Infancia y gobiernos locales durante la crisis sanitaria, algunos datos

Anna Kolosyuk para Unsplash

Anna Kolosyuk para Unsplash

 

  • Durante la emergencia, los gobiernos locales han tomado medidas para garantizar los derechos de la infancia en cuatro áreas: pobreza, protección, desarrollo infantil y participación
  • La participación infantil no se deja de lado durante la crisis: 98 gobiernos locales han llevado a cabo actividades en remoto para la infancia y adolescencia y 42 de ellos, actividades autogestionadas
  • Un 66% de municipios mantienen activos los órganos de participación, dato que coincide con los que dicen haber consultado a la infancia durante la crisis
  • Consulta aquí el informe completo con los resultados de la encuesta a gobiernos locales

 

Durante la crisis sanitaria por el COVID-19, las acciones de los gobiernos locales están resultando cruciales para garantizar el bienestar de la población. Desde los municipios se están lanzando programas o aprobando ayudas dirigidas a la población vulnerable. Pero, ¿están estos gobiernos dando una respuesta a esta pandemia con enfoque de infancia y adolescencia? ¿Se están garantizando los derechos de alimentación, salud, protección, educación y participación de niños, niñas y adolescentes? ¿Qué medidas concretas se están adoptando, y dirigidas a qué colectivos?

Para responder a estas preguntas, desde Ciudades Amigas de la Infancia lanzamos entre el 24 de abril y el 6 de mayo de 2020 una encuesta a los gobiernos locales que forman parte de esta red en todo el territorio Estatal y a aquellos en proceso de integrarla. Los 166 gobiernos que participaron en la encuesta, de los que un 80% pertenecen a la red, ofrecen un mapa de cómo se está velando en cada municipio por los derechos de los más jóvenes.

Las medidas, como desvela la encuesta, han sido dadas a conocer a través de canales de comunicación de los municipios como las redes sociales o las páginas web de los ayuntamientos, a lo que se ha sumado un esfuerzo por llevar a cabo una comunicación personalizada, como llamadas individuales a las familias, y por hacer accesibles las comunicaciones a todos (un 72% de los gobiernos locales han adaptado sus medios de comunicación a la infancia y la adolescencia).

 

Medidas y ayudas dirigidas a la población vulnerable

 

Una de las conclusiones de la encuesta es que la gran mayoría de ayudas sociales ha ido dirigida a las familias. Del total de participantes en la encuesta, un 96% de los gobiernos locales puso en marcha ayudas dirigidas a familias, o bien a personas mayores dependientes (un 93%), durante la emergencia.

Otros colectivos han recibido menos ayudas, como los niños, niñas y adolescentes en el sistema de acogida residencial o los migrantes no acompañados: solo 26 y 33 gobiernos locales, respectivamente, indicaron que contaban con medidas dirigidas a ellos.

En cuanto a los canales y estrategias empleadas por los gobiernos locales para hacer llegar las ayudas a las familias, niños, niñas y adolescentes, entre las decisiones adoptadas para garantizar el derecho a una alimentación saludable, la forma más habitual ha sido la distribución de comida preparada (126 medidas de gobiernos locales) o la entrega de bonos para la compra en tiendas de alimentos (99).

Otras acciones han ido dirigidas a paliar las estrecheces económicas: 85 de ellas han tenido como objetivo proveer de alojamiento de emergencia a la población vulnerable, 43 a proporcionar dinero en efectivo mediante tarjetas monedero y 63 mediante transferencia a cuentas. Y, también, a salvaguardar el derecho a la educación, para lo cual se han llevado a cabo actividades de apoyo (123), para facilitar la conexión a internet (73) o por la distribución de dispositivos electrónicos (67).

Mecanismos de entrega de las ayudas

Mecanismos de entrega de las ayudas

 

Medidas y ayudas con la infancia como destinatario exclusivo

 

El documento «Derechos de la infancia y COVID-19: oportunidades de acción para gobiernos locales» de UNICEF España, con recomendaciones a los gobiernos locales para que la respuesta social como consecuencia de la pandemia tuviera un enfoque de infancia, divide las medidas tomadas a ese fin en las siguientes áreas: pobreza, protección, desarrollo infantil y participación. Cuatro bloques en los que podemos catalogar las acciones que, según revela la encuesta, han adoptado los gobiernos locales con la infancia como objetivo principal.

Medidas con la infancia como destinatario principal

 

Las más habituales se encuentran dentro del ámbito del desarrollo infantil. Se han tomado con más frecuencia medidas relacionadas con actividades culturales por internet (un total de 140) y actividades educativas por internet (126). Entre otras, encontramos experiencias de municipios que, durante la crisis, han realizado esfuerzos por garantizar el acceso a internet de la infancia y, desde las redes sociales y webs de los ayuntamientos, han mantenido una agenda de actividades para niños y niñas, proyectos educativos, recursos sobre nutrición y educación o programas sobre parentalidad positiva.

La segunda medida tomada con más frecuencia es la de apoyo psicosocial a familias y/o niños y niñas (134) dentro del ámbito de la protección para la infancia. En ese mismo ámbito se han llevado a cabo 79 acciones de mecanismos de protección y 45 de teléfono buzón digital u otro, donde los niños o niñas que pueden sufrir violencia o abuso en sus hogares puedan pedir ayuda.

Por otro lado, para paliar la pobreza infantil durante la crisis, destaca un recurso adoptado por 72 municipios: el de organizar visitas domiciliarias de servicios sociales.

 

Objetivo: que no se interrumpa la participación infantil y adolescente

 

En cuanto a la participación infantil, no se ha dejado de lado: un total de 98 gobiernos locales han llevado a cabo actividades en remoto para la infancia y adolescencia y 42 de ellos, actividades autogestionadas. Debemos recordar que la participación no deja de ser un derecho de todos los niños, niñas y adolescentes, incluso (o más aún) en momentos de crisis como este. A pesar del distanciamiento físico, hay pautas que pueden llevarse a cabo para que este derecho no se vulnere.

La encuesta arroja un dato que demuestra la importancia de los órganos de participación infantil: un 66% de municipios aseguran que estos órganos siguen en marcha a pesar del cierre de colegios y otras medidas tomadas a consecuencia del estado de alarma. Se trata de un porcentaje que coincide con el de municipios que aseveran que han consultado con la infancia las decisiones tomadas durante la crisis (un 67%).

En el caso de los 69 municipios que señalan que sus consejos de infancia no están activos, algunos afirman que el consejo es joven o en proceso de constitución, o que los niños y niñas “se encuentran ocupados con el curso escolar desde casa y los profesionales que impulsan estos procesos tienen jornadas reducidas”.

Actividades que están realizando los órganos de participación

 

“Sobre todo ahora en confinamiento debería haber más participación, para que los grupos no decaigan, para que nuestro trabajo no se pierda”, sostienen los chicos y chicas de los consejos. Para garantizar esta continuidad, y ante la imposibilidad de verse de forma presencial, los chicos y chicas han tenido que adaptarse y realizar sus reuniones actividades de forma telemática mediante plataformas de videollamada o de mensajería instantánea; lo que algunos consideran “un paradigma nuevo que viene para quedarse”.

Es algo que se ve en la encuesta: en cuanto al tipo de actividades y propuestas que realizan estos órganos de infancia, en primer lugar llevan a cabo reuniones online (73) y en segundo lugar planteamiento de acciones online concretas (47). Catalogadas como “otras”, hay 45 casos que incluyen otros ejemplos de acciones que los chicos y chicas de los consejos de participación han llevado a cabo durante su confinamiento: la grabación de vídeos para mostrar pautas saludables contra el virus, ideas para distraerse de forma creativa, envío de ánimos por redes sociales, actividades intergenecacionales o retos y propuestas para mejorar el tiempo en casa, entre otras.

Además es destacable que 34 de los consejos de participación han realizado encuentros con responsables políticos durante la pandemia, como los chicos y chicas del consejo de Avilés, que  tuvieron la oportunidad de reunirse con su alcaldesa a través de videollamada: “Fue un momento de compartir, preguntar, los chavales les iban contando las cosas en las que estaban metidos”, recuerda la dinamizadora del grupo. Otros se comunicaron directamente con sus responsables políticos, como los representantes del Foro Infantil y Juvenil de Puerto del Rosario, que crearon un vídeo para dirigir sus preguntas directamente al alcalde del municipio.

 

Comparte este artículo