Iniciativas locales para luchar contra la discriminación racial y fomentar la convivencia

Hoy cumple 50 años la proclamación por parte de la ONU del Día para la Eliminación de la Discriminación Racial. Seis años antes, el 21 de marzo de 1960, la policía de Sudáfrica abría fuego y asesinaba a 69 personas que se manifestaban pacíficamente en las calles de la localidad sudafricana de Sharperville en contra de las leyes racistas del Apartheid.

La proclamación de ese día tenía el objetivo de redoblar todos los esfuerzos, internacionales, nacionales y locales, para eliminar todas las formas de discriminación racial.

A pesar de los esfuerzos durante los últimos 50 años, la discriminación racial y étnica sigue siendo un fenómeno cotidiano que impide el progreso de millones de personas en todo el mundo. El racismo y la intolerancia pueden adoptar diversas formas, desde la negación de los principios básicos de igualdad de las personas hasta la instigación del odio étnico.

Buenas prácticas para promover la convivencia intercultural

Resulta difícil pensar en la superación de este problema cuando pensamos a nivel global. Demasiado grande, demasiados contextos, países, realidades. Sin embargo, ¿qué podemos hacer desde nuestras localidades para mejorar la convivencia entre distintas culturas? ¿para promover la igualdad entre personas procedentes de distintos países? ¿para transmitir a los niños la riqueza que nace del encuentro con el otro?

Mucho. En nuestro entorno más cercano, podemos hacer mucho para promover la convivencia intercultural y eliminar las distintas formas de discriminación racial.

Aquí van tres ejemplos reconocidos por CAI en años anteriores como buenas prácticas de iniciativas municipales tendentes a fomentar el respeto intercultural.

Plan de Convivencia de Villaverde, Madrid

En 2012, el Ayuntamiento de Madrid recibía el reconocimiento por su Plan de Convivencia en el barrio de Villaverde, iniciado en el año 2004, y que se puso en marcha junto a los equipos de orientación de los centros de Educación Secundaria con la colaboración de las entidades y asociaciones del distrito.

El programa partía de que en los centros educativos se reproducían a pequeña escala los conflictos que a veces se manifestaban en Villaverde, para lo cual, resultaba esencial contar con la colaboración de los docentes ya que ellos conocían de primera mano la realidad social del entorno. Las intervenciones, con ocho educadores y dos coordinadores, se centraron en disminuir la conflictividad social y los enfrentamiento interculturales a través del acompañamiento en la resolución de conflictos, actividades para reducir el absentismo escolar, la dinamización de espacios, el contacto y control con los menores relacionados con bandas urbanas así como la coordinación de todos los recursos del distrito relacionados con la población juvenil.

Dinamización intercultural en Almería

El Ayuntamiento de Almería recibía en 2014 el reconocimiento de buenas prácticas a las iniciativas municipales en favor de la infancia por su programa sobre Dinamización Juvenil y Convivencia Intercultural en la zona del Casco Histórico, con actividades orientadas a fomentar los valores de interculturalidad y de convivencia pacífica entre menores payos, gitanos y extranjeros.

El programa fue el resultado del trabajo conjunto entre distintas áreas del Ayuntamiento, asociaciones del barrio y de la organización Cruz Roja.

La narración oral como fuente unión y respeto entre culturas, Pozuelo de Alarcón

“Cuentamíname Pozuelo, me conocerás por mis cuentos”, es el nombre por el que el Ayuntamiento de Pozuelo recibía en 2008 el reconocimiento de buenas prácticas. Se trata de un proyecto de integración intercultural a través de los cuentos, concebido para hacer participes tanto a alumnos como profesores.

Por un lado, los profesores recibían, de la mano de cuentacuentos profesionales, formación sobre las técnicas y las posibilidades que tienen las representaciones de los cuentacuentos en el aula; la otra parte del proyecto, consistía en la representación frente a los alumnos de los distintos centros de cuentacuentos que comparten historias de diferentes culturas que, a su vez, los niños podían transmitir dentro de su ámbito familiar.