Ignacio García Vinuesa, alcalde de Alcobendas

Alcobendas forma parte de la red de Ciudades Amigas de la Infancia desde el año 2005. ¿Recuerda por qué se interesaron en formar parte de la iniciativa?

En el año 2005 no era yo el alcalde de Alcobendas pero sí puedo decirle que nuestra ciudad ha sido siempre pionera e inquieta por impulsar modelos que nos permitieran autoevaluarnos, sacar conclusiones, compartir experiencias para seguir mejorando el servicio que damos a nuestros vecinos. Se hizo cuando gobernaba el anterior alcalde y lo continuamos cuando, en el año 2007, el Partido Popular ganó las elecciones en Alcobendas. Desde entonces, la familia y el bienestar social son el centro de nuestras políticas, siendo la infancia y la adolescencia protagonistas por la especial atención que necesitan y por el aprendizaje constante que recibimos de este sector de la población.

¿Qué impacto ha tenido la iniciativa en los niños y niñas de Alcobendas? ¿Podría dar algunos ejemplos?

Considero que es muy positivo. Aunque la participación de la infancia en la vida pública sea, en cantidad, menor de la que nos gustaría, creo que los niños y adolescentes que participan lo hacen con extraordinaria calidad. Actualmente el 5º Consejo de la Infancia y Adolescencia, por ejemplo, lo forman 32 chicos y chicas con edades entre los 11 y los 15 años, y se distingue por su carácter inclusivo. Este consejo de infancia y adolescencia está siendo muy especial y nos sentimos muy orgullosos de ellos, pues en 2017 cumpliremos 18 años de consejos de infancia en Alcobendas. En sus tres años de dedicación en el consejo han tomado parte en diversas acciones, como colaborar con UNICEF Comité Español en su estudio sobre el cambio climático e infancia, ofrecerse a dar conferencias en congresos y jornadas acerca de emprendimiento social con la infancia, impulsar los derechos y deberes frente al acoso escolar, desarrollar los derechos de la naturaleza, proponer actividades intergeneracionales o decidir qué derechos de la infancia hemos de difundir cada año en nuestra ciudad.

Una niña de nuestro Consejo ha participado como miembro infantil de los premios UNICEF Comité Español y creo que lo hizo realmente bien pues fue una gran responsabilidad.

El próximo 27 de mayo llevarán a cabo su Festival de Educación para la Paz y la Convivencia “Pazeando por el mundo”, pues quieren lanzar el mensaje de que “muchas manos impulsan la paz”.

Para mí es un privilegio poder contar con sus opiniones y sus ideas; son una guía esencial para todos los que nos esforzamos por mejorar la calidad de vida, no solo de los niños, sino de todos.

¿Y en los habitantes de Alcobendas y en el municipio en general?

Creo que Alcobendas es una Ciudad Amiga de la Infancia no por el título, sino por la capacidad de todos sus vecinos de priorizar todo lo relacionado con la infancia. Cualquier acción o servicio destinado a la infancia apreciamos que es más valorada por una gran mayoría. E interiormente, en el Ayuntamiento, no hay un solo servicio que no realice actividades u ofrezca servicios vinculados a la infancia.

Casi 200 personas acudieron al segundo Plenario Infantil aportando sus ideas para que Alcobendas siga siendo una Ciudad Amiga de la Infancia. Eso nos hace pensar que, poco a poco, vamos creciendo en concienciación e impulso.

 

¿Qué logros destacaría en estos más de 10 años como ciudad CAI?

Sin duda el aumento de la participación de los niños en la vida pública de Alcobendas. Aquí tienen voz, y casi voto, porque sus decisiones, que ellos mismos discuten y aprenden a resolver y plantear, nos llegan al gobierno para su puesta en marcha. Obviamente no todas son posibles pero es importante saber cuáles son sus prioridades y no las nuestras. Siempre, por ejemplo, hablan de que el bienestar sea una seña de identidad de Alcobendas. Eso nos estimula, pues nos damos cuenta de que hay prioridades compartidas pese a la diferencia de edad y también aprendemos a mirar el mundo con sus ojos.

El Consejo de Infancia y Adolescencia es reconocido como comisión sectorial en nuestro reglamento de participación ciudadana, un reglamento en el que los niños participaron en su fase consultiva de elaboración.

Y la infancia y la adolescencia de Alcobendas participan también en los clubes, en el programa Aventurarte, en los proyectos sociales de La Pecera, en las carreras y competiciones de atletismo de la ciudad, en las actividades culturales en su teatro, en las exposiciones, en el Parque de Educación Vial de la ciudad, en el programa aire libre en familia o en el aula de educación ambiental, en las recogidas de juguetes o de alimentos.

Muchas veces el compromiso de los niños es mucho mayor que los cauces que tienen para desarrollarlo, pero ese es nuestro reto y en ello seguimos trabajando.

El Programa Ciudades Amigas de la Infancia requiere que la ciudad cuente con una Política Local de Infancia. ¿Cómo elaboraron la suya y cómo ha ido evolucionando a lo largo de estos años?

En Alcobendas la infancia está en nuestra agenda política y también en las agendas de deportes, de cultura, de bienestar social, de la Policía Local, de los servicios de Educación, del medio ambiente, de nuestros medios de comunicación y redes sociales…. Ser Ciudad Amiga de la Infancia ha implicado a todo el personal municipal y a su clase política en el desarrollo de políticas por y para la infancia y, lo más importante, con la infancia. Creo que ahora la infancia, sus derechos y sus inquietudes son mucho más visibles que hace 10 años.

Y tenemos una guía estratégica fundamental que es el “Plan Diseña Alcobendas 2020”, que recoge, desde diversos ámbitos, proyectos y acciones dirigidas a todos los ciudadanos, incluidos los niños y los adolescentes. Todas estas acciones conforman nuestra estrategia para proteger y promover sus derechos.

¿Qué visión tiene, como Alcalde, del Consejo de Participación Infantil y Adolescente de su municipio?

La mejor. Estoy seguro de que es uno de los mejores consejos de España. Uno de los primeros videos que yo grabé fue precisamente para presentar el Consejo de Infancia de la ciudad. Siempre que asisto les digo que en mí no hay más que un vecino más, que es el alcalde, que quiere hablar con ellos y conocer sus inquietudes. Porque una ciudad que escucha a su infancia es una ciudad que quiere a su infancia. Por cierto, ahora los videos los hacen ellos solos, sin mí (sonríe).

¿Considera que el proceso de participación contribuye positivamente a la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos de su ciudad? ¿De qué manera?

Siempre he defendido que escuchar a los vecinos es, además de un privilegio, una garantía de que tus decisiones son avaladas por sus verdaderos protagonistas. Lo que no me gusta tanto es encorsetar la participación en largos y costosos procesos. Para mí, participar es escribirme a mi Facebook y contarme que algo no va bien o que se ha tenido una idea; es tener iniciativas y llevarlas al Ayuntamiento para recabar el empuje y hacerlas prosperar; es participar en nuestra App Alcobendas Actúa para mejorar las vías públicas; o en el sistema de sugerencias y reclamaciones; o venir al pleno a compartir una inquietud, o contármela en la calle un día que nos vemos o en el ayuntamiento porque ha querido una reunión; o escribir una carta a la revista municipal…

Cualquier persona que se acerca a su alcalde o a su ayuntamiento para mí está ya participando en hacer mejor la ciudad. Y los niños siempre aportan ideas nuevas que, además, por lo que más sorprenden es porque no opinan solo sobre temas de ellos sino de toda la ciudad. A veces me gustaría lograr que interiorizaran que estoy a su disposición, dentro o fuera del consejo. Tengo muchas actividades con la infancia a lo largo del año y debo reconocer que son de mis favoritas.

A lo largo de sus tres mandatos al frente de Alcobendas ¿se ha encontrado con un niño o niña que le haya impresionado positivamente?

De la mayoría de ellos tengo un excelente recuerdo. Uno de los días más felices de mi agenda siempre es el día que voy a verles y ellos se presentan uno a uno y explican por qué querían ser consejeros de infancia. Ellos son la voz de los niños y adolescentes de la ciudad. Recuerdo siempre el afecto y la cercanía con la que me tratan. Los niños no mienten; si no les gustas, lo notas. Y yo la verdad es que siempre me he sentido muy cómodo con ellos. Su nivel de compromiso social es elevado.

Este año tendré que despedirme de estos comprometidos consejeros de infancia y adolescencia, pues están tres años en el consejo y luego se procede a una renovación para dar la oportunidad a otros niños. Pronto llegarán otros nuevos y, con ellos, nuevas ilusiones y retos. Y a los que se van, siempre les recordaremos como impulsores del bienestar en nuestra ciudad.

Como alcalde de un municipio veterano en la red CAI, reconocido con la categoría de Excelencia, ¿qué le diría a un alcalde que tenga dudas sobre la conveniencia de embarcar a su municipio en esta iniciativa?

Que no lo dude. Que es una guía, un impulso, un recordatorio constante, una inspiración… y, sobre todo, un paso adelante por la infancia de nuestras ciudades. Una ciudad inteligente y comprometida con la sostenibilidad y el Estado del bienestar ha de incluir a la infancia en su agenda local, pues se trata de que los nuevos ciudadanos que se incorporan tengan las mismas oportunidades de desarrollarse plenamente que el resto de los vecinos. Sólo de esa manera podremos garantizar modelos de ciudades sostenibles y perdurables.

Constitución del Consejo de Infancia de Alcobendas

Una versión similar de esta entrevista ha sido publicada en el número 345 de la revista Concejo, de la Federación Navarra de Municipios y Concejos, que incluye un monográfico sobre el Programa Ciudades Amigas de la Infancia

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter