Globalmente, la infancia y la juventud representa la mayoría de la población que se traslada del campo a la ciudad en todo el mundo, lo que significa, que la población urbana es cada vez más joven: para 2030 se espera que el 60% de los habitantes de la ciudad sean menores de 18 años.

La mayoría -cerca del 90%- de la población joven vive en países en desarrollo, principalmente en Asia y África. La juventud se sitúa al frente de este mundo en movimiento y sin embargo, muchos jóvenes en las ciudades -especialmente en los países del sur- viven hoy en asentamientos informales, que no es más que un formalismo para referirse zonas suburbiales desde las que experimentan la pobreza y la falta de oportunidades laborales, muchas veces sin agua y saneamiento o medios de transporte que les permitan conectar con otras zonas de la ciudad.

Los procesos preparatorios para el evento de Habitat III el próximo octubre han ido reuniendo las visiones de personas implicadas en el mundo urbano -también de los y las jóvenes- a nivel regional, nacional y local. La participación activa de los jóvenes añade un importante valor para que los debates sobre una agenda urbana común logren tener éxito y para que los acuerdos a los que se llegue se hagan realidad. Todo esto solo será posible si los jóvenes de todo el mundo están conectados entre sí y con los líderes globales a la hora de compartir soluciones y buenas prácticas en las ciudades en las que habitan.

Se trata, en definitiva, de lograr una máxima que lleva mucho tiempo sobre la mesa: compartir el conocimiento y la experiencia local de los jóvenes para alcanzar soluciones globales.

En febrero, cientos de jóvenes se reunían en Nairobi, Kenia, con motivo del Campus de Pensadores Urbanos, La ciudad que los jóvenes necesitan, el mundo que quieren, que sirvió para dar apoyo y voz a las iniciativas urbanas lideradas por jóvenes. “Construir ciudades que son inclusivas, seguras, residentes y sostenibles se basará, entre otros elementos, en la capacidad de la sociedad para involucrar a los jóvenes en la gobernanza urbana y en el diseño de las ciudades”, explican en el manifiesto resultante del evento. 

“La defensa de la dignidad de los jóvenes debe ser el objetivo principal del desarrollo urbano sostenible y el medio por el cual se construya la nueva agenda urbana . Por otro lado, el buen gobierno es imprescindible para que las condiciones sociales, políticas, económicas y ambientales sean propicias para el desarrollo de la vida de los jóvenes”, añaden en el mismo docuemento.

¿Cómo podrán las ciudades del futuro fomentar ambientes saludable, vibrantes económicamente e inclusivos para la infancia y la juventud? Esta fue la pregunta que se planteó en otro de los Campus Urbanos que tuvo lugar en Ginebra también a principios de año y en la que los asistentes debatieron sobre principios, prácticas y políticas que buscan mejorar el acceso al agua, los residuos y el saneamiento en los asentamientos informales en los que habitan gran parte de la población joven mundial. En el encuentro se plantearon también posibles modelos de negocio que mejoran al mismo tiempo el medio ambiente urbano, reducen los riesgos de salud pública y logran involucrar a los jóvenes en el empleo seguro y digno dentro de estos sectores.

En julio se celebró en Surabaya, Indonesia, el último Comité Preparatorio (PrepCom3) de Habitat III, una oportunidad para reunir las prioridades y los potenciales compartidos por la generación urbana del presente y del futuro. El evento Urban Youth Meeting (Reunión de Juventud Urbana) sirvió para consolidar las perspectivas de los jóvenes hacia la Nueva Agenda Urbana a través de un programa repleto de actividades y de consultas participativas. En el evento, los grupos de jóvenes participantes expresaron  su apoyo firme a las ciudades y los gobiernos locales, así como a la Iniciativa Derecho a la Ciudad.

Estos son algunos de los eventos en los que los jóvenes ha participado de cara a la elaboración de la Nueva Agenda Urbana MundiaI. Desde ONU Habitat insisten en hacer un llamamiento a los gobiernos a aceptar los jóvenes como “actores clave” en el desarrollo, trabajando con las ciudades, los gobiernos locales y el resto de actores urbanos en el logro de la Nueva Agenda Urbana y el cumplimiento de la Objetivos de Desarrollo Sostenible , especialmente en el Objetivo 11, orientado a lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter