“Los niños y adolescentes no manejamos las críticas como un adulto. Los adultos se critican entre si en un momento determinado y no pasa absolutamente nada. Como adolescentes significa bastante porque todavía estamos buscando nuestra propia identidad y es esto lo que nos hace débiles frente al resto.”

Como un cartel o un grito, el pasado 30 de enero, día de la Paz y la No Violencia, un grupo de chicos del Consejo de Infancia de Avilés salían a las calles de su localidad para pedir a todo el mundo acción frente a la violencia. En colaboración con la Asociación Los Glayus, habían preparado una representación teatral en la que querían escenificar una escena de acoso, también conocido como bullying, también entendido como violencia. Frente a la mirada de los viandantes, los jóvenes lanzaban un mensaje claro: “ante el bullying, no te quedes parado”.

“El acoso se debe a la educación que te han dado”, explican en un vídeo que han grabado de la acción en el que también lanzan un consejo a las familias: “Padres y madres, poned atención a lo que hacen y les hacen a vuestros hijos. Uno de los casos más conocidos es el de Amanda Todd, que a los 15 años se suicidó. Nuestras madres no dieron la vida para vivirla y disfrutarla, no para que venga alguien y la destruya.”

 

El suicidio de Amanda Todd, una joven canadiense de 15 años, conmocionó al mundo entero en el año 2012. Un mes antes de quitarse la vida, Amanda había colgado un vídeo en Youtube en el que describía a través de textos sobre cartulinas el abuso del que había sido víctima durante años a través de internet y que le habían empujado a la depresión y a la ansiedad. A pesar de que sus padres decidieron mudarse de ciudad, el acoso se mantuvo y finalmente, Amanda acabó con su vida.

El acoso y ciberacoso, una realidad que nos afecta a todos

El hecho de que un grupo de jóvenes de Áviles se lancen a la calle a denunciar la pasividad de la sociedad frente a este tipo de violencia confirma que también ellos la sienten en su entorno. Tal vez hallan sido testigos, tal vez no, pero la realidad es que uno de cada cuatro alumnos sufre acoso escolar en España, según el informe Cisneros X Acoso y violencia escolar en España que se publicaba en 2006. Diez años más tarde, hace apenas unas semanas, Save the Children publicaba nuevos datos en su informe Yo a eso no juego con los que confirmaban que la realidad en el entorno escolar sigue siendo difícil: 6 de cada 10 niños reconocen que alguien les ha insultado en los últimos meses, de los cuales un 22,6% afirma que ha sido de manera frecuente y más de un tercio a través del móvil o Internet. Casi un 30% de los niños afirma haber recibido golpes físicos.

Frente a un entorno que no mejora, una violencia que no solo se mantiene sino que en muchos casos empeora, la sociedad no puede mirar para otro lado. Ellos lo tienen claro, no nos quedemos parados.

Artículos relacionados

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter