuente con un espacio verde y asegurar su preservación y mantenimiento.

Sin embargo, en la realidad no ocurre así: el acceso de la infancia a los campos, bosques y otros espacios verdes está disminuyendo rápidamente, y los niños y niñas juegan al aire libre con mucha menos frecuencia que sus padres. Algunos estudios demuestran que el acceso a zonas verdes es desigual: las personas con mayores ingresos y más educación tienden a tener un mayor acceso a los espacios verdes urbanos que sus vecinos menos privilegiados.

Según el informe “The Necessity of Urban Green Space for Children’s Optimal Development” de UNICEF, existe evidencia científica de que los espacios verdes pueden mejorar los efectos negativos de la vida en la ciudad y ayudar a los niños y niñas a desarrollar todo su potencial.

 

¿Qué es un espacio verde?

 

Se trata de un espacio urbano con algo de vegetación incluyendo parques, espacios de césped, jardines comunitarios, áreas de juego, terrenos agrícolas, árboles u otra vegetación en las calles, elementos acuáticos o tejados verdes, elementos que los niños pueden mover y manipular como piedras, barro y arena, caminos, etc. No se tratan de meros elementos decorativos de las ciudades, sino que representan un derecho de la infancia reconocido por varios marcos internacionales. El acceso a estos espacios verdes urbanos puede contribuir a que se cumpla la Convención sobre los Derechos del Niño y al logro de varios Objetivos de Desarrollo Sostenible, como el 11.7, que busca “proporcionar acceso universal a espacios verdes y públicos seguros, inclusivos y accesibles, en particular para mujeres y niños, personas mayores y personas con discapacidad”, o el 12.8, cuyo fin es “garantizar que las personas en todo el mundo tengan la información y la conciencia relevantes para desarrollo y estilos de vida en armonía con la naturaleza”.

Para poder decir que el acceso de los niños y niñas a estos elementos urbanos es real debe haber una distancia adecuada y rutas seguras que lleven a ellos, así como que el espacio no incluya tarifas de entrada u horarios de apertura limitados. De hecho, en muchas ciudades del mundo los espacios verdes son muy escasos o resultan inaccesibles o poco aptos para los niños y su juego debido a distancias prohibitivas, reglas de entrada estrictas o falta de protección frente a la violencia o la contaminación medioambiental, por ejemplo.

 

espacios verdes

Zach Lucero para Unsplash

Beneficios del espacio verde en el desarrollo de la infancia

 

-Desarrollo físico

El contacto con la naturaleza ofrece a la infancia muchas oportunidades para el desarrollo y el movimiento. Los niños y niñas de todas las edades tienden a participar más en actividades físicas cuando tienen acceso a espacios verdes cercanos, así como a desplazarse caminando o en bicicleta. Además de mejorar su capacidad de coordinación motora y de equilibrio, pasar tiempo en espacios verdes minimiza algunos problemas físicos como los visuales, como la miopía, que sufren en mayor medida los niños y niñas que pasan más tiempo encerrados.

 

-Desarrollo mental y psicológico

El acceso a estos espacios en contacto con la naturaleza tiene también un impacto positivo en la salud mental de niños y niñas. Varios estudios señalan que aquellos que crecen en áreas más verdes tienen un mayor cociente intelectual y que el contacto con la naturaleza fomenta la imaginación y el juego creativo. El informe de UNICEF ofrece otros ejemplos: un simple paseo por el parque puede mejorar la capacidad de concentración del niño o niña; las vistas verdes fuera de las ventanas de la escuela se correlacionan con un mejor rendimiento académico, y los niños y niñas que crecen en barrios más verdes suelen estar menos deprimidos, menos estresados ​​y, en general, más sanos y felices.

 

-Desarrollo social

Además, cuando son accesibles para todos por igual, los espacios verdes sirven para reducir las inequidades en salud que sufren los niños y niñas desfavorecidos socioeconómicamente, y estimulan, por otro lado, su crecimiento como ciudadanos ecológicamente conscientes y responsables.

 

-Beneficios para la ciudad

Por si esto fuera poco, los espacios verdes tienen muchos aspectos positivos en términos económicos, sociales y ambientales para las ciudades en su conjunto. Además de los beneficios ambientales obvios, como los que tienen en la calidad del aire o la temperatura de la ciudad, el informe destaca otros aspectos positivos de estos espacios de vegetación: un ejemplo sería que la violencia y el crimen tienden a disminuir en torno a los espacios verdes como resultado de una mayor cohesión social. Además, debido a los beneficios que estos espacios tienen en la salud de la ciudadanía, ayudan a reducir, también, el coste de la atención médica. Y, por último, afectan positivamente a las propiedades inmobiliarias, aumentando su valor.

 

Recomendaciones

 

El informe ofrece pautas para que cada actor se comprometa a crear y mantener estos espacios tan beneficiosos para las ciudades y los niños y niñas. Por un lado, señala que las comunidades locales deberían establecer un monitoreo comunitario en los espacios verdes para garantizar la seguridad y mantenimiento de estos. Las instituciones locales, escuelas o guarderías deben crear y mantener espacios verdes en los terrenos del instituto, integrar la educación ambiental en el plan de estudios o asociarse con las comunidades locales para brindar acceso seguro y responsable a los espacios verdes de la institución fuera del horario escolar.

Por otro lado, los autores del informe recomiendan a los gobiernos municipales identificar, mapear, recuperar y rediseñar los espacios públicos como espacios verdes y aprobar regulaciones para ello, y a los gobiernos nacionales, integrar estándares para la inclusión de espacios verdes accesibles mediante nuevos desarrollos en las políticas nacionales relevantes y asignar fondos para apoyar la preservación, mejora, creación y mantenimiento de dichos espacios.

 

Materiales

 

Comparte este artículo