Recomendaciones para continuar con la participación infantil y adolescente durante la pandemia

17/09/2020 | Ciudades Amigas de la Infancia, Participación Infantil, UNICEF

  • Desde UNICEF España ofrecemos algunos consejos a las Ciudades Amigas de la Infancia para continuar con el trabajo de los órganos de participación durante la crisis del COVID-19
  • «Animamos a los gobiernos locales a adaptar su planificación considerando alternativas para que la participación de niños, niñas y adolescentes se pueda seguir llevando a cabo independientemente de las circunstancias»

 

Silvia Casanovas. Especialista en Participación Infantil en UNICEF España

Silvia Casanovas. Especialista en Participación Infantil en UNICEF España

Septiembre suele ser el momento de inicio del nuevo ciclo de participación de los consejos locales de infancia y adolescencia, coincidiendo con el arranque del nuevo curso escolar. No obstante, este año se plantean retos para su adecuado inicio, funcionamiento y sostenibilidad dada la incertidumbre por la situación sociosanitaria actual derivada de la COVID-19.

Es posible que aquellos gobiernos locales que durante el año 2020 estén trabajando para obtener el reconocimiento Ciudad Amiga de la Infancia, como también otros gobiernos locales que estén iniciando el proceso de conformación del consejo local de participación, independientemente del reconocimiento, hayan creado formalmente el consejo en el primer trimestre del año. Sin embargo, debido a la pandemia, puede que no hayan podido avanzar en el proceso de desarrollo y consolidación del consejo de participación. Una situación similar puede estar sucediendo también en aquellos municipios que se encuentran en proceso de renovación.

Al mismo tiempo, aquellos gobiernos locales con reconocimiento vigente como Ciudad Amiga de la Infancia, si bien han tenido experiencia previa en cuanto al funcionamiento del consejo local de participación infantil y adolescente, puede que por la situación actual encuentren dificultades en su puesta en marcha.

En estos casos, desde la iniciativa Ciudades Amigas de la infancia se tendrá en cuenta la situación actual, y animamos a los gobiernos locales a adaptar su planificación considerando alternativas para que la participación de niños, niñas y adolescentes se pueda seguir llevando a cabo independientemente de las circunstancias. Destacamos que al menos 73 gobiernos locales (de 166 encuestados) han mantenido las actividades con el grupo de participación durante el confinamiento, adaptándolas a un entorno virtual, tal y como revela el informe La respuesta social, con enfoque de infancia, de los gobiernos locales en España ante la COVID-19.

 

«Al menos 73 gobiernos locales han mantenido las actividades con el grupo de participación durante el confinamiento, adaptándolas a un entorno virtual»

 

Para el arranque de las actividades del consejo local de participación infantil y adolescente, se comparten a continuación algunas recomendaciones:

 

  • Ajustar la planificación y las expectativas a las circunstancias actuales.

 

  • Si bien en la mayoría de los casos los gobiernos locales conforman los grupos de participación a partir de representantes de centros educativos, deberían optar por una convocatoria más abierta, donde niños, niñas y adolescentes del municipio puedan formar parte del grupo de participación de manera voluntaria y directa con el gobierno local.

 

  • Realizar una difusión a través de redes sociales amplia y asegurando que llegue a agentes claves (como movimiento asociativo) y a los propios niños, niñas y adolescentes residentes en el municipio, estableciendo los criterios de conformación del grupo y plazos.

 

  • Si las circunstancias así lo permiten, se recomienda priorizar las reuniones presenciales que favorecen la conexión y cohesión del grupo, manteniendo las adecuadas medidas de seguridad y sanitarias pertinentes, dando preferencia a las reuniones iniciales para que niños y niñas se conozcan y puedan ir construyendo vínculos entre ellos. Si es posible realizaras, se recomienda que puedan ser al aire libre (parque, plaza…), priorizando los espacios abiertos.

 

  • En caso que no sea posible, derivar las reuniones del consejo a un entorno digital, velando que todos los niños y niñas tengan las mismas posibilidades de acceso a internet y a dispositivos para no dejar a ninguno o ninguna fuera del proceso.

 

  • Los mecanismos de coordinación del gobierno local con interlocutores educativos y tejido social del municipio son fundamentales y aún más en estas circunstancias. Por ello, y dada la incertidumbre en el inicio y continuidad del curso escolar, se recomienda seguir muy de cerca cómo se está desarrollando la situación educativa del municipio, en caso que el consejo local esté conformado a partir de la red de centros educativos.

 

  • Si la opción es establecer el grupo de participación a través del sistema educativo, se debe contactar con los centros educativos dando un pequeño margen de tiempo para valorar cómo se está iniciando el curso y cuál es la respuesta de los centros educativos a la hora de implicarse en este proceso. Es mejor empezar este proceso con un centro implicado y posteriormente ir ampliando el grupo de manera paulatina, cuando la situación así lo permita.

 

  • De la misma forma, si la conformación del grupo de participación es a través de asociaciones, será mejor considerar la evolución de la situación sociosanitaria y conformar el grupo de manera reducida, para ir ampliándolo paso a paso.

 

  • En caso de contactar a través de los centros educativos: si las clases toman su ritmo presencial, semipresencial o en función de las circunstancias virtual, es recomendable:
      • Comunicar a los centros educativos el interés por parte del gobierno local de dar continuidad o iniciar el proceso de composición del grupo de participación.
      • Establecer un proceso de comunicación que llegue a los niños, niñas y adolescentes y a sus familias. Es decir, aprovechando una circular informativa del centro, donde se informe del arranque de las actividades del consejo y en caso que el grupo no esté conformado, abrir el espacio para aquellos niños y niñas que quieran formar parte del grupo de forma voluntaria. Contar también en este proceso con las AMIPAS.
      • En los casos donde sea posible, un responsable del gobierno local o bien la asociación encargada de dinamizar el grupo de participación, solicita un espacio en clase (presencial en caso de ser posible y sino, intervención en un espacio virtual) para explicar el proceso directamente a los niños, niñas y adolescentes.
      • Establecer un periodo determinado para que los niños y niñas puedan apuntarse al grupo de participación.

 

  • Teniendo en cuenta posibles escenarios virtuales, elegir, según protocolos del propio gobierno local, la plataforma online con la cual se van trabajar las reuniones, asegurando una adecuada protección de los niños y niñas que participen en ella.

 

  • Incluir en las sesiones de arranque dinámicas lúdicas que favorezcan la cohesión del grupo. En caso de niños y niñas más pequeños que quieran participar del proceso, se debe asegurar que sus familias participan en ello.

 

  • Es preferible empezar con un pequeño grupo de niños, niñas y adolescentes con ganas de involucrarse en este proceso, manteniendo un ritmo adecuado de reuniones, teniendo en cuenta escenarios de conexión virtual (dando respuesta a posibles situaciones de brecha digital), para que la estructura de participación sea ya desde el inicio un espacio dinámico, ágil e ir ampliándolo paulatinamente.

 

Silvia Casanovas. Especialista en Participación Infantil en UNICEF España

 

Recursos sobre participación infantil durante la pandemia:

 

Comparte este artículo

Últimas noticias