Semana por los derechos de la infancia en la Escuela Infantil Municipal Triquitraque, Cádiz

Desde UNICEF Comité Andalucía quieren que todas sus experiencias y proyectos para la aplicación de los derechos de la infancia a nivel local sirvan, además, para inspirar a otros. Por eso mismo han creado una Guía de Buenas Prácticas: una recopilación de 15 iniciativas dentro del marco del programa Ciudades Amigas de la Infancia con el fin de que estas experiencias exitosas se conozcan y sirvan de ejemplos prácticos.

La guía incluye acciones y proyectos concretos promovidos por gobiernos locales o entidades sociales de Andalucía (centros educativos, asociaciones, fundaciones…) que tengan como finalidad aplicar, en sus ámbitos de actuación, la Convención sobre los Derechos del Niño.  

Escuela deportiva para jóvenes con discapacidad «Cártama adapta», en Málaga

Integrado dentro de la iniciativa Espacio Andaluz de municipios defensores de los Derechos de la Infancia, el material se ha concretado finalmente en una exposición itinerante y una serie de video-reportajes de las iniciativas seleccionadas, así como un catálogo donde puede consultarse la descripción del proyecto, cómo se ha llevado a cabo, cual ha sido la participación de los niños, niñas y adolescentes, etc.

Al difundir estas buenas prácticas, UNICEF Comité Andalucía ha intentado “no solo reconocer el buen trabajo que se realiza en favor de la infancia en nuestra comunidad autónoma”, explican, “sino también retroalimentar y revitalizar el trabajo de los ayuntamientos y entidades locales, dotándolos de ejemplos prácticos de otras realidades y aportando nuevas líneas de trabajo y de las estrategias necesarias para su aplicación”.

Proyectos para crear ciudades seguras e igualitarias

Entre las iniciativas se encuentran algunas enfocadas a que los niños, niñas y jóvenes participen en la mejora de sus ciudades y escuelas. Un ejemplo es el proyecto “Camino seguro a la escuela” en la Puebla de Cazalla, Sevilla, que busca que los niños y niñas se desplacen desde sus domicilios hasta los centros educativos con la mayor seguridad, comodidad y autonomía posibles incorporando la mirada de la infancia a la movilidad urbana. Para ello los propios niños y niñas analizaron las diferentes rutas que realizan a pie de casa al colegio, así como los obstáculos que encuentran en este camino, y su diagnóstico sirvió al ayuntamiento para realizar mejoras para adecuar la seguridad y accesibilidad en los entornos cercanos a los centros educativos.

En el Distrito V de Huelva se ha llevado a cabo un Plan Estratégico para combatir la situación de exclusión social de esta área, y para ello se han incorporado las opiniones, aportaciones y sugerencias de la infancia y adolescencia mediante espacios de trabajo y con los diferentes actores de la zona: asociaciones, entidades, centros educativos y de la propia estructura organizativa del plan.

En Granada se ha llevado a cabo la iniciativa “Imaginar, soñar, idear… un patio” para configurar espacios de ocio más inclusivos e igualitarios para niños y niñas, en cuyo diseño han colaborado niños y niñas con sus propuestas e ideas, junto a la comunidad educativa y las familias. Y el proyecto “Educación en Justicia” de Vícar (Almería) consta de sesiones informativas y mesas redondas para acercar la justicia a los más jóvenes explicándoles su funcionamiento y la responsabilidad penal que adquieren a partir de los 14 años. 

Salud, deporte y ocio

Dentro de los proyectos en el ámbito sanitario está “Cónoceme”, del Hospital San Agustín, donde, mediante la participación infantil y adolescente, se han incorporado medidas de mejora como la instalación de librerías en los pasillos del hospital y zonas de consultas infantiles, menús elaborados con la participación y opinión de los niños, decoración del área pediátrica, valoración de la prioridad en atención infantil en Urgencias del hospital o la gratuidad del servicio de TV.

Para fomentar el deporte se han realizado algunas iniciativas como la escuela deportiva “Cártama Adapta” en Cártama, Málaga, cuya meta es fomentar la integración de niños y niñas adolescentes con discapacidad de la localidad y la igualdad de oportunidades.

En Alhedín, Granada, se ha llevado a cabo un proyecto de “quedadas offline”, que suponen un espacio de encuentro y participación con el fin de que los jóvenes tengan acceso a actividades de ocio gratuitas, elegidas por ellos mismos, así como actividades culturales, artísticas o deportivas. Este proyecto surgió para dar respuesta a las peticiones de los jóvenes del municipio, quienes demandaban espacios de encuentro y actividades de ocio adaptadas a sus edades, de manera que no tuvieran que buscarlas fuera de la localidad.

Buenas prácticas educativas

Por supuesto los niños y niñas tienen mucho que decir a la hora de mejorar el sistema educativo y hacerlo más igualitario y responsable con el medio ambiente, así como más participativo. En el marco de EDUCA, el programa de educación de UNICEF Comite Español, se han llevado a cabo proyectos impulsados en los centros educativos para fomentar el conocimiento y la sensibilización sobre los derechos de la infancia, así como la participación infantil. 

Proyecto de participación infantil del CEIP Príncipe Felipe de Umbrete, Granada

En Umbrete, Sevilla, la comunidad educativa del CEIP Príncipe Felipe de Umbrete ha desarrollado actividades para promover la participación infantil en el aula para que el alumnado defienda sus derechos y aprenda participación activa; entre ellas una radio en directo, un tablón informativo, asambleas, etc. En Motril, Granada, la comunidad educativa del IES J. Martín Recuerda ha creado la iniciativa de mediación y convivencia en las aulas, para favorecer el buen clima escolar. Y el proyecto “El Cole de las Emociones”, llevado a cabo el C.E.I.P. Pedro Simón Abril de la Línea de la Concepción (Cádiz), es un programa de educación emocional cuyo objetivo es lograr una convivencia armónica trabajando las emociones desde varios ámbitos, por ejemplo mediante yoga o respiración consciente, para beneficio de toda la comunidad educativa.

En cuanto a la educación medioambiental, en la Escuela Infantil Municipal Triquitraque de Cádiz se ha organizado la Semana por los derechos de la infancia, un proyecto de aprendizaje-servicio que tiene como objetivo que el alumnado de educación infantil aprenda la defensa de su derecho a un medioambiente saludable, a través de valores de aprecio a la naturaleza, así como los peligros del cambio climático.

Dentro de los proyectos orientados a lograr una escuela inclusiva y con igualdad de oportunidades, está el protocolo de atención para niños con autismo llevado a cabo en el Hospital Universitario Virgen Macarena (Sevilla), donde se han diseñado y elaborado unas carpetas con pictogramas impresos que describen las situaciones a las que se pueden enfrentar cuando acuden al hospital y cuál es el tipo de procedimiento a seguir.

Por último, también existen algunos proyectos orientados a ofrecer espacios de participación a jóvenes que, tras cumplir los 18 años, quieren continuar trabajando por la mejora de su localidad: dos ejemplos serían la plataforma juvenil Yuventia en Málaga, que ofrece un espacio de encuentro y participación para aquellos representantes infantiles que finalizan su paso por el Consejo Municipal de Infancia, o la iniciativa “Monitores Ciudades Amigas de la Infancia”, de La Victoria, Fernán Núñez y Santaella (Córdoba), que busca ofrecer más opciones de participación a los chicos y chicas que dejan de formar parte de los consejos municipales de infancia y adolescencia y que quieren seguir involucrados en su funcionamiento.