@unicef/Hugo_Palotto

@unicef/Hugo_Palotto

 

Aunque las leyes “son objetos extraños para la vida diaria de los niños y niñas y están escritas en un lenguaje que les es muy poco familiar”, como afirma la responsable de Infancia y Adolescencia de la Comunidad Valenciana, Rosa Molero, cuando se trata de legislar asuntos que les conciernen los niños y los adolescentes tienen mucho que decir. Más aún cuando el marco jurídico vigente, como en el caso valenciano, no sintoniza con la doctrina que, a partir de la Convención sobre los Derechos del Niño, los considera sujetos de derechos e impulsa para ellos un papel más activo en su entorno social.

En Sagunto, cuyo consejo de infancia ha participado en la consulta abierta por la Generalitat para recabar la opinión de la ciudadanía de cara a la elaboración de una nueva ley, lo tienen claro. “Yo y todos mis compañeros estamos bastante orgullosos de que haya gente que nos ayude y quiera que las cosas cambien. Me parece necesario y perfecto que se nos empiece a consultar en temas que nos conciernen y nos afectan”, afirma Mario Rodríguez, uno de los chicos que ha participado activamente en la consulta.

Una reforma “bastante necesaria”

Mario forma parte del grupo de participación Hrjove, integrado por unos 12 adolescentes de entre 12 y 16 años. Junto a Dinakids, que cuenta con 25 participantes de 9 a 11 años, y los 15 consejeros oficiales (11 de 11 años y 4 de 13 años), todos ellos forman el Consejo Municipal de la Infancia de Sagunto.

Durante varias semanas los niños y adolescentes de Sagunto se reunieron para reflexionar sobre cómo les gustaría que fuera la nueva ley de infancia de su comunidad autónoma. “Tras una sesión reflexionando acerca de temas que nunca me había planteado”, explica Mario, “llegué a la conclusión junto con mis compañeros y compañeras de que la reforma es bastante necesaria”. Al fin y al cabo, nadie les preguntó antes de hacer la ley actualmente en vigor.

En estos días los grupos de participación de Sagunto han abordado temas como “la libertad de expresión, el derecho de imagen, el derecho a tener una educación, el fracaso escolar y la poca motivación que se le da al alumnado hasta llegar a la conclusión de que hay mucho que cambiar”. “El proceso”, continúa Mario, “me ha hecho plantearme preguntas que nunca antes me había hecho, como por ejemplo, ¿realmente se me tiene en cuenta?”.

Su conclusión no es muy positiva: “La figura del niño está infravalorada y se nos tiene por personajes secundarios que no se van a quejar, piensan que no tenemos ideales ni somos capaces de razonar. Un ejemplo son los juicios de menores en los cuales muchas veces el acusado, por ser menor, no interviene en ningún proceso, como mucho para declarar.”

Por eso Mario y sus compañeros valoran muy positivamente que esta vez sí les hayan consultado antes de reformar una ley que les afecta y les concierne directamente. “En nombre del Hrjove y Dinakids”, concluye, “doy las gracias por darnos la oportunidad de ser escuchados y que se nos tenga en cuenta”.

Una visión propia

Cristina Gómez, encargada de dinamizar cada semana las sesiones de los grupos de participación de Sagunto, ha vivido muy de cerca todo este proceso de consulta. “Los grupos de participación han trabajado con muchas ganas y agradecen que se les pregunte por todos los temas que les conciernen”, afirma. “Sin embargo, aunque estaban encantados, les ha resultado difícil realizarlo. Una de las mayores dificultades era mucha de la terminología; aunque el texto de la consulta estaba en lectura fácil, no lo estaban ni la ley que se pretende modificar ni la ley estatal, lo que hubiera sido de gran ayuda para trabajarlo”, sostiene esta dinamizadora.

“Otra dificultad”, añade Cristina, “ha sido el tiempo: no podemos hacer la consulta sólo trabajando el texto porque los niños necesitan conocer lo que hay en la actualidad y el porqué de la necesidad del cambio, y en el tiempo en que se han podido reunir ha sido difícil hacerlo. Además, en la plataforma que ha dispuesto la Conselleria para la consulta hemos tenido dificultades para introducir los resultados, ya que a veces nos daba error y había que volver a escribirlo.”

Una vez solventadas las dificultades, “como dinamizadora estoy muy orgullosa del trabajo que han hecho, estuvieron participativos y surgieron muchas propuestas hechas desde su visión de menores comprometidos por una ciudad y una comunidad suya y no sólo de los adultos.”

Una visión que comparten quienes han impulsado el proceso de consulta pública: “La minoría de edad no puede entenderse como una frontera entre la imposibilidad de decidir y la plena capacidad de hacerlo. La condición de adulto y de ciudadano no se adquiere de golpe, sino progresivamente”, afirman desde la Conselleria.

Con sus reflexiones y sus propuestas los niños, niñas y adolescentes del consejo de Sagunto, así como los integrantes de los consejos de infancia de otros municipios valencianos que han participado en esta iniciativa, están avanzando en la buena dirección.


Propuestas de los grupos de participación del Ayuntamiento de Sagunto ante la consulta de la Ley de Infancia de la Comunidad Valenciana

PROBLEMA: Facilitar el acceso a la infancia a espacios de su interés.
Soluciones: 1. Espacios deportivos con zonas diversas para distintos deportes y facilitarlos.

PROBLEMA: Que a los niños, niñas y adolescentes no nos toman en serio
Solución: Que nos consulten en nuestros ayuntamiento a través de nuestros institutos y nuestros colegios.

PROBLEMA: Acceso al transporte público a los menores.
Solución: 1. Que sea gratuito para menores de 16 años.
2. Tener ayudas para el transporte destinadas a la infancia.

PROBLEMA: Los menores no tienen oportunidades de expresar su opinión.
Solución: Que nos consulten antes de hacer los parques porque después no los utilizas.

PROBLEMA: Que a la infancia no se la toma en serio cuando dicen un problema que pasa normalmente.
Solución: Que desde los 7 años se les considere más, en los consejos de los ayuntamientos y en los consejos escolares.

PROBLEMA: Discriminación
Solución: Charlas en los coles sobre este tema, con juegos. Jornadas entre colegios.

PROBLEMA: Que las opiniones de los niños, niñas y adolescentes sean escuchadas.
Solución: 1. Dar a conocer el consejo de infancia en los medios de comunicación.
2. Que todos los pueblos tengan un consejo de la infancia.
3. Que los consejos sean escuchados por el gobierno.
4. Una app para que los niños, niñas puedan compartir sus problemas y escuchar soluciones de otros que hayan pasado por lo mismo.

PROBLEMA: Mejorar el cuidado de los niños/as con falta de cuidados.
Solución: 1. Más ayudas sociales.
2. Acogida temporal para niños/as en situación de desamparo.
3. Control de las situaciones económicas familiares.
4. Más vigilancia en las calles y en los patios de los colegios.

PROBLEMA: Que la voz de la infancia sea igual que la de los adultos.
Soluciones: 1. Que permitan y ayuden a crear consejos de infancia.
2. Hacer grupos de participación cuando algo les afecta.

PROBLEMA: Acabar con la pobreza infantil.
Solución: 1. Ayudas a las ONG y becas en educación y alimentación.
2. Recaudar ropa, alimentos, medicamentos…

PROBLEMA: Que todo lo relacionado con la educación sea gratuito.
Solución: subvenciones para que libros, transporte y material escolar sean gratuitos.

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter