Paisajes para el aprendizaje: Cómo crear ciudades para el desarrollo y la creatividad de la infancia

Rayuela / Pixarbay

La infancia es una etapa crítica para el desarrollo del cerebro, y la arquitectura y planificación de las ciudades, donde cada vez vive un mayor porcentaje de la población, pueden ayudar a dicho desarrollo.  

Eso es lo que opinan arquitectos como Itai Palti, director de Studio Hume y diseñador del proyecto Urban Thinkscape en Filadelfia. Según Palti, cada acera, parada de autobús y esquina de la ciudad pueden crear oportunidades de aprendizaje y creatividad, y en un artículo publicando en la página web del instituto Van Alen explica cómo ampliar el impacto de dichas oportunidades.  

 

Una ciudad puede ser el mejor escenario para que los niños y niñas aprendan y exploren

 

“Solo el 20% de las horas en las que los niños están despiertos las pasan en las escuelas; sin embargo, a esa edad, el cerebro necesita más oportunidades para aprender”, explica Palti en el artículo. “El desarrollo saludable del cerebro se basa, entre otros factores, en las interacciones positivas regulares con los cuidadores y el acceso a entornos estimulantes donde los niños pueden aprender en contextos activos, significativos, comprometidos y socialmente interactivos”. 

Palti recuerda que la primera infancia (0 a 5 años) es critica, “el desarrollo de un niño es en gran parte responsabilidad de las personas que le cuidan, actividades que ocurre fuera de las guarderías y centros de preescolar. La ciudad tiene mucho más que ofrecer a las familias jóvenes aparte de los patios de recreo y  parques. Estos se constituyen en zonas aisladas del resto de la ciudad, además diseñados con poca consideración hacia sus necesidades”. Una ciudad podría ser el mejor escenario para que los niños aprendan y exploren, añade el arquitecto, ya que está llena de una variedad de espacios, texturas, sonidos y personas. “Sin embargo, diseñamos calles para dar prioridad a la movilidad por encima de todo, a veces en detrimento de crear entornos seguros para las familias que puedan fomentar el entretenimiento y la exploración”. 

 

Principios para diseñar un paisaje idóneo para el desarrollo infantil

 

El proyecto Urban Thinkscape, creado por Kathy Hirsh-Pasek y Roberta Golinkoff, tiene como finalidad llenar el paisaje urbano de oportunidades para que los niños y niñas jueguen y aprendan. La fase piloto del proyecto se inició en el vecindario de Belmont en el oeste de Filadelfia durante el otoño de 2017, y Itai Palti participó como asesor arquitectónico del proyecto, ayudando a desarrollar los siguientes principios de diseño:  

Integrado

Las áreas que son amigables con los niños no deben ser un destino sino integrarse en la rutina diaria de una familia. La efectividad de cualquier infraestructura se basa en la correcta dosificación y distribución. Por ejemplo, en el caso de Urban Thinkscape se utilizó una parada de autobús para aprovechar el tiempo de espera, y también ha habido iniciativas para integrar el juego y el aprendizaje en supermercados y bibliotecas.

Intrigante

Los diseños deben provocar curiosidad en los transeúntes y fomentar una mayor exploración, ya que despertar la curiosidad abre una ventana cognitiva para el aprendizaje.

Intuitivo

Los buenos diseños vienen con instrucciones mínimas, si las hay. El aprendizaje lúdico, también conocido como juego guiado, combina la naturaleza agradable del juego libre con un andamio que apoya los objetivos de aprendizaje. Los diseños demasiado prescriptivos limitan nuestra capacidad para ser inventivos, a veces incluso de manera no intencionada por el diseñador.

Interactivo

Un paisaje de aprendizaje es tanto interactivo como fomenta las interacciones. Los entornos que permiten a los usuarios hacer una marca pueden dar a los niños un sentido de agencia, vinculado a sentimientos de pertenencia y desarrollar un sentido de identidad.

 

Ciudades con enfoque de infancia

 

Se trata de un enfoque que comparte UNICEF, quien, con la premisa de que las ciudades no solo son impulsoras de la prosperidad sino que también pueden serlo de la desigualdad, publicó los 10 principios de los derechos del niño en la planificación urbana en el informe Shaping urbanization for children. A handbook on child-responsive urban planning. El objetivo es poner en el centro a los niños y niñas a la hora de diseñar un espacio urbano para crear ciudades seguras, inclusivas y donde niños y niñas puedan desplazarse y jugar y tengan acceso a vivienda y servicios, para lo cual la participación infantil es clave.