Andalucía fortalece el trabajo en red de las Ciudades Amigas de la Infancia

 

Bajo el lema Generando cambios con la infancia, el III Foro andaluz de Ciudades Amigas de la Infancia reunió a cerca de 200 personas que compartieron durante dos días este espacio de diálogo e intercambio de aprendizajes y experiencias

 

De cada cuatro niños y niñas andaluces, uno vive en una Ciudad Amiga de la Infancia: más de 630.000 niños y adolescentes. Con ellos en mente, Sevilla se ha convertido durante dos días en el escenario de un encuentro de intercambio de experiencias en el marco de este proyecto. Los días 17 y 18 de octubre se ha celebrado la tercera edición del Foro andaluz de Ciudades Amigas de la Infancia, un evento que, con el lema Generando cambios con la infancia, reunió a cerca de 200 personas (alcaldes, concejales, técnicos municipales y profesionales del ámbito de los derechos de infancia, así como representantes infantiles) en este espacio de diálogo e intercambio de aprendizajes, buenas prácticas y experiencias de promoción de los derechos de niños y niñas en el ámbito local.

Después del éxito de la segunda edición del Foro, que en 2017 reunió en Sevilla a representantes de 70 municipios, este año han sido un total de 114 municipios de todas las provincias andaluzas los que han participaron en el encuentro. Su objetivo ha sido compartir los conocimientos de municipios y profesionales comprometidos con la aplicación de la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) en el ámbito local y la iniciativa Ciudades Amigas de la Infancia y buscando fomentar el trabajo en red de las administraciones locales, regionales, asociaciones y otros organismos en el ámbito de infancia.

 

 

Espacios que facilitan el trabajo en red

 

Un trabajo en red que no siempre es fácil, pero al que ayuda el encuentro en iniciativas como esta. “Este foro nos ha servido para compartir experiencias con otros municipios y darnos cuenta que al final todos tenemos las mismas dificultades a la hora de poner en marcha el programa Ciudades Amigas de la Infancia y que podemos ayudarnos entre nosotros”, ha explicado Raquel, técnica del ayuntamiento de Barbatesu. “Gracias a estos espacios nos resulta más sencillo trabajar en red”.

Durante el encuentro se habló también de la nueva herramienta de gestión de la información para una Ciudad Amiga de la Infancia, que “nos facilita el trabajo” según aseguró Atilano Barrios, técnico del Ayuntamiento de Trigueros. Además, miembros de diferentes municipios explicaron el proceso que realizaron para alcanzar el reconocimiento de Ciudades Amigas de la Infancia y respondieron a las dudas de los municipios que están empezando a trabajar para alcanzarlo.

 

Compartiendo experiencias sobre participación infantil

 

La mesa sobre claves para la participación y movilización infantil y adolescente contó con la participación de tres representantes de los Consejos de Infancia del Ayuntamiento de Aljaraque, Granada y Gerena, que hablaron de la importancia de la figura del Consejo de Infancia para escuchar a niños, niñas y adolescentes, así como en su crecimiento personal. Para Pablo Morente, uno de los participantes en el Foro y ex-consejero, estos testimonios demuestran cómo ser parte de un Consejo de Infancia puede cambiar las vidas de estos niños, niñas y jóvenes.

Por ejemplo, Irene, de 11 años, dijo que aunque su sueño había sido estudiar diseño ahora había decidido estudiar derecho para cambiar las desigualdades que había visto cuando era consejera. Fran, de 16 años, también dijo que se iba a dedicar a la política para cambiar las realidades que venía en su municipio. El propio Pablo iba a estudiar cine pero ha optado por derecho y ciencias políticas: eso, para él, muestra “hasta qué punto es importante un Consejo como para cambiar la dedicación de una persona o la proyección de vida de un consejero”, ya que les ha llevado a “decidir que vamos a utilizar nuestra carrera y estudios profesionales como herramienta para cambiar las desigualdades que hemos percibido como consejeros”, ha explicado.

Además, Pablo ha añadido que fue muy interesante el encuentro entre consejeros actuales y antiguos, ya que para él significa que los Consejos “empiezan a tener una trayectoria prolongada en el tiempo”. Entre los temas que más le interesaron estuvieron los de cómo acerar más los Consejos a la ciudadanía, de la importancia que estas figuras tienen en zonas rurales o de la necesidad de que los niños tengan una proyección real en ellos: “Desde que sale la idea del Consejo hasta que se materializa los niños tienen que participar también en ese proceso”, ha dicho.

Por último, dice que fue importante que en el Foro se hablara de qué pasa con los consejeros que, como él, salen de los Consejos debido a su edad: “Es una buena herramienta que los Consejos los vuelvan a integrar como asesores, o que bien las instituciones públicas den salida, mediante otras asociaciones u organizaciones juveniles, a estas personas”, dice, ya que salen con muchos conocimientos y pueden seguir participando de otras formas.

 

La infancia no acompañada

 

Otro tema que fue abordado en el Foro es el de cómo puede un gobierno local acoger a la infancia migrante no acompañada. Para Rocío Ruíz, Docente y diputada por Huelva en el Parlamento de Andalucía, “las Ciudades Amigas son necesarias para la integración de los menores extranjeros no acompañados”. Juan Molina, de la Federación Andaluza de Asociaciones de Familias de Acogida y Colaboradoras, ha dicho que para los menores no acompañados, cumplir la mayoría de edad “significa en muchas ocasiones un abandono de la administración”.

El testimonio del senegalés Moustapha Ablaye Sarr le ha dado la razón: “Cuando cumplí 18 años me dijeron entre lágrimas que debía salir del centro de acogida”, ha explicado el joven, que ahora participa en el proyecto “Emprender el vuelo”, gracias al cual, según ha dicho, “ahora tengo una familia, quiero estudiar y quiero ser cocinero o pescador”. “Necesitamos planes y espacios que eviten que los jóvenes caigan en situaciones de exclusión social”, ha dicho Ahmed Kahlifa, Viepresidente de la Asociación Marroquí para la integración de inmigrantes.

Por último, durante el encuentro se abordaron además otros temas como la Agenda Urbana 2030 y su enfoque local, y proyectos en cuanto a seguridad vial, como programa Camino Escolar Seguro o el “Pedibus”, iniciativas de colegios de Puebla Cazalla para compartir caminos saludables y seguros.

Antonio Bonilla, alcalde de Vícar, ha valorado muy positivamente las conclusiones extraídas del evento, como la generación de alianzas locales a favor de la infancia y la aplicación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en el ámbito local, y ha hecho hincapié en la importancia de la participación infantil y juvenil en la toma de las decisiones políticas que les afectan. “No se puede pasar por alto que el 25 % de la población de Vícar son niños y niñas”, ha dicho, “y por tanto es muy importante darles voz desde la acción de gobierno”.