En una Jornada sobre salud mental infantil y juvenil celebrada la pasada semana en Barcelona y organizada por la Federación de Entidades de Atención y Educación a la Infancia y Adolescencia (FEDAIA), se puso de manifiesto con cifras que los servicios de la FEDAIA reciben crecientemente niños y niñas con trastornos mentales a edades más tempranas y con diagnósticos más graves. Y todo ello con disminución de recursos para su atención.

Los niños y familias provenientes de entornos desfavorecidos tienen seis veces más probabilidades de sufrir problemas de salud mental, según se puso de manifiesto en la Jornada ‘La construcción de una mirada conjunta en la salud mental infantil-juvenil: retos y oportunidades’.

La crisis no sólo está afectando el acceso de los niños más vulnerables a un nivel de vida adecuado, sino también a su salud mental, que ha empeorado en los últimos años, según Jaume Clupés, presidente de FEDAIA, para quien “vivir en la pobreza y en la exclusión social condiciona las capacidades y las oportunidades de los niños y adolescentes, condiciona sus vidas en todos los sentidos”.

Según un estudio realizado durante 2013 y 2014 por la Comisión de Salud Mental de la FEDAIA y un equipo de la Universidad de Barcelona, el agravamiento de la situación económica de muchas familias propicia problemas como la ansiedad, el alcoholismo y la desatención de los niños.

En la Jornada ha participado también la directora de la Dirección General de Atención a la Infancia y a la Adolescencia de la Generalitat de Catalunya, Mercé Santimartí, que ha explicado que el 34 % de los niños y adolescentes que llegan a los servicios de la Generalitat sufren problemas de salud mental.

Artículos relacionados

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter