Aunque eliminar la violencia contra la infancia es una responsabilidad de todos, los niños y niñas quieren liderar las acciones para erradicarla. En Madrid, en el II Foro sobre Violencias Urbanas, explicaron cómo lo están haciendo.

Josué y Mouna, en representación de los distritos de Tetuán y Vallecas, participan en el plenario sobre Violencia contra la Infancia durante el II Foro sobre Violencias Urbanas organizado por el Ayuntamiento de Madrid

Gobiernos locales de todo el mundo, reunidos hace dos años durante la celebración de Hábitat III, formalizaron en Quito el reto de liderar el proceso global para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En la hoja de ruta aprobada entonces, la Nueva Agenda Urbana, los alcaldes encontrarían el camino para hacer de las ciudades y los asentamientos humanos espacios inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.

“Tenemos la obligación de dirigir este proceso para que el mundo sea mejor”, aseguraba entonces la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, consciente de que, si bien los grandes problemas de nuestro tiempo se manifiestan en las ciudades, también cuentan con las mejores herramientas para solucionarlas. Las ciudades están llenas de vida, dijo Carmena, pero también de conflictos, y esos conflictos “hay que solucionarlos con la palabras, con el encuentro, con la mediación, nunca con la violencia”.

Con ese ánimo, más de 300 alcaldes participaron la semana pasada en Madrid en el II Foro Mundial sobre Violencias Urbanas y Educación para la Convivencia y la Paz. Un lugar de encuentro en el que líderes locales, organismos y redes internacionales, universidades, ONG y sociedad civil analizaron las distintas formas en que la violencia se manifiesta en los núcleos urbanos, con el objetivo de elaborar conjuntamente las estrategias para erradicarla.

Violencia contra la infancia

También los niños, niñas y adolescentes tomaron la palabra en Madrid para hablar de la violencia que más les afecta, esa de la que millones de niños viven con miedo de ser víctima, física o emocionalmente, y que cada cinco minutos se cobra la vida de un menor.

A instancia de UNICEF Comité Español en colaboración con la Dirección General de Familia e Infancia del Consistorio capitalino, cuatro chicas y chicos de los consejos de participación infantil de Madrid y Alcobendas intervinieron en un plenario sobre violencia contra la infancia. Acostumbrados a debatir en sus consejos sobre los problemas que les afectan y a trasladar las posibles soluciones a sus respectivos ayuntamientos, Arena, Josué, Julián y Mouna aportaron la visión y las propuestas de la infancia y adolescencia.

“La percepción de la violencia es diferente según las edades y deberían tenerse en cuenta todas ellas”, afirmó Arena, representante de la COPIA de Vallecas. En su distrito, les preocupa especialmente la violencia que emerge en la oscuridad: “nuestros mayores miedos son las zonas menos iluminadas, ya que son las más propensas a atracos, ataques con arma blanca y agresiones”. Otra de las formas que toma la violencia en su barrio, “las peleas entre adolescentes”, suele producirse “a la salida de los colegios e institutos”.

Vista del plenario sobre Violencia contra la Infancia

Según su opinión, estos problemas “se pueden intentar arreglar mediante campañas de concienciación entre vecinos para darles herramientas en la solución de conflictos”.
En ese sentido, desde los 20 puntos de participación infantil de Villa de Vallecas elaboran propuestas, como la iniciativa puesta en marcha para elaborar cortos, a partir de los testimonios que los integrantes de la COPIS recogen de otros niños, niñas y adolescentes del barrio, orientados a la resolución de conflictos violentos.

“En un conflicto hay que escuchar a las dos partes, no sólo a una, y ser neutral”, dijo Mouna, vicepresidenta de la Comisión de Participación Infantil de Puente de Vallecas, para quien los problemas se deben resolver hablando. Acostumbrada a tratar temas de violencia en los órganos de participación, Mouna llamó la atención sobre la ausencia de este tipo de debates en los centros educativos. En el instituto hacen falta charlas sobre prevención de la violencia, de personas que la hayan vivido y superado”, reclamó.

En representación del distrito de Tetuán, y como miembro de la comisión de buen trato en el Pleno Adolescente del Ayuntamiento de Madrid, Josué destacó la importancia de hacer campañas, reuniones y otras actividades en colegios, centros culturales para promover la igualdad y erradicar la discriminación.

En su opinión, aunque el bullying y el ciberacoso son importantes, se tocan los “temas de violencia en general y como nos tratamos los jóvenes entre nosotros”. Para Josué, los jóvenes “deberíamos concienciarnos más sobre lo que es la violencia, que es “un tema muy serio”, y “no hacer bromas” ni “vacilar con ella”.

Las soluciones, en Oviedo

Desde el Consejo de Infancia y Adolescencia de Alcobendas, Julián presentó al público que abarrotaba la sala plenaria las propuestas sobre violencia elaboradas en el Quinto Encuentro Estatal de Consejos de Participación Infantil y Adolescente. En este evento, celebrado en Oviedo, cerca de 200 consejeros provenientes de 73 municipios de España, y en representación de más de 800.000 niños, trazaron un plan para erradicar el ciberacoso, fomentar la protección o potenciar la educación como herramienta para combatir las violencias que afectan a la infancia y adolescencia.

En relación al ciberacoso, recordó Julián, el documento destaca la “importancia de enseñar a la juventud a tomar precauciones cuando compartan contenido en redes sociales, para evitar así situaciones violentas resultadas de interacciones inapropiadas en línea”. En cuanto a la protección, se aboga por penalizar “con mayor severidad los abusos a menores y garantizar que la privacidad y el bienestar de la víctima estarán protegidos en todo momento”.

En Oviedo, los niños y niñas procedentes de toda España apostaron por la educación, entendida como una “poderosa herramienta para mantener una buena convivencia en sociedad”, que “ha de ser por ello cuidada y empleada activamente para erradicar la violencia desde una edad temprana”. Asimismo, pusieron en valor diversas recomendaciones para fomentar la igualdad de género y garantizar la diversidad.

Aunque eliminar la violencia contra la infancia es una responsabilidad de todos, los niños y niñas quieren liderar las acciones para erradicarla. En Madrid, durante el II Foro sobre Violencias Urbanas, expusieron su plan.

Artículos relacionados

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter