Una foto. Una niña de 11 años -una niña como Carmen– elegida democráticamente por sus compañeros de escuela, trabajando conjuntamente con otros 20 niños de distintos contextos y realidades, representa a la infancia de su localidad. Consulta, opina, debate, propone. Participa.

Este podría ser a grandes rasgos el perfil de la participación infantil en las ciudades Amigas de la Infancia. Es este el perfil que arrojan los resultados de la encuesta sobre los Consejos de Infancia que el pasado mes de octubre lanzamos entre 115 municipios que conforman la red de CAI. Queríamos saber como se está dando voz a los niños desde estas localidades, como se les está involucrando en su vida política y social, para entender así de qué manera evoluciona la participación de la infancia en nuestro país.

Aunque los Consejos de Infancia son una realidad muy heterogénea -en cada municipio se emplean distintas fórmulas para fomentar la participación infantil- estas son algunas conclusiones a las que llegamos a través de la consulta:

1. Las niñas son mayoría.

El número de niñas que participan en los consejos es un 11% mayor que el número de niños. Si la participación femenina es un hecho a destacar, también lo es el esfuerzo que desde muchos municipios se está haciendo para lograr una participación igualitaria de niños y niñas.

GruposSexosConsejosCAI

2. 21, el número de moda para organizarse.

En cuanto al número de miembros de los consejos infantiles, 21 es el que más se repite (lo que en términos estadísticos se llama “moda”). Sin embargo, el número de miembros de los Consejos es muy variado: hay Consejos muy pequeños, de hasta seis miembros, a los que casi llegan a los 1.000 consejeros, como es el caso del Consejo de Infancia de la ciudad de Barcelona. Como media, los Consejos están conformados por 49 miembros.

ConsejerosNumero

3. La participación sigue sin representar la diversidad de la sociedad.

Aunque en los Consejos también participan niños con necesidades educativas especiales, estos no llegan al 2% de la representación. Una prueba más del gran reto de accesibilidad que nos queda como sociedad. Por otro lado, cerca del 3% de los niños que participan en Consejos representa a alguna ONG o asociación, como a grupos de Scouts o a Cruz Roja, y casi un 5% han nacido en un país extranjero o pertenecen a alguna minoría étnica. Como en el caso de los esfuerzos por lograr la igualdad de género, en algunos municipios se realizan sorteos entre los candidatos siguiendo criterios de origen cultural para que haya una representación más igualitaria. Aunque no todos los municipios recogen este tipo de datos, la encuesta concluye que el 5,21% de los representantes se encuentran en una situación de riesgo y exclusión social.

ParticularidadesConsejos

 

4. Adolescencia temprana, la etapa más participativa.

Aunque en cada municipio existen reglas distintas sobre las edades de participación en los consejos – en el municipio madrileño de Leganés, por ejemplo, se admite la participación a partir de los 3 años- lo más común en los municipios encuestados es que el proceso arranque a partir de los 8 años. De las respuestas obtenidas se deduce que el grupo de edad que más participa es el de los niños y niñas de entre 11 y 14 años. 

GruposdeEdadConsejosCAI

 

5. Pequeños demócratas.

¿Cómo son elegidos los niños y niñas que forman parte de los Consejos de Infancia? En cuanto a los mecanismos de elección, en más del 50% de los municipios que han respondido a la encuesta, los consejeros son elegidos a través de los Centros escolares por sus compañeros, mediante procesos democráticos. Los métodos menos comunes son el sorteo y la selección por parte de adultos. Aunque algunos municipios manifiestan que no cuentan con mecanismos fijos para que los niños recojan las propuestas de los compañeros a los que representan, algunas de las propuestas señaladas apuntas a la participación en los centros escolares, las reuniones de delegados, las sesiones informativas o los buzones de sugerencias.

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter