Encontrarse para generar cocimiento compartido. Crónica desde Quart de Poblet

07/03/2016 | Ciudades Amigas de la Infancia, Participación Infantil, Política Local

DSC_0859La semana pasada, Quart de Poblet nos recibía junto a un montón de niños y profesionales para debatir sobre lo que más nos interesa, la infancia y su lugar en la sociedad. Los niños como ciudadanos de pleno derecho, con plenos deberes.

Entre las decenas de profesionales que se acercaron al encuentro de Ciudades Amigas de la Infancia de la Comunidad Valenciana se mezclaban distintas realidades municipales y laborales, con más y menos experiencia en el trabajo con la infancia. Con la participación de 24 municipios distintos, de tamaños y contextos muy diferentes -desde los 8.000 habitantes a los 100.000-, la tónica común fue el deseo de trabajar de manera fundamentada, con visión a largo plazo.

“Reflexionamos mucho alrededor de la idea de que acompañar a los niños en el ejercicio de su derecho a participar es una tarea fundamentalmente educativa”, explica Noelia Valero, que se encargó de facilitar en el encuentro el taller sobre participación infantil . “Acompañarles consiste en facilitarles la adquisición de las capacidades necesarias para participar. Se trata de determinadas actitudes -la de querer involucrarse en lo que a uno le afecta y la de la tolerancia para aceptar que los demás también actúen- y también de ciertas capacidades para expresarse y para dar forma comunicativa eficientemente a los intereses, la opiniones y los deseos y para ponerse de acuerdo, negociar, consensuar”, añade.

“Un punto en común entre los profesionales durante el encuentro fue el entusiasmo de haber sido testigos directos de la participación activa de niños y niñas”, escribe Marlene Perkins, Responsable de Sensibilización y Políticas de Infancia en la Comunidad Valenciana. “Precisamente uno de los momentos más motivadores y con más sustancia del encuentro fue el cierre y las conclusiones, donde todos los adultos se encontraron y dialogaron con los niños y niñas protagonistas del mismo: los chavales del Consejo Municipal Infantil del municipio anfitrión, Quart de Poblet. Presenciar cómo se desenvuelven niñas y niños de diversas edades desde esa dimensión ciudadana y asertiva que todavía nos resulta excepcional”, añade Marlene.

La importancia de generar espacios de conocimiento compartido

Pero además del modo en el que se favorece una participación activa de los niños, a los profesionales que trabajan con la infancia desde el ámbito local les preocupa la aplicación práctica de este trabajo en el día a día de sus localidades. Les preocupan los fondos públicos, la irrenunciable necesidad de financiar políticas de infancia en tiempos de crisis.

Afortunadamente, encuentros como los de la Red de Ciudades Amigas de la Infancia favorecen la puesta en valor de acciones que ya se están realizando, desde un enfoque de derechos, que muchas veces no implican necesariamente costes adicionales -a través de una coordinación transversal, por ejemplo- y que permiten avances imprescindibles para los derechos de la infancia.

«Al compartir con los demás los pasos que seguimos para elaborar el plan de Infancia en Mislata, los profesionales entienden mucho mejor como aplicarlos y ponerlos en marcha en sus municipios. Todos comparten la intención y el enfoque de derechos de infancia, pero a todos les resulta tremendamente útil conocer experiencias para su puesta en práctica«, explica Daniela Martínez, que se ocupó de impartir el taller sobre Planes Municipales. “Durante la puesta en común, entre todos constatamos algunos puntos claves y necesarios para poder desarrollar planes de infancia a nivel local como son el impulso y respaldo político, una serie de recursos personales específicos para gestionar y coordinar el plan, el trabajo con metodología de plan y la importancia de una coordinación técnica”.

Los talleres suscitan interés porque son estos espacios los que ayudan a generar conocimiento, a compartir dudas y dificultades, logros y avances. “Desde la red CAI y, especialmente, desde Quart Jove, vemos imprescindible la realización de este tipo de talleres. La reflexión sobre la participación infantil es fundamental si queremos llevar a cabo iniciativas de auténtica participación infantil como ciudadanía de pleno derecho en el hoy y en el ahora”, añade Noelia. “Alguna de las conclusiones a las que llegamos es que es imprescindible ofrecer en nuestros municipios la posibilidad de ejercer las distintas formas en que los niños pueden participar, especialmente aquellas que conllevan un verdadero proceso de transformación social.”

Comparte este artículo

Últimas noticias