Enfoque ALIA: alianzas locales por la infancia y la adolescencia

El enfoque de alianzas locales por la Infancia y la Adolescencia (ALIA), es una visión estratégica para el desarrollo de políticas locales basadas en la colaboración entre gobiernos locales, otras instituciones públicas y organizaciones sociales de diverso tipo, entre ellas:

  • Ayuntamientos y otras instituciones públicas (diputaciones, cabildos, consejerías…).
  • Órganos de participación infantil y adolescente (Consejos, Foros, etc.).
  • Centros educativos, centros de salud, centros cívicos, Policías y Guardia Civil…
  • Asociaciones y fundaciones relacionadas con la infancia y otras que pueden colaborar (profesionales, culturales, ecologistas…).
  • Partidos políticos, sindicatos y asociaciones empresariales.
  • Emprendedores, organizaciones de economía social y empresas de diverso tipo.
  • Universidades, institutos universitarios y/o grupos de investigación.
  • Organizaciones religiosas (parroquias, mezquitas…).
  • Medios de Comunicación de alcance local y/o regional.
  • Otras entidades, como grupos informales, redes o movimientos sociales,
  • Ciudadanos y ciudadanas a título particular.

Una aplicación concreta del Enfoque de alianzas (ALIA) es la creación de la figura del MUNICIPIO ALIADO. Un municipio aliado es aquel que establece con UNICEF Comité Español un acuerdo básico de colaboración para desarrollar en su territorio y en el marco de sus competencias una política local de infancia y adolescencia basada en los principios de la Convención sobre los Derechos del Niño y la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Formas que puede adoptar la colaboración a nivel local

En cada municipio este enfoque se puede implementar mediante diversas formas de colaboración, por ejemplo a través de:

  • Los Consejos de Infancia y Adolescencia regulados conforme a la legislación vigente, con la participación y protagonismo de los niños, aunque existan comisiones específicas de personas adultas.
  • Las Redes Locales de Apoyo a la Infancia y la Adolescencia, concebidas principalmente como cauces de información y comunicación abiertos a personas y organizaciones.
  • Las Mesas de trabajo o grupos ad hoc para abordar distintos aspectos de la realidad y cuyos resultados puedan canalizarse a través de la red local, los consejos y/o cualquier otro órgano complementario.

De los ayuntamientos y/o gobiernos locales se espera que promuevan, faciliten y coordinen estos espacios de trabajo, preferentemente compartiendo su liderazgo y de forma colegiada con otras organizaciones sociales.

Principios

Los principios básicos por los que se rige el enfoque de alianzas son ocho:

  1. Enfoque de derechos. La alianza entre organizaciones se establece conforme a los principios que establece la Convención sobre los Derechos del Niño y la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
  2. Interés superior del niño. La alianza entre organizaciones se establece antes que nada para beneficiar a los niños, a las niñas y a los y las adolescentes, promoviendo sus derechos, su desarrollo y bienestar por encima de cualquier otro objetivo particular de las organizaciones.
  3. Protagonismo de la Infancia. Se promoverá la participación activa de la infancia de un territorio, conforme a sus posibilidades según su estadio de desarrollo, en todos los aspectos que les conciernen, siendo sujetos activos de derecho para la mejora de sus condiciones de vida y las de su entorno.
  4. Singularidad. Reconocimiento de la singularidad de las organizaciones, con sus características, competencias, trayectoria, posibilidades y limitaciones.
  5. Autonomía. Respeto a la autonomía de las organizaciones, según su ideario, necesidades, intereses, objetivos y/o prioridades.
  6. Colaboración. Opción compartida de cooperar organizadamente y establecer relaciones de colaboración, basadas en la sinergia, la complementariedad y/o el refuerzo de capacidades.
  7. Eficiencia y resultados. La colaboración se establece con el propósito de lograr objetivos y resultados concretos y evaluables, optimizando los recursos disponibles.
  8. Mejora continua. Las organizaciones aprenden de la experiencia e incorporan ese aprendizaje para lograr mejores resultados y/o adaptar su acción a nuevas condiciones y circunstancias.