Acto de entrega de los Reconocimientos Ciudades Amigas de la Infancia 2018

Cerca de 200 gobiernos locales reciben en Oviedo los reconocimientos Ciudades Amigas de la Infancia 2018 @UNICEF/2018/PensarConsulting

Los científicos sitúan el 16 de julio de 1945, fecha de la detonación de la primera bomba atómica, como el nacimiento del fenómeno denominado “La gran aceleración”, una nueva época en la escala de los tiempos geológicos marcada por el impacto de la humanidad en el ámbito planetario que recibe el nombre de Antropoceno.

El 27 de noviembre de 2018, la entrega de los reconocimientos Ciudades Amigas de la Infancia a casi 200 municipios en Oviedo bien podría suponer el principio de una nueva época en el ámbito de las políticas de infancia. Una época marcada por la aceleración en la implantación del programa, que crece de 170 a 274 gobiernos locales en todo el territorio español. Un día que será recordado por ser el primero en que más de un 41% de los niños y niñas en España (más de tres millones) vivirá oficialmente en localidades donde los gobiernos locales se comprometen, dentro de su gestión, a poner los derechos la infancia en el centro de su actividad pública.

Ana y Nerea @UNICEF/2018/PensarConsulting

“Hoy es un día muy importante porque se reconocen cosas muy pero que muy interesantes que a veces no se ven y que creemos que es esencial visibilizar: las políticas de infancia”, han señalado Ana y Nerea. Pertenecientes al grupo de participación adolescente de La Corredoría, estas dos chicas de 14 años ya participaron seis meses atrás, en la misma ciudad y junto a más de 200 compañeros y compañeras, en la elaboración del Manifiesto de Oviedo. En este documento, construido con “palabras de hormigón, no de porcelana”, los jóvenes revindicaban la necesidad de que sus propuestas y opiniones fueran atendidas y, en la medida de lo posible, implementadas por los ayuntamientos.

“Para nosotras, la participación es imprescindible para poder mejorar este mundo. Por esto estamos aquí hoy, porque participar implica crear, generar, producir cambios, hacer propuestas, ofrecer ideas, y sentimos mucho orgullo por todos los niños, niñas y adolescentes que con sus acciones y reflexiones aportan todo lo que está en sus manos para que los espacios públicos sean lugares de disfrute, encuentro y participación”, han añadido las chicas.

Capital de los derechos de infancia

En la ceremonia de entrega de los VIII Reconocimientos Ciudades Amigas de la Infancia, celebrada en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Oviedo ante un aforo de 500 personas, se ha premiado por primera vez a 114 gobiernos locales, otros 80 han renovado su compromiso por la infancia y 25 proyectos han recibido el reconocimiento de Buenas Prácticas en Derechos de Infancia y Política Municipal.

En presencia de los representantes de las entidades aliadas de la iniciativa —el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), el Instituto Universitario de Necesidades y Derechos de la Infancia y la Adolescencia (IUNDIA), y UNICEF Comité Español—, más de 200 gobiernos locales han visto recompensado el esfuerzo realizado para situar las políticas de infancia en el centro de su gestión.

La entrega de estos reconocimientos es la culminación de un largo proceso de preparación, que en algunos casos se prolonga durante años, poniendo en valor el “compromiso político con la infancia a medio y largo plazo y el camino de transformación real emprendido por y con los niños y niñas”, en palabras del presidente de UNICEF Comité Español, Gustavo Suárez Pertierra.

Pero no es el final del camino. Los premiados inician ahora un periodo de cuatro años que les compromete a llevar a cabo las acciones, dotadas de recursos, previstas en sus planes locales de infancia y a escuchar las opiniones de los niños y niñas que conforman sus consejos locales de participación infantil y adolescente en todos los temas que les afectan. Las políticas de infancia representan “un ejemplo de transversalidad en la gestión municipal. Nuestros niños y niñas deben estar presentes no solo en el área social, sino también en las iniciativas de participación, por supuesto en la programación cultural y además en todo lo referente a la igualdad de género y las acciones destinadas a lograr un municipio más sostenible”, ha explicado el alcalde de Oviedo, Wenceslao López, anfitrión de un evento que consolida este año a la ciudad asturiana como capital de los derechos de infancia.

Oviedo 2018 tampoco es un paso más. Con un incremento de más del 60% en el número de miembros, la red de Ciudades Amigas de la Infancia bien podría estar ante un punto de inflexión en un camino que aspira a llegar a toda la geografía política española.

“La implementación de la Convención sobre los Derechos del Niño es un deber de todas las administraciones del Estado y por ello nuestra aspiración y vocación es que todos los municipios de este país apuesten por cumplirla”, ha señalado Suárez Pertierra. Ese momento está hoy un poco más cerca. Con permiso del Antropoceno.

RECURSOS

Artículos relacionados

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter