El futuro depende de que los niños y niñas tomen hoy conciencia sobre el planeta

28/06/2021 | Medioambiente, Participación Infantil, Previas

Asamblea medioambiente

Asamblea medioambiente

 

  • Frente a la emergencia del medioambiente, ¿qué pueden hacer los chicos y chicas? Una asamblea online ha sido el escenario para debatir sobre ello.
  • “Necesitamos que nos digáis cómo queréis que los mayores hagamos bien los deberes ahora para devolveros un planeta en las mismas condiciones que lo recibimos”, dice la Directora de la Oficina de Cambio Climático de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente

 

El cuidado del medioambiente cada vez es un asunto más urgente. Aunque se ha puesto sobre la mesa la idea de convertir el ecocidio en un delito para terminar, de ese modo, con la impunidad de los ataques irreversibles contra el planeta, las noticias siguen siendo muy preocupantes: polución, incendios, sequías, desaparición de los polos y millones de personas transformadas en desplazadas climáticas. En esta situación, ¿cómo imagina la infancia y la adolescencia su futuro?

Para conocerlo, el pasado sábado 19 de junio tuvo lugar una asamblea online, espacio abierto para reflexionar y compartir opiniones, con participantes de 13 a 20 años y dinamizada por chicos y chicas de los grupos asesor e impulsor de UNICEF España.

En el encuentro, los chicos y chicas hablaron de aspectos como los efectos de la industria cárnica y la deforestación en el calentamiento global, la escasez de agua o el impacto del cambio climático en los animales, y ofrecieron ideas sobre cómo cambiar el modelo actual de consumo y qué pueden hacer ellos mismos en esta lucha.

 

Un cambio de modelo y de mentalidad

 

El desafío medioambiental es un reto global que impacta más en los países en desarrollo. Así lo define Valvanera María Ulargui Aparicio, Directora de la Oficina de Cambio Climático de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente, que lleva dos décadas participando en las cumbres de Naciones Unidas sobre este tema y que estuvo presente en la asamblea.

“Es la primera vez en la historia que el cambio climático se pone en el centro del Gobierno, que todos los ministerios se han dado cuenta de que la acción de la lucha contra el cambio climático tiene que inspirar todo el resto de políticas y medidas”, observa.

Tras explicar el trabajo que se lleva a cabo desde su institución, mediante la legislación, para dar coherencia a ese cambio hacia una transición ecológica y de cambio de modelo, Ulargui explica que tenemos que aprender a vivir de una forma diferente y desaprender algunas cosas: desde el consumo hasta las energías pasando por la forma de movernos o de alimentarnos.

 

Asamblea medioambiente

Participantes en la asamblea por el medioambiente

 

También habla de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética aprobada por el Gobierno el pasado mes de abril, una ley que establece metas y medidas para que España cumpla con sus compromisos en la lucha contra el cambio climático para 2050. Entre otros objetivos, señala Ulargui, están reducir los gases de efecto invernadero, cambiar de modelo de consumo o conseguir “ciudades limpias y sin coches en el centro de la ciudad, donde los peatones recuperen su espacio”.

Una parte importante de esta ley será la educación: no conseguiremos cambiar las sociedades, advierte Ulargui, si no conseguimos pensar de otra manera. “Es importante facilitar el conocimiento de los problemas ambientales, globales y locales. Vosotros los conocéis y es un privilegio que seáis pioneros y altavoces de este mensaje, pero hay que conseguir que el resto de la juventud y niños, desde pequeños, entiendan cuáles son los riesgos”, explica.

Para todo ello ha pedido la participación de la infancia y la adolescencia. “Necesitamos que vosotros, que tenéis la sensibilizada y concienciación de lo que está pasando, nos digáis cómo queréis que los mayores, los responsables políticos, hagamos bien los deberes ahora para que podamos devolveros un planeta como mínimo en las mismas condiciones que lo recibimos. Esto se llama justicia intergeneracional: que es no solamente lo que pensamos de nuestros iguales, de nuestra misma generación, sino de las generaciones futuras”.

 

El papel de la juventud y la infancia

 

Para Pablo Morente, activista por el medioambiente y miembro del Grupo joven de UNICEF, la lucha por preservar el planeta es prioritaria porque sin ella no tendrían sentido el resto de las luchas. Y la ha encabezado la gente joven: “Ha habido un fenómeno global juvenil que no se puede comparar a ningún otro movimiento”, sostiene. “Es transversal e universal: aunque lo ha protagonizado la juventud se ha visto representada muchísima gente”.

Pablo cree que los niños y niñas de hoy están contemplando su futuro con incertidumbre y angustia: “Yo trabajo con niños de ocho y nueva años y, a diferencia de la infancia que yo viví (el cambio climático era más lejano), los niños son conscientes de que el mundo en el que viven puede tener un término”. Él intenta transformar esa desesperanza e inquietud en acciones positivas: “Yo sé que es muy preocupante, pero hay que cargarnos de acción, y acción colectiva”, propone.

“Hay mucha gente que piensa que separando y reciclando los envases ya está solucionado el problema”, critica. Y aunque sostiene que no se puede situar el problema del cambio climático en las personas individuales y que es un problema global que tienen que afrontar los estados y las grandes empresas, la responsabilidad individual es fundamental.

 

Lluvia de propuestas para el cambio

 

Las conclusiones de los chicos y chicas, expuestas en la última parte del encuentro online, han girando en torno al rol que ellos mismos tienen en la lucha por el medioambiente, así como propuestas lanzadas a los representantes políticos.

Algunas ideas son usar la electricidad o el agua de forma consciente y responsable, que todo el mundo pueda tener agua de calidad a su disposición o cuidar el agua malgastada en las producciones de las grandes industrias. Marina, dinamizadora de la asamblea, explica que en su grupo de trabajo, con niños y niñas menores de 13 años, se desarrollaron algunas propuestas sobre la posibilidad de realizar técnicas químicas y tecnológicas para la supervivencia de los animales y se debatió sobre temáticas relacionadas como las implicaciones de la industria cárnica. Iván, uno de los participantes, ha compartido algunos proyectos de plantaciones de árboles en municipios como Guadamur o Chiclana de la Frontera, y ha opinado que la unidad es importante: hacen falta “grandes cambios que una persona no puede hacer solo”.

Los niños y niñas también han estado de acuerdo en la importancia de la educación. “No puedes cambiar el mundo sin antes cambiar a las personas”, dice Sofía.

Lara, que también dinamizó el encuentro, cuenta que los más mayores acaban aprendiendo de los más pequeños y viceversa: “Es muy importante contar con los puntos de vista tanto de los más pequeños como de jóvenes que podemos aportar un nuevo aire, nuevas opiniones, algunas más imaginativas que otras, pero de las que siempre se pueden extraer nuevas propuestas”, comparte.

Manuel y Gorka, por su parte, han presentado la liga por la Tierra: un proyecto que cuenta con 43 niños y niñas participantes que llevan trabajando desde febrero en el intercambio de ideas y propuestas en torno al medioambiente. El 20 de noviembre tendrán una propuesta metodológica preparada que compartirán con los responsables políticos de los ayuntamientos.

3,2,1: la ‘liga por la Tierra’ prepara acciones medioambientales para el Día de la Infancia

Pablo Morente ha instado a todos los niños y niñas a no desanimarse, y ha hecho hincapié en la importancia de que los más jóvenes cojan las riendas de esta lucha por el cuidado de la Tierra. Ha puesto un ejemplo en primera persona de cómo, en su pueblo de Granada, él y otros compañeros hicieron campaña para impedir que se entubara una acequia, una acción que contribuiría a desertizar el campo, y consiguieron paralizarla.

Él también tiene propuestas para romper con el sistema basado en el consumo, y no pasan por el llamado ‘crecimiento sostenible’ sino por el concepto de decrecimiento. “Para hablar de sociedad resiliente abogo por un modelo de decrecimiento, podemos crecer en otras cosas (cultura, arte…)”, sostiene.

También ha puesto el foco en el mundo rural y la importancia de lo local: “Ahí los consejos de juventud, la gente joven, sois los que tenéis que estar en vuestro ayuntamiento, que se creen consejos reales de participación. Que haya asambleas reales ciudadanas donde la gente tenga poder de decisión y donde la gente se implique”, dice. Respecto a la Ley de Cambio Climático, cree que no es suficiente pero “sí deja ese espacio para que vosotras y vosotros exijáis que se cumpla”.

 

Últimas noticias