“Sentir ansiedad es normal”: protegiendo la salud mental de la juventud durante la crisis sanitaria

Sharon McCutcheon para Unsplash

Sharon McCutcheon para Unsplash

 

  • Medidas como el distanciamiento social, la cuarentena y el aislamiento pueden tener un impacto en la salud mental de la infancia y adolescencia
  • Los expertos recomiendan a los jóvenes expresar sus sentimientos de ansiedad o miedo, tener distracciones y seguir en contacto con sus amigos y conocidos

 

“Estoy súper irritable todo el día”, “me siento ansioso y tengo dificultades para concentrarme”, “¿cómo me adapto a una nueva rutina?”, “¿de qué forma controlo mi estado de ánimo y evito pelear con las personas con las que vivo?”. Son algunas de las inquietudes de muchos adolescentes, surgidas en el marco de la cuarentena. Expertos en salud de UNICEF y la Organización Mundial de la Salud trataron de dar respuesta a estas y otras cuestiones a través del seminario webinar #CopingWithCOVID el pasado 1 de abril, un encuentro online cuyo objetivo no sólo era proporcionar a los jóvenes una plataforma para poder consultar sus dudas con los expertos, sino también generar conciencia sobre la importancia de la salud mental de los niños, niñas y adolescentes en estos tiempos de confinamiento. 

En todo el mundo se han adoptado medidas excepcionales para tratar de paliar la crisis del COVID-19, entre las que se encuentran el distanciamiento social, la cuarentena y el aislamiento. Todas ellas pueden tener un impacto en la salud mental de los niños, niñas y jóvenes y llevarles a sentir miedo, ansiedad, ira o tristeza. En algunos casos, el encierro y la ruptura del contacto con sus colegios y compañeros se suma al estrés debido a la pérdida de empleo familiar o incluso a situaciones de violencia. Todo ello obliga a niños, niñas y jóvenes a adaptarse a un periodo de enorme incertidumbre en el que resulta crucial adoptar las medidas adecuadas para disminuir todo lo posible los efectos en su salud mental. 

 

Aceptar los sentimientos y expresarlos

 

“Si el cierre de escuelas y los titulares alarmantes te hacen sentir ansiedad, no eres el único; de hecho, así es como debes sentirte”. Así de tajante se muestra la psicóloga especializada en adolescencia Lisa Damour, que explica que la ansiedad es una función normal y saludable que nos alerta sobre las amenazas y nos ayuda a tomar medidas para protegernos. 

Para la experta, es esencial que los jóvenes sean capaces de hablar con sus padres si experimentan estos síntomas derivados de la anómala situación: “Perderse eventos con amigos, salidas de ocio o partidos es increíblemente decepcionante para los adolescentes”, dice. “Son pérdidas importantes y frustrantes para ellos, y lo mejor para ayudarles a lidiar con esta decepción es que les animemos a expresar sus sentimientos. Permitámosles estar tristes para que luego se empiecen a sentir mejor”. Damour recuerda, eso sí, que cada uno procesa estos sentimientos de forma diferente. “Algunos niños van a centrarse en leer, dibujar, escuchar música… Otros querrán hablar con sus amigos y compartir su tristeza como una forma de sentirse conectados en un momento en que no pueden estar juntos en persona”, señala. 

 

Distraerse, cuidarse y cuidar a los demás

 

“Cuando estamos en condiciones difíciles, es muy útil dividir el problema en dos categorías: cosas sobre las que puedo hacer algo y luego cosas sobre las que no puedo hacer nada”, dice Damour. Por eso, aceptar que muchas de las cosas que están ocurriendo en este momento se encuentran en esa segunda categoría puede ayudar a los jóvenes a ver las cosas con otra perspectiva que les genere menos angustia.

La especialista ha ofrecido además otros consejos a niños, niñas y adolescentes para paliar los efectos negativos de la cuarentena en su salud mental. Entre ellos, algo que puede ayudarles a hacer la situación más llevadera es tener distracciones, algo en lo que está de acuerdo la OMS, que ha hecho una lista de recomendaciones para las personas aisladas entre las que las aconsejan participar en actividades saludables, hacer ejercicio regular y mantener rutinas de sueño y una alimentación saludable

Otra de sus recomendaciones consiste en tener mucho cuidado con la información: “Un flujo casi constante de noticias sobre un brote puede hacer que cualquiera sienta ansiedad o angustia”, indica la OMS. La máxima autoridad sanitaria señala que lo mejor es minimizar el consumo de noticias sobre la pandemia, y también priorizar la información de profesionales o fuentes confiables y sospechar de los posibles bulos o informaciones falsas que pueden generar alerta y pánico. Además, recomiendan difundir historias positivas y esperanzadoras: “Por ejemplo, historias de personas que se han recuperado o que han apoyado a un ser querido y están dispuestas a compartir su experiencia”.

Finalmente, algo en lo que los profesionales coinciden es que el contacto con los seres queridos o conocidos es una pieza clave estos días para garantizar el bienestar mental. Los jóvenes tienen oportunidad de mantenerse en contacto con familia y amigos a través de las nuevas tecnologías. En España, algunos chicos y chicas siguen con su labor de participación infantil y adolescente reuniéndose de forma telemática. Pero esa conexión con otras personas sirve también para prestar apoyo, sumarse a una comunidad de solidaridad y sentirse útiles: “Ayudar a otros en su momento de necesidad puede beneficiar tanto a la persona que recibe apoyo como al ayudante”, indican desde la OMS.