Así imaginan los niños, niñas y adolescentes cómo será el mundo post-confinamiento

Arcoiris. Alex Jackman para Unsplash

Arcoiris. Alex Jackman para Unsplash

  • Todos queremos saber qué cosas cambiarán después de la cuarentena y durante la desescalada, y los más jóvenes también tienen muchas ideas que aportar
  • En un encuentro online, varios chicos y chicas de consejos de participación infantil hablan sobre cómo ven la vuelta a las calles, a los centros educativos, los espacio de ocio y los lugares de participación.

 

España comienza su proceso de desescalada por fases tras la cuarentena, y este se presenta lleno de interrogantes. Muchos nos preguntamos cómo será todo después de estos meses de aislamiento; también los niños, niñas y adolescentes. ¿Cómo ven ellos la vuelta a las calles, a los centros educativos, a sus consejos de participación? Muchos comienzan a describir un mundo post-cuarentena donde primará el cuidado de todos, los cines se harán al aire libre y las mascarillas se convertirán en una prenda del día a día. Cinco chicos y chicas de diferentes consejos de participación del territorio español dialogan, en el último de un ciclo de encuentros online, sobre estos asuntos. Marina, miembro del grupo asesor de UNICEF y del consejo de participación de Huelva, fue la encargada de moderar la sesión. 

 

 

Hasta el pasado lunes, algunas comunidades se encontraban en la fase 0 de la desescalada y los municipios contaban con unas normas distintas según su fase. Algunos municipios, como el de Víctor (Isla Cristina, en Huelva), se encontraban en fase 1; otras localidades, como la de Marta (Málaga), aún no habían pasado a esa fase en el momento del encuentro: “Yo siempre digo que más vale ir lenta pero segura”, opina Marta. “La manera de ir por fases es mejor, podríamos tener un repunte de contagios y al final nos llevaría mucho más tiempo”. Sus compañeros están de acuerdo con el sistema progresivo de desescalada y se muestran pacientes. Pablo, de San Javier (Murcia), lo ve como una especie de juego: “Yo creo que el sistema de niveles y fases facilita que toda la población lo entienda, también los niños y niñas, porque es como un videojuego. Nos enfrentamos a un virus y a medida que vamos superando las fases llegamos al final y volvemos a la normalidad. Facilita la comprensión”.

Pablo: “Yo creo que el sistema de niveles y fases facilita que toda la población lo entienda, también los niños y niñas”

Aun estando de acuerdo con el sistema, también tienen propuestas: todos señalan la importancia de recibir una información adecuada, de que se expliquen bien los cambios de fase y qué implican, y también sugieren que se podrían adaptar los horarios a las necesidades climáticas de cada zona: “Como está viniendo el calor, yo propongo que se pueda salir a la noche a hacer un paseo”, sugiere Rita, de Igualada, en Barcelona.

 

La incertidumbre de la vuelta a la rutina

 

Entre las cosas que más echan de menos los chicos y chicas se encuentran estar con la familia a la que llevan tiempo sin ver, visitar a los amigos o recuperar las aficiones y actividades que la situación de cuarentena ha detenido de forma forzosa. Víctor dice que extraña ir a la playa, al cine. Marta, su conservatorio o ir al teatro. “Echo de menos actividades, por ejemplo, ir al campo a sacar fotos, ver a algún amigo. Obviamente esto va a dejar marca y habrá algún cambio de mi personalidad”, reflexiona Youssef, de Toledo.

“La vuelta a clase va a ser un poco difícil”, opina Marta. “Todos preferimos una escuela presencial”

La vuelta a los colegios o institutos es, lógicamente, uno de los temas que más preocupan a la infancia y adolescencia. Después de meses de escuela desde casa y clases online, el retorno a clase lo imaginan con medidas de higiene y distanciamiento social, y con el uso de mascarillas. La mascarilla, en concreto, “va a ser algo de uso normal, como el móvil o la cartera”, opina Pablo. Pero el resto de cosas suponen muchas incertidumbres: qué día se volverá a clase, qué sistemas utilizarán para respetar las normas de distanciamiento, de qué forma se va a evaluar… “Va a ser un poco difícil”, reconoce Marta. “Hasta que no se dé una respuesta firme no se sabe nada”. Lo que tienen claro es que echan de menos la escuela: “Creo que todos preferimos una escuela presencial con todos los recursos que tiene”, dice Marta. Opina que los profes y alumnos se están esforzando en llevar a cabo un buen final de trimestre, y que con el confinamiento están aprendiendo nuevas técnicas. “Pero es verdad que como un colegio presencial no es”, zanja.

Por otro lado, los chicos y chicas también quieren seguir con sus rutinas y sus actividades; entre ellas, las de los consejos de participación. Si bien muchos de ellos han seguido con sus reuniones y proyectos mediante videollamadas, todos muestran ganas de volver a reunirse de forma presencial, aunque no saben muy bien cuándo podrán hacerlo. La alternativa que se les ocurre para poder recuperar esos encuentros fuera del mundo virtual es reunirse en espacios abiertos, como parques, plazas o polideportivos. “Podemos seguir de forma online hasta que se alcance la fase 2, y si todo va bien reunirnos en un espacio abierto”, opina Víctor. Para Rita, lo mejor sería reunirse en un sitio al aire libre: “En un sitio cerrado sería como volver a estar encerrados y no creo que a la gente le guste mucho”, reflexiona.

“Podemos seguir en los consejos de participación de forma online hasta que se alcance la fase 2, y si todo va bien reunirnos en un espacio abierto”, opina Víctor

Todos piensan ya en las actividades que quieren hacer cuando vuelvan. También, en retomar aquellas que quedaron interrumpidas por el estado de alarma. En el caso del consejo de Víctor, por ejemplo, dejaron pendiente la celebración del V Encuentro de Infancia y Adolescencia de Huelva, y tienen claro que van a continuar con ello en cuanto puedan. Rita sugiere que una buena idea para hacer a la vuelta es lanzar un comunicado para contar la experiencia de la cuarentena desde el punto de vista de los niños y niñas, y dar ánimos a quienes lo estén pasando mal. Son conscientes de que la dificultad del contacto físico va a complicar algunas actividades: “Ahora nos tenemos que reinventar y renovar, pensar qué podemos hacer. Por ejemplo, hablar de cómo nos hemos sentido en esta cuarentena, qué hemos aprendido, cómo nos ha servido y si nos ha servido”, dice Marta. También, piensan en la forma de animar a la gente de su edad para que se sume a los consejos de participación de infancia y adolescencia mediante vídeos o mensajes a través de las redes sociales.

 

Propuestas de la infancia para la fase de desescalada

 

En un momento en el que todos tenemos que trabajar en común para salir de esta crisis, los chicos y chicas también tienen muchas ideas y propuestas que aportar. La generación joven comprende bien lo que ha sido para muchos tener que adaptar sus actividades al mundo digital y las redes sociales; por ejemplo, en el mundo de la cultura. La cuarentena no ha detenido los conciertos, sino que los ha trasladado a Instagram, y ha hecho que los grandes museos ofrezcan visitas guiadas online. Esas alternativas digitales pueden permitir que la cultura no se vea interrumpida, y en un futuro próximo pueden sumarse las actividades en el exterior donde puedan respetarse las medidas de seguridad. Los chicos y chicas sugieren cines de verano, festivales de música al aire libre o pases de películas desde los coches, y piensan cómo puede llevarse a cabo en sus municipios. “Aquí en Isla Cristina tenemos recinto ferial, playas muy grandes”, pone como ejemplo Víctor. “Yo pienso que guardando la distancia y con mascarillas podríamos hacer espectáculos”.

Otra fuente de preocupación es la crisis económica y de desempleo que muchos auguran que tendrá lugar tras la cuarentena. Pablo cree que la solución puede pasar por “readaptar la situación”: “Cuando unos trabajos desaparecen, otros se aparecen. Se pueden desarrollar cursos de formación para que de un sector se puedan desplazar a otro y mantener el puesto de trabajo”. Youssef está de acuerdo en que algunos puestos de trabajo tendrán que adaptarse a las circunstancias: “Muchos se van a digitalizar o a realizar desde casa, no va a ser necesario ir a la empresa”.

Youssef señala que algunos puestos de trabajo tendrán que adaptarse a las circunstancias: “Muchos se van a digitalizar o a realizar desde casa”

Señalan además que, a la hora de actuar con las personas más afectadas por la crisis, habrá que desarrollar la empatía, el cuidado mutuo; proponen ayudas económicas para quienes peor lo están pasando y recogidas de alimentos. También, ideas para mejorar el turismo, como vídeos promocionales de los municipios. Tampoco olvidan a uno de los colectivos más castigados por la crisis sanitaria: las personas mayores, en especial aquellas que han tenido que pasar la cuarentena solas y que aún se encuentran aisladas: Víctor propone repartir dispositivos como tablets para que estas personas puedan comunicarse.

El medio ambiente es otra de las preocupaciones de los niños, niñas y adolescentes. Debido a la cuarentena, la disminución del tráfico y de la producción de fábricas en las ciudades, los niveles de polución han disminuido en todo el país. “Hemos mejorado en cuestión de medio ambiente, lo mejor sería seguir así, incluso desescalando”, sugiere Youssef. Pablo recuerda que a partir de ahora la gente va a tener que reunirse en sitios abiertos, de modo que habrá que empezar a cuidarlos: “Para empezar, que la gente se dé cuenta de qué efectos ha tenido nuestra acción en el mundo. Es un momento para intentar producir menos polución”, afirma. “Cuando volvamos a la vida normal se va a retomar este uso, pero deberíamos ser conscientes, si hemos podido hacer un 50% menos de contaminación, ¿por qué no hacerlo ahora?”, dice Marta.

Solos no podemos vencer el virus, necesitamos cooperar, recuerda Rita.

Sus consejos para esta desescalada: aprovechar el tiempo que queda de cuarentena leyendo, aprendiendo cosas nuevas o pasándolo con la familia (algo que no pueden hacer en circunstancias normales tanto como querrían). Seguir las recomendaciones de higiene, seguridad y cuidados contra el virus de las autoridades sanitarias. Tener paciencia. Y, por último, cooperar: solos no podemos vencer el virus, necesitamos la ayuda de todos, recuerda Rita.

 

Comparte este artículo