“No queremos que se nos oiga: queremos que se nos escuche”: así ha sido el V Congreso de Ciudades Amigas de la Infancia

Representantes de Consejos de Participación en el V Congreso de Ciudades Amigas de la Infancia / UNICEF Comité Español/2019/Hugo Palotto

 

    • Buenas prácticas, experiencias internacionales, la firma del manifiesto de Colonia, talleres para gobiernos locales e incluso un taller autoorganizado por niños y niñas
    • La infancia y juventud lo han dejado claro: no son el futuro, sino el presente

 

La Convención sobre los Derecho del Niño, que ahora cumple 30 años, supuso algo revolucionario: por primera vez se le asignó a niños, niñas y adolescentes unos derechos que antes eran sólo de los adultos. Sin embargo, uno de los derechos más importantes y que menos se cumple es, al mismo tiempo, uno de los más importantes: el derecho a la participación.

De esta contradicción ha hablado Gustavo Suárez Pertierra, Presidente de UNICEF Comité Español, en el arranque del V Congreso de Ciudades Amigas de la Infancia, celebrado los días 25 y 26 de noviembre en el CaixaForum de Madrid. El encuentro ha servido para reflexionar sobre el derecho a la participación infantil y juvenil y del papel de los gobiernos locales a la hora de garantizarlo, y la infancia y juventud han sido protagonistas, llevando a cabo sus propios talleres de participación e incluso autogestionando uno de ellos.

El evento ha sido escenario, además, de la presentación del Manifiesto de la Infancia y Juventud de Ciudades Amigas de la Infancia, que fue elaborado por niños y niñas de más de 167 países en el marco del Encuentro Internacional sobre Ciudades Amigas de la Infancia de Colonia (Alemania) entre el 15 y el 18 de octubre de 2019. Alcaldes y alcaldesas de diferentes comunidades han reafirmado su compromiso con la Convención firmando el documento y se han sumado a la Declaración de Colonia.

 

La importancia de contar con un espacio seguro de participación

 

La Ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo Roces, ha explicado durante su ponencia la importancia para la infancia de contar con un entorno seguro y aprehensible para la infancia: “Los niños y niñas deberían poder ir andando a su cole, no deberían tener temores a ser agredidos, etc.”, ha dicho. Para la Ministra, tenemos unas ciudades pensadas sólo para los coches, que expulsan a los niños, y adaptarlas a los niños es algo “definitivo para poder hacer efectivos esos derechos”.

Ponentes en el V Congreso de Ciudades Amigas de la Infancia / UNICEF Comité Español/2019/Hugo Palotto

“El desarrollo del niño empieza por la escucha”, ha dicho la psicóloga y consultora en infancia Pepa Horno, y ha añadido que para que el niño siga desarrollándose hasta su plena autonomía necesita, precisamente, que le dejen participar. “Si las familias, escuelas, los agentes sociales… no crean espacios de participación legítimos, realmente no están favoreciendo ni permitiendo el desarrollo óptimo de los niños y niñas”, ha dicho.

Pepa Horno: “Hay niveles de protagonismo sobre su propia vida que a los chicos y adolescentes en nuestra sociedad no les está permitido. Y no hablo sólo de votar: hablo de muchísimas decisiones que afectan directamente parte de su vida”

Alejandro Cussianovich, maestro especializado en infancia y adolescencia y defensor de los derechos de la infancia, ha abordado el tema de la integración y cómo esta puede generar un mecanismo de integración social. “Participar significa para chicos y chicas la posibilidad de existir. Si no soy capaz de opinar, no existo para los demás. Si no se participa, no se existe oficial y políticamente”, ha expresado. “Participar es una forma de resistir y re-existir”.

 

Encuentros organizados por y para la infancia

 

Sin embargo, quien ha llevado la voz protagonista en el Congreso han sido los niños, niñas y adolescentes, entre ellos representantes de Consejos de participación de diferentes partes de España, que el lunes protagonizaron una mesa de diálogo para compartir sus experiencias. Durante ese encuentro han hecho hincapié en la necesidad de que se cuente con ellos antes de ejecutar las decisiones y no después, y han demostrado las diferentes necesidades que tiene la infancia y la juventud dependiendo de las comunidades autónomas en las que residen pero, también, las cosas que les unen. “Todos tenemos objetivos y preocupaciones comunes”, ha dicho Erika, una de las participantes. “Mediante los encuentros tenemos la posibilidad de intercambiar las preocupaciones y hablar entre nosotros”.

César Muñoz: “Cuando hay un congreso de abogados, van los abogados. Cuando hay uno de médicos, van los médicos. En un congreso de infancia van los que saben mucho de infancia… pero no hay infancia, que es la que tendría que estar”

Para ellos era importante que en esa mesa de diálogo hubiese algún adulto, y contaron con ello: han estado acompañados del educador y consultor internacional de infancia, juventud y participación, César Muñoz, que ha opinado que la infancia y juventud “debería colaborar en el diseño de todas las políticas sociales, de todas”. Un momento muy inspirador ha sido cuando cada uno de los jóvenes ha contado cómo empezaron en la participación infantil y cómo esta cambió sus vidas. Rober, otro de los participantes de la mesa, ha hecho memoria: “Yo siempre había tenido inquietudes políticas pero no sabía cómo plasmarlas”. Ha contado que en el colegio le hablaron de un proyecto de participación y desde entonces está involucrado. “Es algo que te despierta. Una cosa que te crece dentro y la llevas contigo a todos lados”, ha dicho.

Además, el lunes por la tarde diferentes grupos de jóvenes participaron en talleres y mesas redondas: entre ellos, los integrantes de la Federación INJUCAM, que han contado su experiencia en los centros de ocio y autogestión “Los Enredaderos” a un grupo de concejales y concejalas de infancia y juventud. También han tenido su espacio varios proyectos en el ámbito de la comunicación por y para jóvenes, como el programa de radio llevado por chicos y chicas Generación Z o Cibercorresponsales, una red de jóvenes periodistas.

Pero quizás la novedad más destacada para darle protagonismo a la infancia haya sido el grupo asesor de representantes de Consejos locales, compuesto por 12 asesores y asesoras, que ha llevado a cabo en la tarde del lunes un taller autogestionado y dedicado exclusivamente a niños, niñas y jóvenes. Anuar, Celia, Erika, Josué, Júlia, Lara, Marina y Marina, Mouna, Rober y Santiago, de entre 12 y 18 años y de seis comunidades autónomas distintas, han gestionado y coordinado en el auditorio del Medialab las cuatro mesas de debate, en las que han participado en torno a 40 niños y jóvenes, destinadas cada una a una temática, también elegida por ellos mismos: igualdad, ocio y tiempo libre, medio ambiente y educación.

“Si esto lo hubiéramos hecho con adultos no nos hubiéramos expresado igual”, dice una participante del taller autogestionado por niños y niñas

Durante el taller, los miembros del grupo asesor y otros jóvenes participantes han reflexionado sobre diferentes temas que atañen a la infancia y juventud, como qué cosas faltan en sus municipios, las diferentes formas de desigualdad o las elecciones impuestas por los adultos, y de los debates han surgido ideas y eslóganes.

“Si esto lo hubiéramos hecho con adultos no nos hubiéramos expresado igual”, ha opinado una de las niñas participantes en el taller. Otra se ha mostrado interesada en saber si esas ideas iban a llegar a algún adulto. Y así ha sido: las conclusiones han sido presentadas al día siguiente, martes, en una de las ponencias del Congreso. Julia, del grupo asesor, ha expresado: “Con este taller lo que queremos es animar a los adultos a preguntar, a interesarse por nuestras demandas y nuestras necesidades”. “Nuestro objetivo es que nada de esto caiga en saco roto”, ha añadido Rober. “Todas estas propuestas, opiniones y quejas vienen directamente de la infancia, no de gente que cree que sabe de infancia”.

 

Experiencias nacionales e internacionales

 

Imagen de V Congreso de Ciudades Amigas de la Infancia / UNICEF Comité Español/2019/Hugo Palotto

El martes 26, segundo día del Congreso, se presentaron las tres experiencias que fueron premiadas o finalistas en la I Convocatoria de los Premios Internacionales de Ciudades Amigas de la Infancia celebrada en Colonia (Alemania). Los tres alcaldes de los municipios en los que se llevaron a cabo las iniciativas, Mislata, Oviedo y Torrelodones, han hablado del papel de la participación infantil y juvenil a la hora de rediseñar los espacios urbanos (como sucedió en el proyecto I Am City, de Mislata), y también de la importancia de la red de apoyo y alianzas para llevarlos a cabo.

Pero además se han presentado ejemplos de participación infantil internacionales, como el proyecto Ayuntamientos Juveniles e Infantiles bajo la iniciativa Municipios Amigos de la Niñez, en Puerto Rico. Para Daniel Abreu, su co-fundador, el proyecto quería crear Ayuntamientos gestionados por niños y niñas, “que fueran Ayuntamientos reales, no un simulacro”, ha contado, para que los adolescentes tuvieran “la experiencia de lo que puede ser la política”.

Daniel Abreu: “Cuando se hacen espacios genuinamente participativos, los niños, niñas y adolescentes tienen la capacidad de generar transformaciones en el presente que a veces cuando somos adultos no podemos hacer”

De la experiencia, Abreu extrae que en los municipios donde había espacios más protectores se generaron unas dinámicas extraordinarias. “Cuando se hacen espacios genuinamente participativos, los niños, niñas y adolescentes tienen la capacidad de generar transformaciones en el presente que a veces cuando somos adultos no podemos hacer. Esa fue la gran lección que aprendimos”, ha dicho. Randy Custodio, que hace 15 años participó en uno de esos Ayuntamientos de Infancia, está de acuerdo: “Los agentes de cambio no nacen: se construyen en una sociedad. Si crecen en un ambiente de cuidados y formación para ser ciudadanos, mucho mejor”. Hoy, Custodio es Regidor en el municipio de Azua y continúa con su reto de motivar a la juventud para involucrarse en política.

 

La firma de la Declaración de Colonia: un compromiso de los alcaldes por un mundo mejor

 

Durante el Congreso también han tenido lugar las mesas temáticas “Indicadores de Evaluación para los Procesos de Participación”, en la que participaron Marta Martínez, Consultora y Cofundadora del proyecto asociativo Enclave, Evaluación y Enfoque de Derechos Humanos, y Alejandro García, de la asociación Los Glayus.

Finalmente, para la clausura del Congreso ha tenido lugar una mesa de diálogo donde ha estado presente José Ángel Rodríguez Reyes, miembro del Comité de los Derechos del Niño, y los alcaldes de Alcobendas, Avilés y Vícar, que han hablado de cómo la participación infantil ha cambiado sus ciudades. Para Mariví Monteserín, alcaldesa de Avilés, pertenecer a lo que ella ha denominado el “club de las Ciudades Amigas de la Infancia” ha supuesto “uno de los impulsos mayores que nos da a la ciudad”, pero también un gran compromiso: “Es un compromiso con una población que exige, afortunadamente”, ha añadido la alcaldesa.

El cierre del Congreso estuvo protagonizado por la firma de la Declaración de Colonia por parte de los alcaldes y alcaldesas, y por las palabras de Javier Martos, Director Ejecutivo de UNICEF Comité Español. Martos ha hablado de la alegría como uno de los principales valores sociales de la infancia en los municipios, ha reflexionado sobre los retos a los que se va a enfrentar la iniciativa Ciudades Amigas de la Infancia en el futuro y ha opinado que la firma de esta Declaración “es un compromiso con que el mundo va a ser mucho mejor, más justo, más equitativo, más solidario y más sostenible”.