Las ciudades piden un nuevo pacto europeo para una recuperación justa y sostenible tras la pandemia

17/05/2021 | Ciudades inclusivas, Pobreza, Política Local

Rotterdam. Fotografía: Jurriaan / Unsplash

 

  • Los líderes de 70 ciudades europeas se han reunido en la Cumbre Social de las Ciudades para debatir sobre el camino a seguir después de la pandemia de coronavirus respecto a las políticas sociales
  • “Las ciudades tienen un papel crucial: vemos los resultados de las políticas de la UE en nuestros vecindarios, en nuestras calles, y sabemos qué funciona bien y qué no”, dice el presidente del Foro de Asuntos Sociales de Eurocities y alcalde de Utrech

 

Durante esta crisis sociosanitaria, las ciudades han estado en primera línea implementando medidas de emergencia para tratar de paliar sus efectos en términos de desigualdad social y para proteger a todas las personas, incluyendo las más vulnerables. Sin embargo, es necesario hacer mucho más si queremos garantizar una recuperación igualitaria para todos y todas.

Es una de las conclusiones a las que han llegado los líderes de 70 ciudades europeas reunidos el pasado 6 de mayo en la Cumbre Social de las Ciudades, celebrada en el marco de la red Eurocities: un encuentro online en el que 130 participantes debatieron sobre el camino a seguir después de la pandemia de coronavirus respecto a las políticas sociales. Entre sus conclusiones surgió la necesidad de un nuevo pacto entre los diferentes niveles de gobierno europeos, que revertiría las preocupantes tendencias en materia de pobreza, sinhogarismo, desempleo y exclusión.

Abordar esta crisis requiere acciones audaces y un nuevo pacto para que todos los niveles de gobierno trabajen juntos hacia una recuperación justa, sostenible e inclusiva, sin dejar a nadie atrás. En el encuentro, las ciudades se han comprometido a trabajar junto con los líderes nacionales y de la UE para dar prioridad a las personas en el proceso de transición y recuperación de Europa.

 

Una crisis que intensifica la desigualdad y la pobreza infantil

 

La pandemia no solo ha afectado a nivel sanitario, sino que ha tenido otros efectos terribles: el desempleo y la pobreza están aumentando rápidamente en Europa, especialmente para los ciudadanos que ya eran más vulnerables. La situación de la infancia resulta especialmente preocupante: las tasas de pobreza infantil, que en países como España ya eran demasiado elevadas antes de la pandemia, se espera ahora que se disparen. En este contexto se enmarcan medidas de reducción de la pobreza en la infancia a nivel nacional, como las rentas mínimas, y a nivel europeo, entre las que destaca un proyecto de Garantía Infantil Europea.

Garantía Infantil Europea, nuestra oportunidad para combatir la pobreza infantil

“Estamos ante una crisis sin precedentes que profundiza las desigualdades sociales. En ninguna parte esto es más visible que en nuestras ciudades, donde la falta de vivienda está aumentando, las tasas de desempleo se disparan y nuevos grupos de personas corren el riesgo de sufrir pobreza y exclusión social”, explican desde Eurocities en el comunicado del evento.

La ciudad de Rotterdam, en Países Bajos, es un ejemplo: había logrado reducir la pobreza infantil de alrededor de uno de cada cuatro en 2008 a un objetivo de uno de cada seis en 2022, hasta que golpeó la pandemia. Ahora, la ciudad tiene la tasa de pobreza más alta del país, y un 18% de niños y niñas crecen en pobreza. “Todos los que son vulnerables son los más afectados por Covid-19”, dice Michiel Grauss, vicealcalde a cargo de la reducción de la pobreza, el apoyo a la deuda y el cuidado informal en Rotterdam, en una entrevista en el marco de la Cumbre.

Para Grauss, la pobreza infantil es un aspecto preocupante y durante la pandemia han surgido problemas como los vinculados a la educación online, la brecha digital o la situación de los jóvenes estudiantes que no cuentan con recursos económicos. “Muchos niños no pudieron completar sus estudios porque no tenían acceso al equipo adecuado”, explica, algo que su ayuntamiento intentó paliar en asociación con empresas locales, iglesias y ONG, entregando de 4.000 ordenadores portátiles y tablets y estableciendo nuevos puntos de acceso WiFi.

Grauss señala que cuando se trata de trabajar con infancia, su ciudad está «dispuesta a invertir en la competencia social y emocional de los niños y niñas, así como en la participación infantil, ampliando las oportunidades para la cultura juvenil y otras actividades extraescolares. Durante los últimos cuatro años, el número de niños y niñas que participan en actividades de cultura juvenil se ha duplicado».

Sostiene además que la inversión en la infancia debería ser fundamental también para las prioridades del pilar europeo de derechos sociales, y pone especial énfasis en “reducir el estrés y el impacto en la salud mental de los niños, niñas y las familias, apoyar los servicios públicos asequibles y trabajar juntos con las organizaciones locales como lugares de confianza».

 

El papel ‘crucial’ de las ciudades

 

“Lo que vemos en todas nuestras ciudades es una profundización de las desigualdades sociales”, reconoce Maarten van Ooijen, presidente del Foro de Asuntos Sociales de Eurocities y teniente de alcalde de Utrecht, en una entrevista para la Cumbre. Añade que los grupos que ya estaban en riesgo lo están más aún, y que las familias se enfrentan a problemas como falta de vivienda o mercados laborales inestables.

“Necesitamos a Europa más que nunca”, continúa. “Vemos que todos nos enfrentamos a los mismos problemas”.

Van Ooijen opina que para no dejar a nadie atrás es preciso invertir más en los grupos más afectados, y la lucha contra la pobreza debe tener un enfoque local: “Las ciudades tienen un papel crucial porque pueden invertir en socios locales, iniciativas locales, las personas que están en la primera línea de esta crisis”, explica. “Pero también tienen las relaciones con los gobiernos nacionales, a nivel europeo, y con las coaliciones nacionales. Las ciudades pueden ver los resultados de las políticas de la UE, lo vemos en nuestros vecindarios, en nuestras calles, y sabemos qué funciona bien y qué no”.

Además, las ciudades han cogido las riendas durante la crisis y han adoptado acciones concretas para paliarla: entre ellas, las medidas orientadas a fomentar el empleo inclusivo y la vivienda asequible y a abordar aspectos como la brecha digital, la pobreza o el sinhogarismo. “En mi opinión, la falta de vivienda es uno de los problemas más explícitos de esta crisis”, sostiene van Ooijen. En su ciudad, Utrech, se han llevado a cabo medidas en el contexto de la pandemia para acotar este grave problema: un aumento de inversiones en viviendas más asequibles, la creación de apartamentos del programa Housing First y proyectos de vivienda mixta con miras a invertir en barrios inclusivos y comunidades inclusivas, entre otras.

 

Extrayendo propuestas de la Cumbre de las Ciudades

 

Los líderes de las ciudades dicen que los objetivos sociales de la UE para 2030 deben ir acompañados de reformas e inversiones ambiciosas. El Presidente de Eurocities y alcalde de Florencia, Dario Nardella, ha compartido algunas conclusiones del encuentro:

  • Una cumbre social anual sobre el plan de acción del pilar europeo de derechos sociales, con la participación de las ciudades.
  • Una fuerte dimensión social en el Pacto Verde Europeo, para lo que se está creando una Alianza de Alcaldes para el Pacto Verde Europeo que reúne una acción local ambiciosa donde el clima, el medio ambiente y los objetivos sociales van de la mano.
  • Fortalecer la inversión social y la inversión en infraestructura social, incluida la vivienda social y asequible, como la forma de lograr una recuperación justa.

En el Comunicado «Las ciudades piden un nuevo pacto de la UE para una recuperación justa y sostenible», llaman la atención sobre el compromiso reafirmado por los líderes de las ciudades para apoyar la implementación del pilar europeo de derechos sociales, y presentan un total de 66 promesas de la ciudad a la iniciativa «Ciudades inclusivas para todos» (Inclusive Cities 4 All) de Eurocities, que hasta ahora han movilizado un total de 15.000 millones de euros en inversiones municipales para causas sociales. Todo ello con el objetivo de paliar la desigualdad que está dejando esta crisis y diseñar un futuro en el que salgamos unidos de ella.

 

Comparte

Compartir

Últimas noticias