La propuesta de Decide Madrid #derechoajugar busca recuperar los espacios públicos de Madrid para que puedan ser disfrutados, de forma segura, por los niños y niñas. Para que esta iniciativa se haga realidad puedes votarla hasta mayo de 2019.

Aunque existe un amplio consenso a la hora de percibir el juego como un elemento fundamental para la salud, el desarrollo y el bienestar de la infancia, la realidad es que las niñas y niños de hoy juegan la mitad del tiempo que lo hacían sus padres. Uno de los factores que alimentan esta tendencia negativa tiene que ver con la falta de espacios urbanos adecuados para el esparcimiento infantil en las grandes ciudades.

En Madrid, donde la mayoría de los progenitores manifestaron su descontento con los espacios y servicios públicos para sus hijos, un grupo de padres, madres, colectivos y ciudadanía experta ha impulsado una iniciativa pionera para hacer una ciudad más amigable con la infancia. Inspirándose en ciudades como Berlín, Dublín, Londres o Pontevedra, donde los niños y niñas participan en el diseño y la evaluación de los espacios públicos dedicados a la infancia, más de un centenar de personas se reunieron para formular colaborativamente una propuesta en la plataforma digital Decide Madrid.

Así nació Derecho a Jugar: por un Madrid más amigable con la infancia, una iniciativa ciudadana que busca recuperar los espacios públicos de Madrid para que puedan ser disfrutados, de forma segura, por los más pequeños. Según sus autores, la ciudad de Madrid se queda corta a la hora de cumplir el artículo 31 de la Convención sobre los Derechos del Niño. Para hacer una ciudad realmente jugable, el camino pasa por repensar el modelo urbano incorporando la capa de jugabilidad como una de las necesidades clave de la vida cotidiana.

En este sentido, Derecho a jugar contempla diferentes medidas para construir una ciudad en la que los niños y niñas puedan jugar al aire libre en parques, calles, plazas y patios, así como bajo techo en ludotecas, espacios culturales y públicos. Todo ello teniendo en cuenta factores como la seguridad, la inclusividad y acccesibilidad, la territorialidad, la sostenibilidad y la salud.

Para ello, la ciudadanía madrileña ha propuesto varios proyectos en los Presupuestos Participativos de 2018, abiertos al voto ciudadano hasta el próximo 30 de junio. Entre ellos, destacan los que proponen una mejora en los espacios de juego, como el techado de parques infantiles para permitir el juego en días de lluvia o mucho calor, habilitar parques de juegos para niños y niñas con distintas capacidades, la apertura de solares municipales como zonas de juego libre o la habilitación de escuelas musicales gratuitas.

Para hacer realidad estas propuestas es necesario el apoyo de 28.000 ciudadanos y ciudadanas de Madrid. Se trata de una oportunidad inmejorable para garantizar el derecho a jugar poniendo a los niños y niñas en el centro del diseño de la ciudad. ¿La vas a dejar escapar?

*Las ilustraciones son obra de Isabel de Olano

Artículos relacionados

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter