Diseñando patios para una infancia igualitaria

Parque infantil El Nazareno en Tenerife

¿Qué sucede cuando el patio de un colegio es “fútbolcéntrico”, es decir, cuya pista de fútbol central ocupa gran parte de la superficie? ¿Qué espacio queda para los niños y niñas que no quieren practicar ese deporte? ¿Afecta en algo a la igualdad de género? Según el estudio “Equal Playgrounds” de Ogilvy Barcelona y el estudio de arquitectura Equal Saree, en torno al 75% de los patios de los colegios tienen esta distribución “futbolcéntrica”. ¿El resultado?: que los niños y principalmente las niñas que quieren jugar a otras cosas que no sean el fútbol quedan relegados en la “periferia” del patio y realizan actividades más estáticas y pasivas.

“Hay una relación directa entre el espacio del patio escolar y las desigualdades de género”, explica Helena Cardona, arquitecta de Equal Saree. “En nuestra cultura, este espacio está invadido mayoritariamente por el fútbol, al que juegan principalmente niños -y algunas niñas, las que tocan bien la pelota-. Así que estamos comunicando que hay actividades más importantes que otras; y las más importantes son las que están más valoradas socialmente”.

Ideas para crear patios sin desigualdades

Por ello, el estudio de arquitectura y Ogilvy Barcelona realizaron un pequeño “experimento”: durante un día cambiaron la pista central de fútbol de la escuela por un juego modular que permitían interactuar a niños y niñas. Para ello se distribuyeron 70 cubos de 50x50x50 cm hechos de cartón microcanal de doble capa e impresos con tintas UV. El resultado fue sorprendente: más de un 85% de los alumnos ocupó la pista central, en lugar del 30% que la ocupaba normalmente. Una distribución, además, más igualitaria en cuanto al género: las niñas aumentaron en un 70% su movilidad por el espacio y la interacción entre niños y niñas se incrementó en un 80%.

Desde varios municipios que forman parte de la red Ciudades Amigas de la Infancia también se han llevado a cabo proyectos de diseño más inclusivos de los espacios de juego, tanto en centros escolares como en parques públicos. Además muchos de ellos han incorporado el enfoque de participación, escuchando las ideas y preferencias de los propios niños y niñas, que han formado parte del diseño de estos espacios. Aquí tienes algunos ejemplos:

Iniciativa Imaginar, soñar, idear… un patio de la Fundación Granada Educa, Granada

El proyecto ha sido llevado a cabo en cuatro Escuelas Infantiles Municipales de Granada por y para niños y niñas de 0 a 6 años, que han colaborado tanto en el diseño como en el proceso de construcción del nuevo patio junto a la comunidad educativa y a sus familias.

Para ello los alumnos y alumnas han reflexionado sobre las actividades que querrían desarrollar en estos espacios y elaborado propuestas, dibujos y maquetas de cómo sería su “patio soñado”.

Parque infantil de las Panaderas, Tenerife

Es uno de los 14 nuevos parques abiertos o renovados por el Ayuntamiento de Los Realejos, en un proyecto destinado a adaptar y recuperar una serie de parques infantiles en el municipio, favoreciendo la accesibilidad a los mismos y la inclusión específica de elementos para niños y niñas con discapacidad. El alcalde de Los Realejos, Manuel Domínguez, lo cataloga de “una de las principales demandas recogidas en el seno del Consejo Municipal de la Infancia y la Adolescencia”.

El proyecto ha incluido la mejora de otros parques ya existentes, dotándolos con elementos lúdicos que cumplan los requisitos de adaptabilidad y accesibilidad, así como la incorporación de algunos elementos de juego en parques infantiles o la ampliación de algunas de sus infraestructuras. Algunas de las novedades son rocódromos para la escalada o paraguas habilitados para recarga de dispositivos móviles.

Los Realejos también ha sido el escenario de las Mini Olimpiadas escolares, donde participan los centros educativos del municipio siendo requisito indispensable que los equipos participantes en las diferentes modalidades propuestas sean mixtos, y cuya finalidad es la mejora de la interactuación entre niños y niñas y la fomentación del espíritu colaborativo.

 

Parque El Castillo de Cártama, Málaga

Se trata de un parque con zona adaptada de unos 1.000 metros cuadrados de superficie, situado junto a la Ciudad Deportiva. Cuenta con una tirolina de 25 metros, una estructura en forma de castillo con dos torres y cuatro toboganes. Además, tiene un área destinada a niños de hasta 3 años, otro área de picnic y un gimnasio al aire libre.

El diseño ha sido llevado a cabo por los corresponsales juveniles: “Nuestro municipio es Ciudad Amiga de la Infancia y es un Espacio de Participación Infantil”, señaló Jorge Gallardo, alcalde de Cártama, en la inauguración del parque. “Por ello, queríamos que nuestros vecinos y vecinas y, en concreto, los más pequeños y pequeñas, fuesen los que nos dieran su opinión en este proyecto, ya que son ellos los que van a utilizar esta infraestructura”.

 

Patios Dinámicos en el Colegio Bernardo Gurdiel de Grado, Asturias

Es un proyecto de mejora de la convivencia a través de la organización de zonas de recreo para los distintos grupos de alumnos del centro. Partiendo de que los patios de recreo deben favorecer el desarrollo de conductas socializantes y de experiencias de interacción, así como promover el desarrollo emocional, intelectual y social de los niños y niñas, la iniciativa tiene como objetivo fomentar una organización del patio más equilibrada para los niños y niñas.

Para la propuesta de organización se han establecido zonas de patio para Educación Infantil y otras para Educación Primaria, delimitando espacios diferenciados y dotando a cada zona de materiales de juego, y para su diseño se ha implicado el profesorado, organizado en comisiones, así como el alumnado y las familias.

 

El Parque de la Infancia de Vícar, Almería

Ya se ha puesto la primera piedra de lo que hasta hace poco era sólo un proyecto, en el municipio almeriense de Vícar. Se trata de un parque con zona adaptada con una superficie de 7.000 metros cuadrados más otros 3.000 para aparcamiento y servicios. Su diseño ha sido fruto de la participación y del consenso con los distintos sectores de la población  de la comunidad, y los Consejo de Participación de la Infancia y Adolescencia.

Según el alcalde de Vícar, Antonio Bonilla, se trata de una obra “pensada, diseñada y proyectada con la participación de mucha gente, y muy especialmente con el espíritu de los que significa que Vícar sea Ciudad Amiga de la Infancia”. El parque incluirá una colina central con elementos de subida y una fortaleza, así como toboganes y terraplenes y túneles de deslizamiento; un circuito por el que pasear adaptado a los más pequeños, y una tercera zona de juegos con colchonetas y columpios, adaptada para niños con diversidad funcional.

Otros municipios, que no son parte de la red de Ciudades Amigas de la Infancia, también se encuentran promoviendo espacios más inclusivos, como este que encontramos en la provincia de Soria:

“La memoria del agua” en Fuentelfresno, Soria

No se trata de un patio, pero este pueblo de 45 habitantes, que en 2016 obtuvo el premio de pueblo ejemplar, ha sido escenario de otro pequeño proyecto de diseño urbanístico colaborativo entre generaciones: “La memoria del agua” es una iniciativa de recuperación de una fuente ya destruida a partir de los relatos de las personas más mayores, que sirven a los niños y niñas del pueblo para rediseñarla y reconstruirla.