Comunidad Valenciana: un nuevo decreto regulará los órganos de participación infantil y dará voz a la infancia tutelada

23/06/2021 | Entrevista, Gobernanza local, Normas, Leyes, Ordenanzas, Participación Infantil, Previas

Decreto Generalitat Valenciana

UNICEF España / Hugo Palotto

 

  • La Generalitat aprueba un decreto para regular el Consejo de Infancia y Adolescencia y un Consejo liderado por niños, niñas y adolescentes en el sistema de protección o en acogimiento familiar
  • “Por primera vez se regulan los órganos que van a permitir a la infancia ejercer su derecho a participación en aquellos asuntos autonómicos que le afecten”, dice la Directora General de Infancia y Adolescencia de la Generalitat Valenciana

 

Contar con la opinión y propuestas de la infancia beneficia a los municipios en su conjunto. En la Generalitat Valenciana lo saben bien, y por ello llevan años promoviendo estructuras de participación infantil y adolescente. Un ejemplo dentro del marco legislativo ha sido la Ley de derechos y garantías de la infancia y la adolescencia, aprobada en 2018 de la mano de los niños y niñas e ideada para impulsar su participación en la vida pública. Ahora, la Generalitat dado un paso más: un nuevo decreto regulará los órganos que hacen posible la garantía de este derecho tan importante.

La aprobación del Decreto regulador de los órganos autonómicos de participación de la infancia y la adolescencia supone “un hito en la participación infantil en el marco de la Generalitat Valenciana”, según Rosa Molero, Directora General de Infancia y Adolescencia de la Generalitat Valenciana. “Por primera vez se regulan los órganos que van a permitir a los niños, niñas y adolescentes valencianos ejercer su derecho a participación en aquellos asuntos autonómicos que les afecten”.

Los órganos desarrollados son dos: un Consejo de Infancia y Adolescencia y un Consejo Infantil del Sistema de Protección, ambos impulsados en el marco de la Ley de 2018 y formados en su totalidad por niños, niñas y adolescentes.

Para Molero, este decreto da plenitud a los derechos de la infancia y adolescencia ya reconocidos, especialmente el de participación, potenciando el papel activo de los niños, niñas y adolescentes como sujetos de derecho. Además, desarrollará reglamentariamente los órganos encargados de garantizar el carácter colegiado en la toma de decisiones de procesos de adopción y el resto de las medidas de protección, y fortalecerá la coordinación de los diferentes departamentos del Consell con un fin: favorecer las políticas públicas en materia de infancia y adolescencia.

 

Un proceso en el que la infancia ha tenido mucho que decir

 

El proceso arrancó con la creación de la Dirección General de Infancia y Adolescencia de la Generalitat Valenciana, un organismo nacido de una recomendación de UNICEF Comunidad Valenciana y cuyo fin es la protección y promoción de derechos de los niños y niñas de manera integral (inlcuyendo el de participación de manera trasversal). De su enfoque de derechos de infancia y del trabajo con el nivel municipal nació una idea: crear una línea de subvención para municipios a fin de impulsar ese trabajo en el ámbito local, creando estructuras de participación.

Esa línea de financiación estable, destinada a la promoción de los derechos de la infancia y adolescencia, se inició en 2017 y ha ido incrementando su cuantía, algo que ha tenido como consecuencia un incremento de los municipios que han dado los pasos necesarios para construir un Consell Municipal de Infancia.

“Era una cosa novedosa que no se hacía normalmente, que ha generado una red de trabajo de intereses compartidos entre municipios y Generalitat Valenciana”, explica Marlene Perkins, Coordinadora de UNICEF Comunidad Valenciana. Perkins deja claro que no todo empezó con la Ley de 2018: hizo falta un intenso trabajo previo hasta llegar a su aprobación, que incluyó una consulta a través de las Ciudades Amigas de la Infancia de la comunidad a niños, niñas y adolescentes para que hicieran sus aportes a la ley. “Fue un proceso pionero que ahora va a tener una estructura firme con el Consejo Autonómico”, dice.

El nuevo decreto permitirá “aterrizar” esta Ley de infancia, y ha tenido en cuenta aportaciones de la experiencia práctica de los chicos y chicas miembros de consejos municipales. Perkins enumera algunos ejemplos: “La importancia de la autorregulación del consejo por parte de sus integrantes (hasta donde se pueda), los procesos colegiados, la no interferencia adulta, la rotación territorial y de tamaño de municipios y paridad de género…”, así como “la importancia de que hubiera una dotación presupuestaria para la sostenibilidad de la estructura, y una especialización del personal de dinamización que lo lleve a cabo, que conozca bien los principios de la participación infantil”.

Molero confirma que la colaboración entre la Generalitat y nuestra iniciativa de Ciudades Amigas de la Infancia ha facilitado mucho las dinámicas de trabajo la implicación de los consejos locales, además de servir de canal de comunicación y planteamiento de dudas, sugerencias, etc. “Permitió a la Dirección General de Infancia y Adolescencia apoyarse tanto en los municipios de amplia trayectoria en participación infantil (muchos de ellos Ciudades Amigas de la Infancia), como en UNICEF”, asevera.

 

Dos órganos para garantizar el derecho a la participación infantil

 

Uno de los puntos fuertes de decreto es el desarrollo de los dos órganos de participación infantil, cuya puesta en marcha se prevé para el segundo semestre de 2021. Compuestos únicamente por niños, niñas y adolescentes, ambos contarán, eso sí, con el acompañamiento de un equipo de dinamización especializado, que asumirá un papel facilitador pero no directivo, y una secretaría técnica para atender las gestiones administrativas.

Los chicos y chicas que los compongan decidirán aspectos esenciales del funcionamiento de ambos órganos, como los representantes, el régimen de convocatorias, la distribución de secciones por grupos de edad, las decisiones que pueden adoptar el plenario, la forma en que quedará constancia de esas decisiones, etc.

 

-Consejo de Infancia y Adolescencia

 

Será un espacio de participación autonómico donde dichos consejos locales podrán trabajar de forma colaborativa, y estará formado por 24 niños, niñas y adolescentes de consejos de infancia locales, del Consejo Infantil y Adolescente del Sistema de Protección, del Consejo de la Juventud y del Consell Escolar de la Comunitat Valenciana.

Para Molero, “este consejo va a facilitar la presencia de la voz de los niños y niñas en todos aquellos asuntos que directamente afectan a sus intereses como ciudadanos de pleno derecho”.

Este Consejo, entre otras funciones, podrá:

  • Proponer a los órganos de la Generalitat iniciativas para promover los derechos de la infancia y la adolescencia.
  • Participar en la elaboración, evaluación y seguimiento de la Estrategia Valenciana de Infancia y Adolescencia.
  • Difundir las inquietudes e intereses de la infancia y la adolescencia.
  • Opinar sobre cualquier asunto o realidad social que conciernen a la infancia y adolescencia.
  • Sensibilizar a la sociedad sobre la participación infantil.

 

-Consejo Infantil del Sistema de Protección

 

Este segundo órgano estará compuesto por 12 niños, niñas o adolescentes que residen en los hogares y residencias del sistema de protección y otros 12 en representación de la infancia y adolescencia que se encuentran en acogimiento familiar o con fines de adopción. Su objetivo: hacer efectivo el derecho de niños, niñas y adolescentes bajo la guarda o tutela de la entidad pública a ser escuchados colectivamente respecto a la acción protectora.

Los consejeros y consejeras en acogimiento residencial se elegirán por sorteo de entre todas las personas candidatas, y podrán realizar estas funciones:

  • Proponer a los órganos de la Generalitat iniciativas para mejorar el sistema de protección.
  • Participar en la evaluación periódica del sistema de protección.
  • Recoger las inquietudes e intereses de la infancia y adolescencia del sistema de protección.
  • Fomentar mecanismos de participación infantil y adolescente del sistema de protección.
  • Impulsar campañas, jornadas y otras actividades que rompan los estereotipos sobre la infancia y adolescencia del sistema de protección.

 

¿En qué se va a traducir que los niños y niñas en el sistema de protección o acogimiento familiar tengan posibilidad de ser escuchados? “Supondrá dar voz a quienes dentro de la infancia y adolescencia son más vulnerables. Supondrá, a su vez, empoderarlos y hacerles sentir que, a pesar de las vicisitudes de su vida, son protagonistas en las decisiones de todo aquello que les afecte”, opina Molero. “Ayudará a visibilizar la existencia de un sistema de protección que necesita que quienes formen parte de él lo modelen en función de sus intereses y necesidades”.

Para la Directora General de Infancia y Adolescencia de la Generalitat, esta iniciativa va a repercutir directamente en una mejora de la calidad del sistema de protección de infancia, a la par que garantiza sus derechos como infancia en situación más vulnerable.

 

Comparte

Compartir

Últimas noticias