Desafíos para la infancia en la nueva década

Niño frente a una escalera / Jukan Tateisi en Unsplash

Niño frente a una escalera / Jukan Tateisi en Unsplash

  • A nivel global, 2020 arranca con numerosos retos en países en conflicto o con crisis humanitarias, donde niños y niñas son las principales víctimas
  • En España, las organizaciones de defensa de la infancia piden al nuevo gobierno que priorice la defensa de los derechos de niños, niñas y jóvenes; que se garantice su participación y que se proteja a los menores migrantes no acompañados

 

La última década ha sido “mortífera” para la infancia. Así la define UNICEF, que contabilizó más de 170.000 violaciones graves contra niños y niñas en zonas de conflicto en todo el mundo. Datos que indican que la nueva década empieza con mucho trabajo por delante para lograr que los derechos de niños, niñas y adolescentes sean una realidad. 

A nivel internacional, sólo en 2019 el mundo se ha visto sacudido por crisis humanitarias que han resultado devastadoras para la infancia. Entre ellas, las que sufren países como Yemen o Malí; la violencia en Siria, Afganistán o Iraq; el uso de niños como soldados en los conflictos de Nigeria o Sudán del Sur; los ataques a las escuelas en el este de Ucrania, o a los centros de tratamiento del ébola en la República Democrática del Congo. Un resumen demoledor en el que los niños y niñas son las principales víctimas de conflictos.

Para Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF, “el número de países afectados por conflictos es el más alto desde la aprobación de la Convención sobre los Derechos del Niño en 1989”, en un mundo “donde las guerras son cada vez más largas y las matanzas cada vez más sangrientas”. 

En un comunicado, Fore ha puesto el ejemplo de Siria, país donde la situación sigue siendo muy difícil para la infancia debido a la reciente escalada de violencia, especialmente en la región de Idlib. “El uso de armas explosivas en zonas pobladas causa un daño inaceptable a los niños”, ha dicho Fore en el texto, y ha instado a todas las partes del conflicto a que protejan a la infancia y la infraestructura civil de la cual depende, de acuerdo con el derecho internacional humanitario y los derechos humanos. “La única solución a este conflicto pasa por medios políticos. Todas las partes deben restringir al máximo el uso de la fuerza”, ha dicho. El objetivo: que el 2020 sea un año de paz para la infancia de Siria. 

 

España: desafíos y exigencias al nuevo gobierno

 

En España, las ONG de defensa de la infancia han despedido 2019 marcando los desafíos a afrontar en la nueva década, como la pobreza infantil, la violencia contra la infancia, la participación infantil o la situación de los menores migrantes no acompañados. 

  • Violencia contra la infancia

Dichas organizaciones de infancia, entre las que se encuentra UNICEF Comité Español o Save The Children, han exigido que el nuevo gobierno impulse políticas que den prioridad a la garantía de los derechos de la infancia. Entre las propuestas está la aprobación de la Ley Orgánica para la Protección Integral de la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia. En diciembre de 2018, el Consejo de Ministros aprobó el anteproyecto de esta ley, ideada para crear un marco de protección integral para todos los niños, niñas y adolescentes de España, e incluye medidas para prevenir, detectar y tratar la violencia contra la infancia.

  • Pobreza infantil

En cuanto a la lucha contra la pobreza que afecta a niños y niñas, Carmen Molina, directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de UNICEF Comité Español, ha destacado que en 2019 se logró aumentar la cuantía de la prestación por hijo a cargo, algo directamente relacionado con la erradicación de la pobreza infantil, pero ha añadido que hay que seguir trabajando para ampliarla en 2020. Por otro lado, ha pedido que la lucha contra la pobreza infantil se sustancie en los Presupuestos Generales del Estado.

  • Participación infantil y adolescente

2019 ha sido el año en el que la infancia y la juventud tomaron la batuta en la lucha contra el cambio climático. Partiendo de este ejemplo, Molina ha pedido que en 2020 se lleve a cabo la promesa política de impulsar la participación de la infancia desde los municipios, así como la creación de un Consejo Estatal de Infancia y Adolescencia de carácter consultivo. La garantía de la participación es un trabajo que UNICEF lleva años realizando, entre otras cosas, a través de la iniciativa Ciudades Amigas de la Infancia y con la creación de Consejos de la Infancia y Adolescencia.

  • Menores migrantes

Uno de los puntos más oscuros de 2019 para la infancia ha sido la criminalización que ha sufrido un colectivo concreto: el de menores migrantes no acompañados. UNICEF ya propuso seis medidas que pueden adoptar los municipios para garantizar los derechos de los niños, niñas y adolescentes migrantes no acompañados. Por su parte, Molina ha señalado que debe crearse un Plan de Acción que garantice la protección de dicho colectivo. “Abogamos por los derechos de estos niños y niñas frente a los discursos xenófobos y la estigmatización”, ha dicho. “Es un trabajo en el que debemos seguir avanzando en 2020, hasta lograr el pleno cumplimiento de sus derechos”.