El Consello Local de Infancia e Adolescencia (CLIA) del ayuntamiento de Teo, tras detectar situaciones de riesgo a las que se exponen a diario los niños y niñas, exige esfuerzos para hacer efectiva la seguridad vial en su municipio. Con ese objetivo se ha diseñado y puesto en marcha la campaña de seguridad vial O podio da seguridade viaria é o noso maior reto (El podio de la seguridad vial es nuestro mayor reto), compuesta por ocho anuncios de un minuto de duración protagonizados por propios los niños y niñas, que también escribieron los guiones.

A los niños y niñas de Teo, municipio coruñés situado a 15 kilómetros de la capital de Galicia, les preocupa el exceso de velocidad de los vehículos que circulan a diario por la localidad. Hartos de practicar deportes de riesgo como el salto a la cuneta,  así se lo hicieron saber a los representantes municipales y miembros de la comunidad educativa en la primera reunión del flamante Consello Local de Infancia e Adolescencia (CLIA), constituido por el ayuntamiento como parte del plan municipal de participación infantil que se desarrolla bajo el paraguas del programa Ciudades Amigas de la Infancia.

Al Concello de Teo pertenecen trece parroquias con una población total de aproximadamente 18.500 personas, cuya evolución demográfica se caracteriza por el movimiento desde las zonas rurales hacia los núcleos urbanos. Esta diversidad está muy presente en la zona e implica el uso intensivo de medios de transporte, tanto públicos como privados, para mantener una comunicación todavía muy fluida entre el campo y la ciudad.

Por eso, cuando el pasado mes de febrero se puso en marcha el CLIA, la propuesta para mejorar la seguridad vial triunfó sobre todas las demás. La preocupación de los niños frente a situaciones a las que se exponen a diario en la vía pública, manifestada en las sesiones preparatorias, motivó la creación de la campaña O podio da seguridade viaria é o noso maior reto.

Niños y niñas del Consello Local da Infancia e Adolescencia de Teo

Representantes del CLIA de Teo, entre los que están Jesús y Clara, indicaron a los técnicos municipales y responsables políticos de su localidad que “hay motos que derrapan y molestan al vecindario”. Entre los múltiples riesgos que experimentan en las zonas de tránsito y donde residen, también detectaron que, en los lugares donde se colocaron badenes hay motoristas que se los saltan, conductores y conductoras que rebasan los semáforos en naranja y en rojo, coches que “van a toda pastilla” en las rotondas y otros muchos ejemplos a los que tienen que enfrentarse a diario.

A raíz de este análisis y de la exigencia por parte del CLIA para implantar los mecanismos necesarios para la reducción de los riesgos, el ayuntamiento de Teo aprobó en pleno por unanimidad la ejecución de la iniciativa, apostando por que los líderes de la misma fuesen los niños, niñas y adolescentes del municipio. El compromiso del equipo de gobierno se materializó derivando una partida presupuestaria para el desarrollo de la campaña, y además se colocarán badenes reductores de velocidad en las zonas de mayor riesgo y se rendirán cuentas a los responsables de la campaña sobre las actuaciones y compromisos políticos que se implanten.

Los artífices de esta iniciativa, apoyados durante todo el proceso por una técnica municipal, presentaron el pasado 15 de junio los primeros productos de la campaña. Con la colaboración de una productora audiovisual, se realizaron 8 spots de un minuto de duración escritos y protagonizados por los niños y niñas. Los vecinos y vecinas del municipio también participaron en las grabaciones tras asistir a los castings convocados por los protagonistas.

Además de los vídeos, se han elaborado diferentes productos de merchandising (pegatinas, camisetas, carteles…) que se están distribuyendo entre los negocios, personas voluntarias, familias, centros escolares y otras ubicaciones de la localidad con la misión de concienciar y solicitar al entorno comunitario su colaboración e implicación en la campaña. Tras este primer paso, el próximo curso escolar se impulsarán nuevas actividades con la participación de todos los centros educativos de la zona.

Con iniciativas como esta, los niños y las niñas de Teo quieren dejar constancia de que la seguridad vial es una responsabilidad compartida que implica poner en marcha los mecanismos necesarios para el cambio de actitudes, todo ello con la finalidad de ejercer el derecho a vivir en un entorno más humano y más seguro para todas las personas.

Artículos relacionados

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter