¿Por qué seguir celebrando el Día de la Niña?

11/10/2022 | Derechos de la Infancia, Educación, Igualdad de género, Planificación urbana, Previas

Día de las niñas

 

  • A pesar de los avances en los derechos de las niñas, “la pandemia, el cambio climático y las crisis humanitarias están causando un retroceso de los logros alcanzados”, dice Nazareth Mateos, especialista en Género de UNICEF España

 

Las crisis (como la pandemia, la crisis medioambiental o los conflictos humanitarios) terminan afectando más a quienes menos responsabilidad tienen en ellas: a la infancia y, particularmente, a las niñas. El factor de edad y género continúa haciendo que millones de niñas en todo el mundo se enfrenten a desafíos únicos.

El Día Internacional de la Niña, celebrado el 11 de octubre hace ya una década, pretende reconocer los derechos de las más de 600 millones de niñas y adolescentes que hay en el mundo, especialmente en los países en desarrollo. También, las dificultades a las que se enfrentan con relacion a su educación, su bienestar físico y mental y la protección necesaria para disfrutar de una vida sin violencia.

 

 

“En estos diez últimos años las cuestiones que afectan mayormente a las niñas han recibido mayor atención de la comunidad internacional, y las niñas han tenido más oportunidades de que se escuche su voz”, dice Nazareth Mateos, especialista en Género de UNICEF España.

“Sin embargo, la pandemia provocada por la COVID-19, el cambio climático y las crisis y conflictos humanitarios siguen impidiendo que desarrollen todo su potencial, y están causando además un retroceso de los logros alcanzados”, añade.

 

Aún hoy:

  • Una de cada 20 chicas de entre 15 y 19 años ha sufrido relaciones sexuales forzadas.
  • Más de 200 millones de niñas y mujeres han sufrido mutilación genital femenina.
  • Unos 650 millones de niñas y mujeres han contraído matrimonio antes de los 18 años.
  • Cuatro de cada 10 adolescentes piensan que el maltrato a las esposas está justificado.
  • 500 millones de mujeres no tienen instalaciones adecuadas para gestionar su higiene menstrual.

 

Para Mateos, “si no actuamos, las consecuencias para millones de niñas y adolescentes se mantendrán a largo plazo. Por eso hoy hacemos un llamamiento para que el mundo redoble sus esfuerzos por garantizar el cumplimiento de los derechos de las niñas”.

 

Motor de cambio

 

A pesar de las dificultades a las que se enfrentan en muchas partes del mundo, las niñas y adolescentes tienen mucho que aportar, y lo hacen. Si se les dan las oportunidades y habilidades necesarias, pueden convertirse en las artífices del cambio que impulsan el progreso en sus comunidades y reconstruyen entornos más sólidos para todos: mujeres, niños y hombres también.

 

9 ejemplos de cómo los niños y niñas influyen en sus comunidades para erradicar la violencia

 

¿Algunos ejemplos? Las chicas están contribuyendo a erradicar la violencia en sus comunidades y a fomentar el cambio social.

Entre ellas está Sarafina, joven de Ghana que, junto a sus amigas, utiliza el fútbol femenino para concienciar a la comunidad sobre la violencia contra la infancia y, en especial, contra las niñas y adolescentes.

También, las chicas que se organizan desde muchos puntos del mundo para acabar con la práctica del matrimonio infantil o la mutilación genital femenina en sus comunidades, o el caso de las chicas de Filipinas que, a raíz de un caso de violencia sexual, se movilizaron para obtener capacitación para ellas y sus compañeras de modo que ninguna volviera a sufrir este tipo de violencia.

Desde UNICEF España, apoyamos al empoderamiento de las niñas y adolescentes en muchos países, con acciones para promover la salud y salud sexual, impulsar la educación, poner fin al matrimonio infantil y fomentar los servicios de higiene menstrual.

Una mujer con derechos empieza por ser una niña con derechos, por lo que hay que invertir ya en un futuro que apueste por la participación, el liderazgo y la capacidad de las niñas.

 

Las niñas en el espacio público

 

En muchos países existe otro reto invisible: crear espacios públicos seguros que empoderen a las chicas. Cuando las ciudades no están bien planificadas se originan brechas de desigualdad entre los grupos de la sociedad, y entre los más vulnerables están las niñas y adolescentes de zonas socioeconómicas desfavorecidas. Muchas de ellas se encuentran, muy a menudo, con barreras y vulnerabilidades específicas en estos espacios públicos, como el acoso sexual y otras formas de violencia.

¿El resultado? Que las niñas y adolescentes utilizan menos el espacio público que sus compañeros varones. Un ejemplo es el uso desigual de la bicicleta dependiendo del género. Esta realidad reduce la libertad de circulación de todas ellas y limita su capacidad de participar en la educación, el trabajo y la vida pública, como indican en ONU Mujeres.

La organización ha creado la iniciativa Ciudades Seguras y Espacios Públicos Seguros para las Mujeres y las Niñas, con la que trata de prevenir y responder al acoso sexual contra mujeres y niñas en los espacios públicos en países como Ecuador, Egipto o India.

También el proyecto Her City Toolbox, de ONU-Habitat, trata de revertir esta tendencia involucrando en el diseño urbano a todas las personas, incluyendo a las niñas y adolescentes. Parte de la idea de que “la verdadera experta en entender una calle en profundidad es una niña de 14 años”.

Un diseño urbano que es seguro para las niñas lo es para el resto de personas.

 

Destacadas

Te puede interesar

Últimas noticias

Ir al contenido