Los niños de un pueblo italiano proponen un examen de infancia para los candidatos a las Elecciones Municipales

19/05/2016 | Participación Infantil, Política Local, Urbanismo

Se acercan elecciones de nuevo, lo sabemos. Una nueva cita electoral a la que no están convocados los más de 8.300.000 niños y niñas que viven en España.

En Cerdeña, Italia, donde en cada proceso electoral sucede lo mismo -los menores de edad, tampoco pueden votar- el colectivo TaMaLaCà (del que ya hemos hablado antes) junto con los niños y niñas miembros del proyecto Fronte di Liberazione dei Pizzinni Pizzoni, decidieron hacer algo para dejar de ser invisibles en tiempo de votos.

Después de analizar los principales programas políticos presentados durante las elecciones locales de 2014 en Sassari, el grupo llegó a la conclusión de que las necesidades de los niños y las niñas no estaban siendo representadas.

Para cambiar esta muestra de indiferencia por parte de la clase política, organizaron unas elecciones paralelas, muy similares a las oficiales pero elaboradas por los propios niños y para los niños. En estos comicios especiales, serían ellos los encargados de elegir cuáles eran los candidatos que mejor representaban a la infancia.

Las palabras y promesas no serían suficientes. Los candidatos tenían que superar una serie de tareas para demostrar su “niño interior”. En el proceso, que duró varias semanas, participó gran parte de la población de Sassari.

Las tareas propuestas se desarrollaron siempre en público, con un espíritu lúdico, entretenido e inclusivo. Estos son algunos ejemplos incluidos en las pruebas que tenían que superar los candidatos:

  • Saca una foto de un lugar de tu infancia que haya cambiado para peor y explica por qué;
  • deja una planta en un espacio urbano que creas que la necesita;
  • date una vuelta en un vehículo con ruedas (excluidos los coches y las motos);
  • haz una excursión nocturna, de principio a fin, en transporte público;
  • para a un grupo de viandantes e invítales a participar en un juego de calle;

Con todas las tareas presentadas, solo un pequeño grupo de candidatos aceptaron el reto, aprobaron el examen de infancia y ganaron la posibilidad de convertirse en candidatos infantiles. Los políticos seleccionados firmaron un contrato como candidatos oficiales del Fronte di Liberazione dei Pizzinni Pizzoni.

Los resultados de las elecciones fueron una sorpresa inesperada: los votantes de la localidad demostraron el reconocimiento del reto planteado por los niños eligiendo a seis candidatos propuestos por la iniciativa entre los que se incluían el Alcalde y cinco Concejales.

Como respuesta al éxito de la iniciativa, todo el municipio aceptó adoptar el contrato con los niños del Fronte di Liberazione dei Pizzinni Pizzoni.

Con procesos como este, los niños y niñas aprenden, a partir de la experiencia, que ser representados en el Gobierno no es suficiente. Como ciudadanos y ciudadanas, para cada uno de sus derechos los niños entienden que existe una responsabilidad civil. Y que ellos también representan una parte activa en la gestión de su localidad.

Comparte esta noticia:

Últimas noticias