COVID-19: Cómo se está protegiendo a la infancia y a los grupos vulnerables

Colegio vacío / Feliphe Schiarolli para Unsplash

Colegio vacío / Feliphe Schiarolli para Unsplash

 

  • Cuando tiene lugar una crisis de salud pública como la del COVID-19, las medidas, tanto individuales, colectivas y como instituciones públicas, deben poner a los niños y niñas en el centro
  • El Gobierno y las administraciones van de la mano para paliar el impacto de esta crisis en la infancia y las familias con menos recursos
  • Aquí encontrarás noticias y recursos educativos para afrontar esta crisis

 

El pasado 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud elevó a pandemia internacional la situación de emergencia de salud pública ocasionada por el virus COVID-19, popularmente conocido como coronavirus. Dos días después, el día 13, el Gobierno español anunció el estado de alarma: España se ha convertido en uno de los países más afectados, registrando 11.178 casos de infecciones y 491 muertes a fecha 17 de marzo. Desde los municipios se están tomando medidas para proteger tanto a la infancia como a los colectivos más vulnerables, como las personas mayores, consideradas población de riesgo. 

La principal medida excepcional en torno a la infancia, adoptada antes de que se decretara el estado de alarma, fue al cierre de escuelas y centros educativos en todas las comunidades autónomas durante 15 días. Se calcula que la decisión, acordada por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, afectará a 9,8 millones de niños y niñas de todos los niveles educativos. El cierre de colegios obliga a las familias a plantearse qué opciones tienen para cuidar de los niños, y algunas optan por el teletrabajo, el cambio de jornada o la excedencia. Sin embargo, la situación es más complicada entre quienes no pueden realizar su trabajo desde casa o cuentan con las comidas de los comedores escolares, también clausurados.

 

Noticias de diferentes comunidades autónomas anunciando el cierre de los colegios

Noticias de diferentes comunidades autónomas anunciando el cierre de los colegios

 

En cuanto a la población de mayor edad, también se ha procedido al cierre de centros de mayores, entre otras medidas para evitar el contagio entre la población de mayor riesgo de mortalidad por el virus. El Presidente Pedro Sánchez ha recordado en una rueda de prensa que las personas mayores fueron uno de los pilares principales durante la crisis de 2008, y ahora necesitan del cuidado y protección de todos: “Debemos recordar que en la crisis económica de 2008 nos salvaron nuestros mayores. Abuelas y abuelos que fueron la tabla de salvación para muchas familias y, por lo tanto, para la sociedad en su conjunto (…) Nuestros mayores nos dieron algo más que ayuda, nos dieron un gran ejemplo. (…) Demostremos que esa solidaridad entre generaciones es un hecho. Protejamos a los mayores”, ha dicho.

 

Niños y niñas en situación de vulnerabilidad

 

Las medidas excepcionales para contener la pandemia están afectando principalmente a los hogares más pobres. Ante el cierre de colegios, UNICEF muestra su preocupación ante la posibilidad de que la carga recaiga sobre los sistemas de salud locales y las familias, y señala que el temor al virus está fomentando la discriminación contra “personas de grupos vulnerables, como los refugiados y los migrantes”, algo “inaceptable”. 

Javier Martos, director ejecutivo de UNICEF España, señala en este comunicado que “debemos tener presentes con especial atención a los niños y niñas en situación de mayor vulnerabilidad, en familias de bajos recursos, niños migrantes no acompañados o acogidos en el sistema de protección”. Ante el impacto sobre las familias vulnerables, es fundamental la coordinación con los servicios sociales y la adopción de medidas como las que anunció el pasado jueves el Ejecutivo español: una dotación extraordinaria de 25 millones de euros dirigida a reforzar los servicios sociales, para que las familias que ya tuvieran concedidas las becas comedor puedan hacerlas efectivas con los centros educativos cerrados.

