Reunión del Consejo de Infancia y Adolescencia de Cieza en el Salón de Plenos del Ayuntamiento

José Luis es uno de los 21 representantes de la población infantil y juvenil de Cieza que integran el Consejo de Infancia y Adolescencia del municipio. En su última reunión, celebrada recientemente en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, este chico de 13 años fue el primero en tomar la palabra:

“Los niños, niñas y adolescentes de Cieza queremos hacer llegar a nuestros representantes políticos en el Ayuntamiento dos propuestas: una para la mejora y calidad del ocio y tiempo libre en nuestra ciudad, y otra para sentirnos ciudadanos de pleno derecho y poder trabajar y decidir sobre las actuaciones que conciernen a la infancia y adolescencia”.

Para fundamentar sus propuestas, los jóvenes consejeros se remitieron al Plan Municipal de Infancia y Adolescencia local, aprobado en Pleno el 12 de enero de 2016, que recoge entres sus objetivos actividades de ocio y tiempo libre, y a las funciones establecidas en el Reglamento del Consejo. Jesús, Jaime, David, Lorena, Víctor, Antonio y Jose fueron los encargados de exponer los detalles.

Para conocer de primera mano las propuestas nos hemos dirigido directamente a los protagonistas. Con ayuda de María Rosario Salmerón, del Departamento de Educación del Ayuntamiento de Cieza (Murcia), hemos preguntado a los chicos y chicas del Consejo de Infancia cómo trabajaron sus propuestas y qué valoración hacen de la participación infantil.

1.- ¿Qué propuestas se han hecho en el Consejo de Infancia y Adolescencia?

“Se han hecho dos propuestas”, responde Jaime, de 11 años. La primera tiene que ver “con los espacios de ocio como derecho de la infancia y adolescencia” e incluye la creación de un centro de recursos y un banco del tiempo. “Necesitamos un espacio cerrado donde poder jugar y divertirnos con nuestros amigos y amigas, donde se presten servicios y actividades de carácter socio-educativos y lúdicos”, explicaba el propio Jaime en el Salón de Plenos. “Hoy en día no existe un lugar donde poder reunirnos y donde poder jugar con nuestros amigos y amigas. El único espacio que tenemos es la calle, y nos gustaría tener otra opción”.

Hasta ahora las calles y plazas son el único lugar de encuentro de niños y jóvenes de Cieza, que reclaman la falta de actividades que realizar. “Por eso”, sostuvo David, de 10 años, “pedimos también que se habiliten los patios de los colegios públicos y los pabellones deportivos para poder realizar actividades de carácter deportivo”.

Todas las actividades que se realicen tanto en el centro de recursos como en los espacios abiertos habilitados para actividades deportivas han de ser inclusivos, recordó Lorena en el Pleno, “de forma que todos y todas podamos ser partícipes de las mismas”, incluidos los niños, niñas y adolescentes de Cieza que tienen algún tipo de discapacidad.

Además de las actividades de ocio y tiempo libre en espacios públicos abiertos y adaptados a sus necesidades, la primera propuesta presentada por los niños al Consejo de Infancia incluye un “banco del tiempo”, un sistema colaborativo pensado para mejorar su rendimiento escolar. “Se trata de intercambiar los conocimientos de chicos y chicas, ayudándose mutuamente en las materias escolares”, explicó Víctor, también de 11 años. “Hemos pensado que debería existir una diferencia de dos cursos entres quienes refuerzan y quienes reciben refuerzo”.

En cuanto a la segunda propuesta, “queremos que el Consejo de Infancia y Adolescencia actúe como órgano consultivo”, afirma Paloma (11 años), y por eso “solicitamos ser un órgano Participativo, Consultivo e Informativo de las políticas sociales que se lleven a cabo en nuestro municipio”. De esta manera, “cuando se vayan a organizar actividades destinadas a la infancia y a la adolescencia”, el objetivo es que “se cuente con nosotros, tanto para consultarnos como para formar parte del desarrollo de las mismas, teniendo en cuenta que representamos al sector de población al que van destinadas y que tenemos capacidad suficiente para ello”.

2.- ¿Cómo habéis elegido esas propuestas?

“Estas propuestas nacen de ideas que surgen en nuestros colegios”, responde David, de 10 años. “Se hicieron asambleas en los centros escolares donde los niños y niñas presentaron propuestas para trabajar por los miembros del Consejo”, añade Paloma. “Después las llevamos al Consejo, donde las votamos”, concluye Jaime.

3.- ¿Las habéis trabajado antes de presentarlas en el Consejo?. ¿Cómo?

“Sí”, responden todos. “Del total de propuestas presentadas, se eligieron las 4 más votadas y a partir de ahí, formamos grupos para trabajarlas por separado”, explica Jaime. Añade más detalles Paloma: “Las hemos trabajado dividiéndonos en subgrupos, teniendo en cada subgrupo una monitora que nos ayuda”. Lo hicimos “indicando dónde se iban a realizar, puliendo la propuesta en algunos aspectos, añadiendo cosas para mejorarlas…”, puntualiza Antonio (12 años).

4.- ¿Creeis que es importante la participación activa de la infancia y adolescencia en diversas esferas del contexto familiar, escolar o social de vuestra comunidad? ¿Por qué?

“De los niños depende el futuro de la Humanidad y es importante que aprendamos cómo se debe convivir en sociedad y qué instrumentos son importantes para mejorar nuestra educación y nuestras relaciones sociales”, responde Antonio.

Para David se trata de una “manera de que los niños, niñas y adolescentes puedan aportar su granito de arena, manifestando necesidades sociales y mejorando las instalaciones de ocio y tiempo libre y otras cuestiones que tengan que ver con el bien común”.

Jaime, por su parte, considera que la participación infantil puede mejorar la convivencia en sociedad. ¿Cómo? “Pues por ejemplo compartiendo buenos hábitos relacionados con la educación vial, con el respeto a los mayores, con el cuidado de las instalaciones e infraestructuras públicas, con la salud e higiene, con la vida cultural de la ciudad… En definitiva, se trata de que los niños y adolescentes participen activa y positivamente en la mejora de la comunidad en la que viven”.

“Los niños y las niñas tenemos los mismos derechos que los adultos a la hora de opinar y hacer propuestas”, reivindica Paloma, en particular sobre todo lo que tiene que ver con la infancia y adolescencia “porque son actividades para nosotros y nos tienen que tener en cuenta porque nosotros somos quienes sabemos qué queremos y cómo lo queremos”.

Integrantes del Consejo de Infancia y Adolescencia de Cieza

Volviendo al Consejo de Infancia celebrado en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, los niños y adolescentes manifestaron al finalizar sus intervenciones que sabían que las propuestas debían ajustarse al presupuesto económico del Ayuntamiento, y que entendían que no se acometieran todas a la vez, pero que esperaban que poco a poco se fuesen llevando a término. También dijeron que creían necesario que para próximos presupuestos se tuviese en cuenta la creación una partida presupuestaria exclusivamente para infancia y adolescencia. Y que se valorasen los presupuestos participativos para actividades de la infancia y adolescencia.

Ambas propuestas fueron aprobadas por la mayoría de los presentes y posteriormente serán elevadas al Pleno del Ayuntamiento.

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter