A partir de una propuesta del Consejo Municipal de Infancia y Adolescencia, ayuntamiento, oposición, emprendedores y deportistas se han unido a los niños y niñas de Laviana en un proyecto pionero para impulsar el ciclismo todo terreno poniendo en valor la singularidad paisajística del concejo

Además de explorar tierras desconocidas, un pionero también es aquel que da los primeros pasos en alguna actividad humana. Y en Asturias, la región española con mayor implantación del programa Ciudades Amigas de la Infancia, las primeras pisadas en el campo de la participación infantil han llevado muchas veces la huella del concejo de Laviana.

Por ejemplo, la creación en 2007 del primer Consejo Municipal de Infancia y Adolescencia de Asturias, un órgano pionero cuya labor ha sido reconocida —con el premio José Lorca a la Promoción y Defensa de los Derechos de la Infancia—por hacer “real el derecho de los niños y adolescentes a participar en la vida en comunidad, demostrando que son capaces de involucrarse de forma creativa en la satisfacción de sus necesidades».

Una década después de recibir esa distinción, los niños, niñas y adolescentes de Laviana han puesto su compromiso y creatividad al servicio de la comunidad con una propuesta pionera en la cuenca del Nalón: construir diversas infraestructuras para fomentar la práctica del ciclismo todo terreno (BTT). Recogida con entusiasmo por el Ayuntamiento, la idea surgida en el órgano municipal de participación infantil se ha convertido en un proyecto absolutamente innovador que aspira a mejorar la calidad de vida de los habitantes poniendo en valor los recursos turísticos y paisajísticos del municipio.

Máximo consenso

Todo empieza en el pleno de la Infancia y la Adolescencia celebrado en noviembre del año pasado, cuando los jóvenes trasladaron al alcalde la “necesidad de tener un espacio para la práctica del ciclismo”, incluyendo la creación de un pumptrack (circuito para deportes de inercia) en el que poder entrenar y divertirse.

La propuesta tuvo una acogida extraordinaria en el consistorio, que decidió sumar al proyecto a todos los actores interesados: equipo de gobierno, grupos de la oposición, empresarios del sector, deportistas y, por supuesto, a los miembros del Consejo de Infancia y Adolescencia. Consenso total.

Para fomentar la práctica del BTT (ciclismo todo terreno), el proyecto contempla dos fases de actuación. La primera, parcialmente completada, consiste en la creación de dos pumptrack, uno de ellos infantil y el otro para ciclistas especializados y adultos. Desde mediados de agosto, los más pequeños ya disfrutan de su recorrido, para cuya construcción el ayuntamiento ha destinado una partida de 35.000 euros.

 

A fin de poner en marcha la segunda fase, que permitirá crear toda una red de caminos destinados a la práctica del BTT, además del circuito destinado al público adulto, el consistorio ha solicitado cerca de 100.000 euros del Fondo Europeo de Desarrollo Rural. El proyecto se completa con la creación de un Centro BTT que concentrará toda la actividad ligada al ciclismo de montaña en el municipio.

Participación infantil y planeamiento urbanístico

En todo este proceso, los niños y niñas de Laviana han jugado un papel absolutamente protagónico. Además de aportar la idea original, han participado en las reuniones para darle forma y ejecutarla, compartiendo mesa de trabajo con el alcalde, grupos políticos, asociaciones y representantes del mundo de la bici. “No había nada en Laviana de este tipo, y al final los compañeros no sólo han dado la idea, sino que hemos participado en el proceso”, señalaba Pedro García, representante del Consejo de Infancia y Adolescencia.

El proyecto ciclista de Laviana constituye, por otro lado, una prueba fehaciente de los beneficios derivados de implicar a la infancia y adolescencia en el planeamiento urbanístico. Si planificar una ciudad significa mejorar los espacios urbanos colocando las cosas correctas en el lugar apropiado, el municipio asturiano parece haber dado con la fórmula: no sólo escuchar a los niños y jóvenes sino hacerles partícipes y corresponsables de la puesta en marcha de sus propuestas.

El resultado es una iniciativa innovadora, sostenible, transformadora, saludable y divertida que incide positivamente no sólo en el colectivo infantil y juvenil sino en toda la comunidad. De todo ello podría deducirse que estamos ante una nueva piedra de toque de la participación infantil.

 

Artículos relacionados

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter