Las personas refugiadas llegan a los países pero viven en las ciudades #AcogerEsHumano

20/06/2016 | Derechos de la Infancia, Política Local, Previas

Cuando se habla de refugio, se nombra -y por lo tanto, se piensa- en los Estados, en los países, la Unión Europea, los EEUU…porque, es cierto, las políticas de inmigración, de acogida, de asilo y de refugio son en general competencias de los Estados. Pero a la hora de vivir y de pasar a formar parte de una nueva sociedad, ¿por qué no hablamos más de las ciudades?

La realidad es que tras la frontera del país España, del país Alemania, de la frontera europea, está la nueva vida que comienza. Y la vida se vive en las ciudades, en los pueblos, en las aldeas. Es allí, en sus plazas,  sus colegios y sus centros de salud donde tiene lugar -o no- la integración de las personas que, por diferentes motivos, han tenido que abandonar sus países de origen y comenzar un nuevo camino en países distintos.

Es desde las ciudades desde donde se pueden aportar realmente soluciones locales a problemas globales. Y son sus instituciones, como nivel de gobierno más cercano a la ciudadanía, las que tienen una posición central respecto a los retos sociales y financieros que supone esta situación.

El pasado mes de abril, la Federación Española de Municipios y Provincias tomaba la iniciativa creando la Red de Municipios de Acogida de Refugiados para, como explicaban, “llevar a cabo una intervención social organizada desde las instituciones más cercanas a los ciudadanos y ciudadanas, que son, precisamente, los que hasta el momento han mostrado una mayor sensibilidad y solidaria

La idea, a la que se han ido sumando un amplio número de localidades, pretende, entre otras metas, generar un protocolo común para todos los Ayuntamientos que se adhieran – algunos gobiernos autonómicos como Aragón, La Rioja o Asturias  ya han elaborado también Protocolos propios- y a continuación iniciar los trámites para que la Red puedan contar con fondos europeos destinados a la acogida.

Esfuerzos para promover modelos de convivencia integradores y para compartir recursos

Uno de los principales objetivos de la Red es el de “impulsar modelos de convivencia integradores, con el ánimo de señalar el valor positivo que las personas refugiadas van a aportar a las comunidades, por medio de actuaciones específicas en las propias Entidades Locales y la creación de equipos transversales que analicen cada situación y pongan en marcha medidas concretas que favorezcan la acogida e integración de las personas refugiadas”.

Con la idea de que dentro de la Red los municipios puedan compartir los recursos a disposición de las personas refugiadas o en busca de refugio, hace unos meses se puso en marca un formulario en el que las entidades locales pueden actualizar la información que más tarde se compartirá con la ciudadanía y, sobre todo, con las personas en situación de refugio.

Acoger es humano, espontáneo y natural

Al deber de acoger a las personas en busca de refugio, se superpone siempre el de prestar especial atención a los niños y las niñas. En primer lugar, ellos porque su bienestar, no lo olvidemos, es responsabilidad de todos, de todas, de la sociedad entera.

“La actitud y la implicación de toda la sociedad es vital en los procesos de acogida de los niños refugiados. Pero, en las primeras etapas, también hay que contar con suficientes recursos y personal especializado. Llegan a nuestras ciudades con un sentimiento de desarraigo grande, sin conocer la lengua y con experiencias muy traumáticas en sus pequeñas mochilas”, explican desde Unicef.

La integración de los niños y las niñas exige esfuerzo e implicación. Un esfuerzo por su parte y un esfuerzo por la población que recibe. “Y en esta fiesta de la diversidad, los niños son verdaderos protagonistas. Son los primeros en adaptarse, los que tienen más facilidad para hacer amigos, los que antes dan los buenos días en castellano.”.

Son ellos, somos nosotros.

Comparte

Compartir

Últimas noticias