Foto de familia del acto de firma del Pacto

Día grande para la infancia asturiana. A primera hora de la mañana, la voz de los niños y niñas del Principado suena más alto que nunca en la sede del Parlamento regional en Oviedo. En la segunda planta del edificio, portavoces de los seis grupos políticos con representación parlamentaria y el presidente de Unicef Comité Español, Gustavo Suárez Pertierra, ponen su rúbrica en el documento llamado a marcar un antes y un después en la vida de los chicos y chicas de la región.

Pedro Sanjurjo González Presidente de la Junta General del Principado de Asturias y Gustavo Suárez Pertierra el presidente de UNICEF Comité Español,

Aunque formalmente sólo lleve la firma de los adultos, en realidad el Pacto con la Infancia del Principado de Asturias es fruto de un esfuerzo colectivo e intergeneracional en el que los niños han participado de forma absolutamente decisiva. En el proceso de elaboración se ha contado con propuestas y opiniones de 250 niños y niñas pertenecientes a los Grupos Municipales de Participación Infantil asturianos, quienes consensuaron las aportaciones recogidas en este documento. Además, el compromiso con la participación infantil incluye una representación real de niños y niñas asturianos en la comisión de seguimiento del Pacto.

De forma novedosa, las cerca de 40 propuestas formuladas por los niños han cristalizado directamente en 11 acuerdos del pacto, y en general sus contribuciones impregnan todo el documento. Muchas de esas ideas se generaron durante los encuentros celebrados en abril y mayo de 2017 en Tineo y Laviana. Hemos hablado con dos de sus protagonistas.

Agenda escolar e interés superior

“El proceso duró mucho tiempo, pero cuando ves los resultados te das cuenta de que valió la pena todo el trabajo que hemos hecho para conseguirlo”, afirma Erika, de 14 años, integrante desde hace 4 del Consejo de Infancia de Laviana. Del encuentro celebrado en su municipio hace algo más de un año salieron varias de las propuestas que hoy forman parte del Pacto: “algunas de las aportaciones fueron directamente nuestras, dichas por nosotros”, confirma.

Uno de los asuntos tratados en Laviana, en el que coincidieron todos los participantes, es el de la saturación de la agenda escolar y la falta de tiempo libre. “Nos sobrecargan con las actividades extraescolares, y hay un momento que dices, vale, yo tengo que ir a tocar la flauta, luego tengo que ir a fútbol, luego tengo que hacer tal cosa…y al final no tienes tiempo para repartirte. Entre deberes, estudios y extraescolares, no tienes tiempo para ti mismo y eso acaba agobiándote”, explica Erika.

Foto de familia del encuentro celebrado en Laviana

Esta problemática ha quedado recogida extensamente en el pacto, concretamente en la línea estratégica dedicada al ocio y el tiempo libre, en la que se incluyen acuerdos para “desarrollar medidas de racionalización de los deberes escolares” o para “promover la concienciación social sobre la importancia del juego en el desarrollo integral de la infancia”.

Pero a los niños no sólo les preocupa el escaso tiempo que les dejan los deberes. Conscientes de vivir en una sociedad adultocéntrica, los representantes infantiles se han ocupado especialmente de que el Pacto de Asturias tenga en cuenta el interés superior del niño.

“Esto es algo en lo que coincidimos todos: la mayoría de las cosas que se hacen van dirigidas a los adultos”, protesta Erika, que recuerda una anécdota ocurrida el segundo día del encuentro en Laviana durante la visita de los representantes políticos regionales. “Nos dijeron que algunas cosas, las carreteras por ejemplo, se tienen que hacer necesariamente para los adultos. Nosotros replicamos que en esas carreteras en las que los adultos conducen, nos llevan a nosotros a los sitios, y eso fue algo que nos rebatieron un montón. Nosotros muchas veces también tenemos una opinión en temas que generalmente van hacia los adultos, pero nos dicen ‘ay, es que son niños, como van a opinar ellos de esas cosas si no tienen ni idea’, y claro que la tenemos, tenemos opiniones e ideas como cualquier otra persona”

Dicho y hecho. El acuerdo número 47 del Pacto contempla promover que en las decisiones que se adopten sobre la infancia, tanto en casos individuales como de grupo, se la consulte con el objetivo de conocer con precisión cuál es su interés superior. “Al final quedó un pacto bastante completo”, concluye Erika, “nos han escuchado y estamos bastante satisfechos”.

Una buena idea

Loubna tiene 11 años y fue una de las participantes en el encuentro autonómico de grupos de participación municipal que se hizo en Tineo. “Allí hablamos sobre los derechos del niño y de la niña, y facilitamos algunas ideas para el Pacto con la Infancia que han firmado los políticos en Oviedo”, relata.

A Loubna, el Pacto le parece una buena idea: “me gusta porque creo que hay muchos problemas entre los niños que les hacen no sentirse bien, que no les escuchan, no les respetan, el bullying, etc. Con el pacto se puede conseguir que estas cosas mejoren y que los niños estén más a gusto en la vida”, afirma.

Representantes del Consejo Municipal de Tineo, con Loubna en el centro.

En el encuentro de Tineo, los representantes infantiles abordaron uno de los asuntos que más preocupa a la población infantil. “Hablamos del bullying, de que no se puede pegar ni insultar a los niños ni a las niñas —explica Loubna—. Se nos ocurrió que se podían hacer grupos de niños y niñas que no pegaran para que explicaran a los que sí pegaban por qué no hay que pegar ni insultar, y para decirles que si dejan de ser tan violentos se van a sentir mucho mejor”.

Una de las ideas lanzadas en Tineo, celebrar el “Día de los buenos tratos” para concienciar a la sociedad asturiana de la importancia de prevenir la violencia y los abusos contra la infancia, se ha incluido en el acuerdo número 23 del Pacto.

Además, el acuerdo número 4 del Pacto aboga por una mejora del clima escolar, de forma que los miembros de la comunidad escolar desarrollen sus actividades “en un marco de respeto mutuo, de empatía, sensibilidad y responsabilidad ante situaciones que afecten de forma individual o grupal al alumnado y al resto de centro educativo”. Para conseguirlo, se propone facilitar formación específica a los profesionales que están en contacto con la infancia “para prevenir y detectar situaciones de vulnerabilidad, discriminación, abusos, acoso escolar, ciberacoso o violencia infantil”.

Mecanismo de seguimiento

La participación de la infancia en el Pacto no se limita al proceso de elaboración. Tras su puesta en marcha, dos representantes del Foro de Infancia del Principado de Asturias se integrarán en el órgano de seguimiento, una iniciativa pionera que permitirá a los protagonistas garantizar la continuidad y sostenibilidad del Pacto. Según prevé el documento, el órgano de seguimiento mantendrá como mínimo una reunión por cada periodo de sesiones y realizará, al menos una vez al año, consultas al Foro de Infancia de Asturias.

“Se trata de una novedad importante, porque vamos a poder asegurarnos de que nos están haciendo caso de verdad, vamos a poder estar ahí controlando”, señala Erika, que además de participar en el encuentro de Laviana ha estado presente en el acto celebrado en Oviedo en la sede del Parlamento asturiano. Junto a ella, escolares de 37 concejos, en representación de otros tantos ayuntamientos que cuentan con grupos de participación infantil, han protagonizado el acto a favor de la infancia celebrado en el Hemiciclo tras la firma del Pacto. En la sesión, presidida por el presidente de la Junta General del Principado, Pedro Sanjurjo, participaron también 70 representantes municipales de esos ayuntamientos.

Además, otros once niños y niñas han explicado las 58 medidas que recoge el documento,  agrupadas en torno a once grandes líneas de trabajo. Tras la introducción realizada por Paola Gutiérrez Toyos, de Parres, Patricia Hormigo Pérez, de Castrillón, se refirió al apartado de educación; Ciro Suarez Suárez, de Las Regueras, al de salud; David Otero Vallina, de Villaviciosa, al de protección; Asier Rodríguez Santiago, de Bimenes, al de pobreza; María Jesús Barriga Estrada, al de violencia contra la infancia; Pablo Flórez Pereira, al de ocio y tiempo libre; Alba García Pérez, de Llanera, al de equidad; Alberto Harto Tamés, de Nava, al de participación; Marta González, de Belmonte, al de interés superior del niño; y Alfonso Lombardero Rodríguez, de Oviedo, al de inversión. identificando claramente algunas prioridades dentro de los acuerdos aprobados. Porque para la infancia, el Pacto no es un fin en sí mismo, sino un medio para ejercer su derecho a ser escuchados y tenidos en cuenta en todo aquellos que les afecta, que no es poco.

Cerrar el circulo

Promovidos por UNICEF Comité Español, los Pactos por la Infancia pretenden ser una herramienta eficaz para impulsar y coordinar las políticas de infancia que se desarrollan a nivel autonómico y municipal, prestando especial atención a los niños y niñas en situación de mayor vulnerabilidad.

Con la firma celebrada en la sede del Parlamento asturiano son ya 15 los acuerdos suscritos en comunidades autónomas españolas. Asturias es la penúltima parada de un recorrido que comenzó en 2010 con la firma del Pacto Andaluz por la Infancia y que deberá cerrar el círculo en Madrid y País Vasco, la únicas regiones españolas que todavía no han formalizado su compromiso con la infancia.

Artículos relacionados

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter