La pobreza infantil en España: un mal que no vemos pero existe

Familia / Imagen de dominio público (CC0 1.0)

Familia / Imagen de dominio público (CC0 1.0)

  • El relator de la ONU Philip Alston señala que España tiene una de las tasas de pobreza infantil más altas de Europa a pesar de ser la cuarta economía de la región.
  • Repasamos los datos recientes que demuestran que la pobreza infantil en España es una realidad.
  • España es uno de los países con menos gasto en protección social a los niños y sus familias, denuncia UNICEF, que pide un pacto de Estado para acabar con esta lacra. 

 

Philip Alston había visitado España como turista, pero en su última visita conoció otra cara muy distinta del país. El Relator Especial de la ONU sobre extrema pobreza y derechos humanos, tras varias semanas de estancia, señaló con preocupación que España tiene una de las tasas de pobreza infantil más altas de Europa, y que esta realidad no se corresponde con el hecho de que sea la cuarta economía de la Unión Europea. 

Según Alston, existe otra España que muchos españoles no reconocerían, conformada por barrios con condiciones peores que campamentos de refugiados, vecindarios de pobreza concentrada “donde las familias crían niños con una grave escasez de servicios estatales”, así como personas empobrecidas durante la crisis “que tienen que elegir entre poner comida sobre la mesa o calentar una casa, y que afrontan la posibilidad de ser desalojadas, incapaces de encontrar una vivienda asequible”, explicó en la rueda de prensa ofreció el 7 de febrero. 

Actualmente, uno de cada tres niños o niñas en España está en riesgo de pobreza o exclusión social. “Conocí a una madre soltera viuda en Andalucía que solo puede encontrar 18 horas de trabajo a la semana, no suficiente para mantener a sus hijos; un hombre en Bilbao del que abusaron cuando era niño y posteriormente sin hogar a quien se le negó la asistencia social porque no pudo obtener el empadronamiento; y una mujer en las afueras de Madrid criando niños en un área considerada peligrosa para la salud humana, en medio del olor de incineradoras de desechos cercanos y en una casa en riesgo de derrumbarse”, ha relatado.

Algunos datos sobre pobreza infantil en España, 2018. Fuente: la web http://www.infanciaendatos.es/

 

La España que no vemos

 

A esa narrativa la acompañan cifras. España es el cuarto país con más desigualdad infantil de toda la Unión Europea, solo por delante de Rumanía, Bulgaria y Grecia, como recoge el informe Equidad para los niños. El caso de españa de UNICEF. Por otro lado, el reciente de Save The Children, Familias en Riesgo, señala que entre los perfiles de las familias con niños o niñas en riesgo de exclusión en España se encuentran las familias con abuelos, los hogares con adultos de origen migrante, las madres solteras en situación de pobreza o las familias precarias en grandes ciudades, por lo que la entidad propone que las medidas políticas y económicas destinadas a paliar la pobreza infantil tengan como prioridad a estos colectivos. 

Datos sobre pobreza infantil en España atendiendo a la nacionalidad de los padres. Fuente: http://www.infanciaendatos.es/datos/graficos.htm?sector=bienestar-material

Algunos datos sobre pobreza infantil en España, 2018. Fuente: la web http://www.infanciaendatos.es/

Otras organizaciones llevan años poniendo el foco en la pobreza en la infancia, el colectivo más vulnerable. La Encuesta de Condiciones de Vida 2018, publicada por el Instituto Nacional de Estadística en junio de 2019, pone de manifiesto que el 29,5% de los niños y niñas se encontraba en riesgo de pobreza o exclusión social en España. Un poco antes, en el año 2017, la Red Europea de Lucha contra la Pobreza (EAPN) también sacó los colores a España señalando que el 31,3% de los niños y niñas estaban en riesgo de pobreza o exclusión social: entre los menores de 18 años españoles, el 28,3% vivía en riesgo de pobreza, el 10,8% vivía en pobreza severa, el 9,8% residía en hogares con baja intensidad de empleo y el 6,5% sufría privación material severa.

 

Crisis económica, desempleo, salarios bajos y vivienda

 

Numerosas organizaciones señalan que para poner en contexto la pobreza infantil en España hay que hablar sobre las heridas de la crisis económica que comenzó en el 2008. La Gran Recesión hizo que la pobreza aumentara en el país cuatro veces más de lo que se ha reducido con la recuperación económica, según el informe de Oxfam de 2019 sobre la inmovilidad social y la pobreza realizado en el país mediterráneo, y que una de cada seis familias españolas de clase media se empobreció durante ese periodo. 

El desempleo es la piedra angular de la pérdida adquisitiva de las familias en un país en el que la tasa de paro (del 13,78% en el cuarto trimestre de 2019) está por encima del doble de la que presenta la media de la Unión Europea. Por otro lado, el nivel salarial en España sigue siendo un problema: mientras que el salario mínimo en España es de 950€ y el salario más común de 1.457 euros al mes de acuerdo a la última Encuesta de Estructura Salarial del INE, el coste mínimo para poder criar a un niño o niña en condiciones dignas oscila entre los 480€ y 590€ al mes, según Save The Children.

En cuanto a la vivienda, Alston señaló que las políticas de construcción de vivienda social y los planes de promoción público-privados en España no son suficientes, y aconsejó al Gobierno que tome medidas para la limitación de alquileres similares a las que han implementado ciudades como Berlín o París. “La discusión sobre el control de los alquileres es controvertida pero es una clave”, ha recalcado el relator de la ONU. “La vivienda de bajo coste es casi inexistente y el sistema para brindar asistencia social está roto y hace que las familias acaudaladas se beneficien más de las transferencias de efectivo que las familias pobres”.

 

La pobreza en España: una decisión política

 

La paradoja para Alston es que todas esas familias están sufriendo estas situaciones de pobreza a pesar de que España está prosperando económicamente y mientras que los grandes beneficiados son los ricos y las grandes empresas. “Los niveles de pobreza en España reflejan una decisión política, y esa decisión se ha tomado durante la última década”, añadió el relator, resaltando que entre 2007 y 2017 los ingresos del 1% más rico crecieron un 24%, mientras que los del 90% más bajo subieron menos de un 2%. “Los gobiernos pueden, si lo desean, optar por superarla”. 

El informe de UNICEF señala que a pesar de que más de un tercio de los niños españoles vive en riesgo de pobreza o exclusión social, España dedica apenas un 0,5% del PIB a las prestaciones para familias e infancia, el porcentaje màs bajo de toda la UE. Pero, además, es uno de los países con menos gasto en protección social a los niños y sus familias: el 1,4% del PIB, frente al 2,3% de la media comunitaria.

Por eso, UNICEF ha pedido que se alcance un Pacto de Estado por la Infancia que tenga en cuenta propuestas incluidas en su informe: una prestación por hijo de 1.200 euros anuales, becas escolares, la garantía del acceso universal a la salud, la creación de un barómetro de la infancia o la mejora de los indicadores y el seguimiento público de la desigualdad, poniendo el foco en la infancia.