Suenan voces de niños en el Congreso: se crea la primera Comisión permanente de Infancia y Adolescencia

17/03/2016 | Derechos de la Infancia

El pasado martes sonaban voces de niños en el Congreso. Quizás no todos podían escucharlas, pero allí estaban, representadas, las voces de los más de 8 millones de niños y niñas que viven en España. Y lo mejor de todo: no van a dejar de sonar.

Sin ningún precedente en la historia parlamentaria de nuestro país, el martes el Congreso aprobaba en pleno la constitución de una “Comisión permanente no legislativa de la Infancia y la Adolescencia” a propuesta del grupo parlamentario Podemos.

Las voces de los niños quedaban así grabadas permanentemente en la Cámara Baja. Respondemos aquí a algunas preguntas sobre este gran paso en la defensa de los derechos de la infancia en España.

¿Significa esto que antes no se hablaba de infancia en el Congreso?

No, en el Congreso siempre se han discutido temas sobre infancia y adolescencia pero siempre de manera puntual y sin que existiera un espacio de debate continuo sobre la supremacía del interés superior del niño. Hasta la pasada legislatura, todos los asuntos relacionados con la infancia se estudiaban en la Comisión parlamentaria de Sanidad y Servicios Sociales; el hecho de crear una comisión específica supone un gran avance cualitativo, cuantitativo y simbólico.

¿Qué puede cambiar con la creación de una Comisión de Infancia y Adolescencia?

Aunque en sí la Comisión no puede aprobar leyes (es no legislativa), el hecho de que exista un espacio asignado en la Cámara asegura que los derechos de los niños tendrán una mayor presencia en la agenda política del país así como la posibilidad de blindar presupuestos específicos dirigidos a la infancia.

¿Cómo se ha podido llegar hasta aquí?

Con mucho esfuerzo y un gran recorrido por parte de las organizaciones de defensa de los derechos de la infancia. Aunque Podemos presentaba la iniciativa en la Mesa del Congreso el pasado mes de enero, la mayoría de las propuestas incluidas forman parte de las reivindicaciones defendidas durante muchos años por organizaciones como UNICEF Comité Español o la Plataforma de Infancia, entre otros.

“Muchas de las intervenciones incluían algunas de las líneas argumentales del III informe sobre la Infancia en España publicado por UNICEF en 2014: pobreza, educación, demografía, inversión en infancia o la necesidad de avanzar hacia un Pacto de Estado por la Infancia”, explicaba Gabriel González-Bueno, especialista en políticas de infancia en UNICEF Comité Español.

¿Cómo ha sido la acogida de la Comisión en el Congreso?

El apoyo de los partidos ha sido casi unánime con 333 votos a favor y 6 abstenciones. Las intervenciones, con grupos tan variados como Podemos, PP, PSOE o ERC, incluían frases paradigmáticas como “los niños son de todos”, “solo avanzar en la lucha contra la pobreza infantil merecería la pena esta legislatura” o “a los niños les afectan todas las políticas y todas la leyes que se hacen aquí”. La mayoría mencionaron la necesidad de visibilizar los derechos de los niños y niñas en el trabajo legislativo y de control al Gobierno.

Por su parte, desde el PNV, María Pilar Ardanza ha argumentado la abstención de su grupo en la votación en que, a pesar de que «nada tiene que objetar» sobre la creación de la comisión, sí ha recalcado que tiene «serias dudas» en las funciones propuestas y en su alcance.

Otra pequeña victoria también en el Senado

Mientras todo esto ocurría en el Congreso, el Pleno del Senado aprobaba también la creación de una ‘Comisión Permanente no Legislativa de Derechos de la Familia, la Infancia y la Adolescencia’. De las cuatro propuestas presentadas con este mismo objetivo, solo salió adelante la promovida por el PP, que ha contado con los votos de PP y UPN (141), 6 en contra (5 del Grupo Mixto y uno de Podemos), y 108 abstenciones.

¿Cuál es el reto ahora?

El principal reto sigue siendo el camino. La creación de este espacio supone un gran impulso y el inicio de una nueva andadura, dotada de presencia permanente, pero lo más importante ahora es hacer operativa la Comisión y decidir las temáticas que abordará y que tienen que coincidir con los principales problemas que afectan a los niños en este país: la pobreza, la educación, la violencia y su protección.

Prioridades que no deben olvidar nunca el resto de derechos incluidos en la Convención y con el foco puesto siempre en el interés superior de la infancia en cualquier lugar, bajo cualquier circunstancia.

Comparte este artículo

Últimas noticias