Se trata de una medida tomada para proteger del derecho a la alimentación de niños y niñas afectados por el cierre de comedores escolares. A nivel regional se ha seguido con esta línea: en Barcelona se han mantenido las becas comedor con un sistema de “tarjeta monedero” que será activado para aquellos menores beneficiarios de esta ayuda: 30.000 niños de más de tres años y unos 3.000 de cero a tres. Según la concejala de Salud, Gemma Tarafa, se seguirán sirviendo diariamente 1.200 comidas a domicilio a las personas vulnerables que tengan que estar confinadas en sus casas. 

En otras ciudades se ha actuado de forma similar, como en Vigo, donde el Ayuntamiento ha anunciado que seguirá costeando las becas de comedor infantil para los niños y niñas cuyas familias no puedan soportar el gasto. “Vamos a seguir atendiendo con becas, pero de otra forma, adelantando a las familias con necesidad extrema o pagando después a quienes pueden afrontar ese gasto”, han explicado. O Las Palmas de Gran Canaria, cuyo Consistorio ha anunciado, ante el cierre de los colegios, que pondrá en marcha una medida de apoyo a las 600 familias residentes en el municipio con hijos pequeños en las Escuelas Municipales de Educación Infantil (EMEI) que tienen cuota cero en el comedor escolar, para garantizar la alimentación hasta que se reanuden las clases.

En Madrid, la comunidad más afectada, el Ayuntamiento informa de que extenderán el servicio de comidas a domicilio a mayores y niños vulnerables de escuelas infantiles. Por otro lado, se ha reforzado la asistencia a personas sin hogar. José Aniorte Rueda, Concejal del Área de Gobierno de Familias, Igualdad y Bienestar Social en el Ayuntamiento de Madrid, ha anunciado que se extenderá la campaña del frío durante dos meses más, hasta el 31 de mayo, y ha señalado en un vídeo difundido en su cuenta de Twitter que han sido ampliadas las plazas de las pensiones. 

Finalmente, el Gobierno ha aprobado este martes un Real Decreto Ley de medidas urgentes en materia económica para proteger a la infancia vulnerable frente a los desahucios. Están dirigidas a personas, que encontrándose en situación de vulnerabilidad, no pueden hacer frente al pago de la hipoteca, e incluye la ampliación del concepto de colectivo vulnerable, incluyendo a hogares monoparentales con un hijo o hija. 

 

Redes de apoyo y de cuidados

 

Otras soluciones para proteger a la infancia y los grupos vulnerables durante esta crisis pasan por el tejido de una red de apoyos y de solidaridad. Desde el anuncio generalizado del cierre de colegios, han surgido muchas iniciativas, tanto individuales como colectivas, a nivel local y municipal, para cuidar a niños, niñas o personas ancianas o dependientes. Asociaciones de padres y madres, estudiantes, ONG, asociaciones de vecinos y otros colectivos, en ocasiones coordinados por los ayuntamientos, han tomado la iniciativa para tejer estas redes de cuidados, así como para garantizar la continuidad de la educación de niños y niñas mediante clases online. 

Un ejemplo es el Ayuntamiento de Cádiz, que activó el pasado sábado una campaña de captación de voluntarios para crear “una red de voluntariado y apoyo mutuo” que ayude a los sectores más vulnerables de la ciudad a sobrellevar la situación, y ha pedido la colaboración a todos los colectivos, entidades y sectores de la ciudad.

En Medina del Ríoseco, Valladolid, han creado un grupo de voluntarios coordinado por el Ayuntamiento y entidades como Cruz Roja, Cáritas y la Parroquia para ayudar a quienes no puedan salir de casa, como las personas con movilidad reducida, a realizar sus compras. Y en Albacete, el alcalde ha firmado una resolución para facilitar el cuidado de niños pequeños, personas dependientes y con discapacidad tras el cierre de escuelas, guarderías y centros de mayores. Varios ejemplos de que, en tiempos difíciles, solo una sociedad responsable, solidaria y unida puede superar esta crisis sin olvidar la atención especial que necesitan las personas más vulnerables. 

 

Sigue las últimas noticias: 

Comparte este artículo