¿Un Consejo Estatal de Infancia y Adolescencia?

 José Ángel Rodríguez / @Plataforma de Infancia/2020

José Ángel Rodríguez / @Plataforma de Infancia/2020

 

El balance de las tres primeras décadas de vida de la Convención sobre los Derechos del Niño es positivo según los expertos, pero quedan muchos retos por delante: entre ellos, el de garantizar la una participación infantil significativa. Entre las aportaciones del tratado está, precisamente, el reconocimiento de la infancia como ciudadanía activa e implicada en el cumplimiento de sus derechos. Sin embargo, existe un desconocimiento de la sociedad en torno a este derecho, así como una falta de canales y órganos de participación estables, como señala la Plataforma de Infancia

Por eso mismo el Comité sobre los Derechos del Niño, organismo de Naciones Unidas para vigila el cumplimiento de la Convención, recomienda crear un Consejo Estatal de Infancia y Adolescencia, “un espacio estable donde los niños y niñas pueden ser consultados y pueden participar, por lo menos en lo que corresponde a política estatal”, en palabras de Ricardo Ibarra Roca, director de la Plataforma de Infancia. 

Sobre la creación de este Consejo Estatal hablaron los expertos que formaron parte de la Jornada de análisis y debate sobre el 30 aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, que tuvo lugar el pasado 18 de febrero en la Universidad Pontificia Comillas de Madrid. Durante el encuentro, Ibarra señaló que la creación de este Consejo supondría “un punto importante de inflexión para cambiar esa visión de la participación de los niños y niñas”. Aunque ya existen muchas iniciativas locales, Ibarra apuntó que este Consejo Estatal sería importante “para hacer pedagogía dentro de las instituciones públicas”. Para él, en términos de participación infantil, hay mucho que mejorar, al igual que con la participación ciudadana.

Clara Martínez García, directora de la Cátedra Santander de Derechos del Niño, dijo que hay que plantearse “cómo conseguimos que los poderes públicos se tomen esto de verdad e impulsen fuertemente la participación infantil”, ya que, para ella, dicha participación es “insuficiente” a pesar de las entidades que hacen importantes esfuerzos para garantizarla.

 

Que las opiniones de la infancia sean tenidas en cuenta

 

¿Cuáles serían los objetivos de este Consejo? Gabriel González-Bueno, el nuevo director general de Derechos de Infancia y Adolescencia del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, señaló que este órgano serviría, por un lado, para promover y facilitar la participación del niño y la niña; por otro, para garantizar que se tengan debidamente en cuenta sus opiniones en todos los asuntos que le conciernen en el ámbitos familiar, en la escuela y en la sociedad en general, así como en todos los procedimientos administrativos y judiciales que les conciernan; y, finalmente, con la finalidad de fortalecer los consejos de infancia y adolescencia a todos los niveles asegurando de esta manera que se escuchan sus opiniones y se facilita su participación en los procesos legislativos y administrativos relacionados con la infancia. 

Ricardo Ibarra Roca y Gabriel González Bueno / @Plataforma de Infancia/2020

Ricardo Ibarra Roca y Gabriel González Bueno / @Plataforma de Infancia/2020

Sobre cómo constituirlo, González-Bueno lo tiene claro: de la mano de la infancia. “El desafío es hacer dos cosas a la vez: que sea funcional, que tenga capacidades, pero por otro lado que sea amigable. Ese doble desafío lo vamos a conseguir incluyendo a niños y niñas desde el principio en el diseño del propio consejo”. Señaló que ya existen canales a través de las organizaciones, las plataformas, los municipios, algunos consejos en Comunidades Autónomas, etc. “Eso es bueno porque construimos un Consejo Estatal sobre algo que ya está construido y con personas que ya tienen un recorrido”, añadió.

Este consejo es, por otro lado, una propuesta de las organizaciones de infancia: la directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de UNICEF Comité Español, Carmen Molina, pidió que se llevara a cabo para el año 2020 dentro de la promesa política de impulsar la participación de niños, niñas y adolescentes desde los municipios, un trabajo que UNICEF lleva años realizando, entre otras cosas, a través de la iniciativa Ciudades Amigas de la Infancia y con la creación de Consejos de la Infancia y Adolescencia.

 

Espacios y participación real

 

En la jornada estuvieron presentes Jorge, Claudia y Valentina, miembros del grupo de Participación Infantil de la Plataforma de Infancia EPIC, para hablar de su punto de vista sobre los retos a los que se enfrenta la Convención y, en concreto, la importancia de que se dé voz a niños y niñas. “Lo primero es tener espacios para participar”, dijo Jorge. A su parecer existen consejos de juventud con base y responsabilidad importante, pero la infancia necesita más espacios como esos. 

Jorge, Claudia y Valentina, del grupo de Participación Infantil de la Plataforma de Infancia EPIC / @Plataforma de Infancia/2020

Jorge, Claudia y Valentina, del grupo de Participación Infantil de la Plataforma de Infancia EPIC / @Plataforma de Infancia/2020

 

Pero no solo basta con tener un espacio: Jorge señaló la importancia de que, una vez en él, exista “una comunicación recíproca, que se nos conteste”. En eso estuvo de acuerdo José Ángel Rodríguez, Miembro del Comité de Derechos del Niño de Naciones Unidas, quien advirtió que es importante que la participación infantil y adolescente sea real: “¿Qué significa para mí que [los niños, niñas y adolescentes] participen de verdad? No que sean escuchados, eso es sencillo. Participación es que lo que digan funcione, sirva, se tenga en cuenta, tenga impacto en las políticas públicas”.

“Ahí tenemos un desafío”, les dio la razón González. “Primero qué espacio; luego, qué ocurre en esos espacios, si me devuelven la información, etc.”. Insistió en que la participación es un “elemento clave para el desarrollo de los propios derechos”, y que las opiniones de niños, niñas y adolescentes sean tenidas en cuenta es “la labor del Gobierno”. “Es un desafío importante, pero para mí especialmente ilusionante”, concluyó.

 

Comparte este artículo