Las organizaciones de infancia se movilizan para proteger a los cientos de miles de niños que se han quedado solos o sin escuela como consecuencia de la catástrofe. Si quieres ayudar, todavía estás a tiempo

Jewel Samad / AFP for UNICEF

La noticia corrió como la pólvora: el pasado viernes, dos terremotos de 6 y 7,4 grados en la escala de Richter, seguidos de un tsunami que duró más de media hora y movió olas de hasta seis metros de altura, devastaron amplias zonas de la isla indonesia de Célebes, una de las mayores del país. A través de los medios y las redes sociales, las imágenes de la catástrofe aún recorren el planeta mientras el balance de víctimas mortales, heridos y desaparecidos continúa aumentando a medida que los servicios de emergencia logran acceder a las zonas más afectadas, en el norte y el centro de la isla.

Como en todas las grandes catástrofes, los más pequeños son siempre los primeros afectados, y los reportes que llegan el país asiático pronostican un elevado número de niños desaparecidos o que han quedado separados de sus familias. En total, según los primeros cálculos de la ONG que trabajan sobre el terreno, más de medio millón de niños y niñas podrían verse afectados, de los cuales al menos un tercio habrían perdido a sus familiares, su hogar o medios de vida. Además, se teme que más de 1.000 escuelas estén afectadas, lo que dejaría fuera de las aulas a unos 142.000 estudiantes.

La situación, según han alertado las organizaciones de infancia, resulta especialmente grave en un país donde la tasa de pobreza infantil supera el 40% y en el que uno de cada tres menores de 5 años no ha sido registrado al nacer, lo que complica notablemente las tareas de identificación y reunificación de las familias.

BAY ISMOYO / AFP for UNICEF

“El alto número de víctimas aumenta el riesgo de que muchos niños queden solos o separados de sus familias. Por eso, una de las necesidades más inmediatas es localizar a las familias o cuidadores de los niños que se han quedado solos”, han alertado desde UNICEF Comité Español. “Muchos niños han perdido a sus seres queridos y todo lo que les resulta familiar, y necesitarán recuperar una cierta sensación de normalidad lo antes posible”, ha explicado la representante interina de UNICEF Indonesia.

La organización, que está colaborando con el Ministerio de Asuntos Sociales de Indonesia para establecer un mecanismo para la búsqueda y reunificación familiar, ha puesto en marcha una acción de emergencia para enviar a 10 trabajadores sociales que apoyarán los servicios sociales que se proporcionen a estos niños, además de material educativo y recreativo para ellos.

“Estamos trabajando con las autoridades para proporcionar alimento a los bebés y niños pequeños, distribuir agua potable a través de unidades móviles de tratamiento de agua, ayudar a los niños a recuperarse y reunificar con sus familias a los niños separados y no acompañados”, ha señalado la responsable de UNICEF en el país afectado.

¿Cómo puedo ayudar?

Para contribuir con esta acción, UNICEF Comité Español ha puesto en marcha una campaña de captación de fondos. “Estamos especialmente preocupados por los que se han quedado solos y por los que quedarán fuera de la escuela. Necesitamos la ayuda de todos para que a los niños afectados no les falte lo esencial en un momento tan duro de pérdida”, aseguran desde la organización.

Además de los donativos, la organización invita a la ciudadanía a contar a todo el mundo lo que está pasando en Indonesia. “Utiliza tus redes sociales, el e-mail, tu teléfono y todas las conversaciones que puedas tener a lo largo del día. Cuantas más personas conozcan el alcance de la catástrofe, más ayuda llegará a los niños”.

 

Artículos relacionados

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter