Derecho a la Información

Niña frente a un edificio destruido en Kiev, en febrero de 2022. Fotografía: Anton Skyba for The Globe and Mail / UNICEF

 

  • Debemos proteger a los niños y niñas de información dañina, falsa o poco apropiada para ellos, y fomentar los valores de tolerancia y solidaridad ante la crisis humanitaria. ¿Cómo hacerlo?

 

El conflicto en Ucrania ha puesto en peligro la vida de 7,5 millones de niños y niñas y se calcula que supondrá el éxodo de hasta cinco millones de personas. Pero, más allá de las cifras, las imágenes de una nueva crisis humanitaria llenan todos los titulares y telediarios.

Hoy, los niños y niñas tienen más acceso que nunca a todo tipo de información. La mayoría de las veces esa información está pensada para un público adulto y noticias como las de un conflicto como este pueden producirles sentimientos de tristeza, ira o ansiedad. Es crucial que los más jóvenes reciban información adaptada a ellos y aprendan a ser críticos con las noticias que les llegan de internet u otros medios.

¿Cómo salvaguardar el derecho a los niños y niñas a estar informados y, al mismo tiempo, protegerlos? Es un momento para que padres, madres y tutores garanticen su protección y seguridad frente al conflicto y fomenten los valores de tolerancia y solidaridad hacia quienes lo sufren.

 

Derecho a la información

 

Si bien es importante que un ciudadano o ciudadana esté informado de lo que sucede en el mundo que habitan, nadie aprende a informarse de golpe cuando cumple los 18 años. Como el resto de aprendizajes, la información es un derecho que se debe ejercer desde la infancia.

Para los niños, niñas y adolescentes, estar bien informados de los temas que les afectan forma parte del derecho a la participación recogido en la Convención sobre los Derechos del Niño.

En el artículo 12, se especifica que el niño, niña o adolescente debe estar en condiciones de formarse un juicio propio, así como el derecho a expresar libremente su opinión sobre las situaciones que le afecten, teniéndose en cuenta sus opiniones en función de su edad y madurez. Es decir, que para que dicha participación sea genuina, se debe apoyar la construcción de una opinión informada.

 

Los riesgos de internet

 

Sin embargo, hay que recordar que la web conlleva numerosos riesgos que ponen en peligro a los más jóvenes. Como ya sucedió durante la pandemia, los niños y niñas tienen acceso a cantidades desorbitadas de noticias falsas o fake news, bulos y contenidos sensacionalistas, daniños o poco adecuados para la infancia. Se ha demostrado que ese tipo de contenidos tiene efectos en los niños y niñas como ansiedad, estrés y tristeza. Por otro lado, la mitad de los estudiantes de la ESO no sabrían reconocer un titular falso en internet.

Los chicos y chicas deben contar con habilidades y herramientas para gestionar los riesgos derivados de este tipo de informaciones falsas o maliciosas, aprender a informarse correctamente online y recibir protección frente a los contenidos que pueden resultar perturbadores para ellos.

Algunos consejos de expertos incluyen ayudar a los niños y niñas a informarse, evitando que hagan doomscrolling en su dispositivo, es decir, navegando sin fin en la marea de malas noticias. También, pregúntales qué fuentes están siguiendo y guiarlos hacia fuentes confiables de información y noticias.

 

Ejemplo de buenas prácticas

Algunos programas radiofónicos liderados por niños, niñas y adolescentes ponen el foco en la necesidad de la infancia de aprender a informarse de forma saludable.

Un ejemplo es el programa Menuda Voz, del proyecto educativo La Ciudad de los Niños de Carbajosa de la Sagrada (Salamanca), en el que niños y niñas de los diferentes colegios del municipio entrevistan a expertos y aprenden sobre cómo contrastar la información en internet, qué aspecto tienen las noticias falsas y qué intereses hay detrás de las personas que crean este tipo de fake news.

 

Además, es imprescindible crear entornos protectores y seguros para todos los niños y niñas, también en el entorno online.

 

5 consejos para hablar del conflicto de Ucrania con los niños y niñas

 

Desde UNICEF ofrecemos algunos consejos sobre cómo hablar con los niños y niñas de este y otros conflictos:

  1. Averiguar lo que saben y cómo se sienten. Intentar buscar un momento adecuado para hablar del tema y sacarlo de forma natural.
  2. Mantener al niño o niña calmado y utilizar un lenguaje apropiado para su edad.
  3. Difundir compasión, no estigma. Los conflictos a menudo pueden traer consigo prejuicios y discriminación, ya sea contra un pueblo o un país. Evitar, por ejemplo, etiquetas como «malas personas».
  4. Centrarse en las historias positivas. Es importante que los niños y niñas sepan que las personas se ayudan mutuamente con actos de valentía y bondad.
  5. Cerrar las conversaciones con cuidado, asegurarse de no dejar a al niño o niña en un estado de angustia o ansiedad.

 

Fomentando la empatía

 

Derecho a la información

Alex Nicodim / UNICEF Rumanía

 

Desde que empezó el conflicto en Ucrania más de 1,7 millones de personas, la mitad de ellas niños y niñas se han convertido en refugiados. Ante lo que se prevé que será una nueva crisis de refugiados, es buen momento para impedir que los mensajes xenófobos y de intolerancia calen en los niños, niñas y jóvenes.

Para ello se deben tomar medidas que contrarresten los estereotipos negativos, los bulos y los falsos rumores que circulan sobre la inmigración y la diversidad cultural, que pueden derivar en actitudes discriminatorias.

 

Ejemplos de buenas prácticas

Existen numerosas iniciativas desde los municipios para convertirse en ‘agentes antirrumores‘ contra la xenofobia. El proyecto supuso la creación en diferentes ciudades de una red de agentes locales y de personas que a título individual actuaron a favor de la interculturalidad y la convivencia en la diversidad y en contra de la discriminación.

 

También tenemos una oportunidad para fomentar en la infancia los valores de solidaridad y compasión, por ejemplo, hacia las familias obligadas a huir de sus hogares. Hablar a los niños y niñas de personas de su misma edad que han sido obligados a escapar de conflictos puede ayudar a fomentar la empatía y la humanidad.

El proyecto de UNICEF Poems for peace va en esa dirección, recordando que en el mundo existen millones de niños y niñas afectados por los conflictos, y lo hace a través de las voces de ellos y ellas.

 

 

La iniciativa de UNICEF Educa trols para conmemorar el Día Escolar de la Paz y la no Violencia tuvo como objetivo «construir una sociedad más respetuosa, pacífica y dialogante«. En ella participaron 961 centros educativos y 60.838 estudiantes.

Por otro lado, la guía de UNICEF Pasaporte de humanidad ofrece ideas y herramientas para poder abordar en el aula los derechos de los niños y niñas migrantes y refugiados, para abordar este tema «de manera que contribuya al aprendizaje en valores, al conocimiento del mundo, al desarrollo de competencias clave y al fortalecimiento de actitudes de ciudadanía responsable y defensa de los derechos humanos». Los niños y niñas de hoy pueden ser los artífices de un mundo futuro en el que no existan los conflictos.

 

Comparte

Compartir

Últimas noticias

Ir al contenido