Ser joven hoy en el mundo, un presente lleno de retos

12/08/2016 | Derechos de la Infancia, Participación Infantil, Política Estatal

El último informe sobre participación cívica de la juventud mundial (World Youth Report on Youth Civic Engagement) lo deja claro: la responsabilidad para encontrar soluciones a los problemas que afectan a la población joven recae en los Gobiernos.

Hoy se celebra el Día Mundial de la Juventud y hemos querido recoger la conclusión a la que llega este informe que entre otras cosas habla de los principales problemas a los que se enfrentan la juventud en el mundo: altas tasas de desempleo, escasa representación en los procesos políticos y exclusión social.

El informe, elaborado por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU, explica los niveles de participación de los jóvenes en la vida política y económica así como su participación en la comunidad de la que forman parte. Su publicación pretende servir como herramienta para impulsar el debate político entre la juventud y los Gobiernos.

A nivel de participación en la economía, el informe apunta que la falta de trabajo afecta a mas de 73 millones de jóvenes en todo el mundo, con una tasa de desempleo que supera el 50% en muchos países en vías de desarrollo. En España, la tasa de paro juvenil se sitúa está en torno al 46%. En países de bajos y medios ingresos, el subempleo en el sector informal es considerado el reto principal en lo que a empleo juvenil se refiere.

Además, otros factores como las deficiencias en habilidades y educación, la falta de apoyo al emprendimiento y el grave retroceso en derechos laborales están afectado negativamente en la participación de la juventud en la economía mundial.

La precariedad como norma

El informe alerta de que ha aumentado número de empresas y organizaciones que ofrecen “becas” o “prácticas” a los recién licenciados que en realidad representan trabajos a tiempo completo sin remunerar. En muchos casos, las becas no están necesariamente relacionadas con los estudios de los y las jóvenes becados y no hacen más que sustituir el empleo de trabajadores asalariados. “No es poco común para la gente joven enganchar consecutivamente becas en un esfuerzo por ir haciendo carrera”, apunta el informe. “Lejos de preparar a la gente joven para la vida económica, las becas sin remunerar tienen el potencial de dejar a esos jóvenes en un posición económicamente más vulnerable de la que hubieran tenido sin ellas”.

Frente a esta situación, muchos jóvenes están reclamando políticas y regulaciones más fuertes que permitan establecer sistemas de prácticas y becas de mayor calidad que eviten lo que hoy en día puede considerarse explotación.

Los gobiernos a menudo promocionan el espíritu emprendedor entre los jóvenes al tiempo que fracasan en estimular estrategias más robustas para la creación de empleo, injustamente desplazando la responsabilidad de la creación de empleo del sector público y privado a los jóvenes.

Una participación política centrada en las causas

La representación y participación política de los jóvenes en los procesos políticos institucionales y la generación de políticas en todo el mundo es relativamente baja, según apunta el informe. La concurrencia al voto en las elecciones tiende a ser significativamente más baja entre los jóvenes que entre los adultos y la gente joven son menos proclives a hacerse miembros de partidos políticos.

El informe alerta de que, aunque la juventud ha jugado un papel visible y prominente en las protestas y manifestaciones y que ha sido clave para traer cambios políticos en muchas ocasiones y en muchos países, el rol de los jóvenes en la transición política sigue siendo altamente indefinido e incluso, en muchos casos, siguen estando excluidos.

En países donde se mantiene un vacío de poder, los jóvenes son a menudo coaccionados o bien, inmersos en la exclusión económica y social, se ven forzados a unirse a grupos violentos y extremistas.

En el informe se señala también que la disponibilidad inaudita de un mayor número de herramientas online y de multitud de redes sociales ha jugado un papel enorme en el refuerzo de la participación política y el activismo de los jóvenes, pero sigue quedando poco claro hasta que punto ese activismo cibernético se traslada en una mayor implicación en la vida política real.

Mientras que la gente joven se está alejando gradualmente de las estructuras más institucionalizadas, como los partidos políticos y los procesos electorales, se mueve cada vez más entre un activismo más orientado a las causas y problemas particulares.

Una situación que no es nueva porque, aunque el modo en que participan ha variado, la gente joven de todo el mundo ha sido siempre muy activa en su comunidad a través de acciones como el voluntariado, la promoción de la paz y el deporte.

Involucrarse en su comunidad a menudo ofrece a los jóvenes su primera experiencia de participación activa en una causa o actividad, sirviendo como vía para una mayor involucración a lo largo de sus vidas así como una oportunidad para la construcción de liderazgo.

Como conclusión, el informe señala que de las tres áreas analizadas, la participación de la juventud en la sociedad depende de la participación activa y el compromiso de los gobiernos. Mientras que los jóvenes necesitan jugar un papel central en los asuntos que les afectan, no pueden hacer frente solos a la multitud de retos a que se enfrentan, especialmente en las áreas de la economía y el empleo.

Recursos

Comparte

Compartir

Últimas noticias