En tiempos de los romanos, la Vía de la Plata era la calzada que vertebraba las comunicaciones entre el norte y el sur de la parte occidental de la península ibérica. Dos milenios después, y en forma de autovía, sigue siendo la ruta más rápida para recorrer los más de 500 kilómetros que separan Asturias y Extremadura, regiones que celebraron el pasado fin de semana sus respectivos encuentros autonómicos de Consejos de Infancia.

Durante dos días, las ciudades de Belmonte de Miranda y Villanueva de la Serena han acogido a representantes de 23 grupos de participación infantil de otras tantas localidades asturianas y extremeñas para hablar de igualdad de género, educación, redes sociales o cambio climático. En total, más de 130 niños, niñas y adolescentes que, a través de propuestas concretas, han hecho de la participación infantil el elemento vertebrador de la red de municipios españoles comprometidos con los derechos de los niños.

Participantes en el X Encuentro Autonómico de Grupos Municipales de Participación Infantil de Asturias

Igualdad de género en Belmonte

Con motivo del X Encuentro Autonómico de Grupos Municipales de Participación Infantil de Asturias, 53 estudiantes de secundaria se reunieron en Belmonte para promover el quinto objetivo de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible: Igualdad de género y empoderamiento de la mujer.

Procedentes de Avilés, Belmonte, Bimenes, Candamo, Castrillón, El Franco, Gijón, Grado, Laviana, Llanera, Nava, Noreña, Oviedo, Parres, Salas, Somiedo, Tineo y Villaviciosa, los 17 chicos y 36 chicas participantes realizaron distintas dinámicas grupales para elaborar un diagnóstico de la situación antes de exponer sus conclusiones y propuestas.

Así, tras detectar la presencia en el diccionario español de numerosos términos discriminatorios, como el que denomina sexo débil al conjunto de las mujeres, los representantes de los consejos presentes acordaron dirigirse a la RAE para proponer otros vocablos más acordes con la igualdad de género.

Para acabar con el machismo que predomina en muchas de las composiciones musicales actuales, sobre todo en los temas de reggaeton, los jóvenes explicaron que pedirán a la SGAE que revise las letras de las canciones que atenten contra la dignidad de las mujeres: “No estamos en contra de los ritmos, sino de las letras”, dijeron los jóvenes, que además propusieron la creación de un concurso en el que distintas variedades de música compitieran para crear canciones revolucionarias libres de mensajes machistas.

En el ámbito de la publicidad, donde también abundan los mensajes discriminatorios, solicitaron un mayor control de los contenidos machistas que, “queramos o no, a veces nos influyen”. Además, emplazaron a las familias a compartir con los más pequeños las ideas de la igualdad, y a la comunidad educativa a impulsar talleres sobre el concepto de persona y a visualizar los logros femeninos a lo largo de la historia, “no sólo en los libros de texto sino también que los profesores nos hablen sobre ello”.

Respecto a la sexualidad, pidieron a los adultos “que nos hablen desde muy pequeños porque, si no, muchas veces el porno es la única manera que tenemos de aprender”. También mostraron su disconformidad con los cánones de belleza preestablecidos y anunciaron una próxima campaña para poner pegatinas en los espejos situados en lugares públicos con la siguiente recomendación: “Cuidado, su imagen en este espejo puede ser distorsionada por los cánones de belleza irreales establecidos”.

El género, entre las orejas

Los participantes en el encuentro de Belmonte dejaron varios mensajes a favor del empoderamiento de las mujeres y de la igualdad de género. Por ejemplo, que “en la vida siempre te van a decir que no puedes, que eso es para chicos, que te comportes como una señorita, que tu futuro será ideal con un marido e hijos y que te reduzcas a hacer lo que te mandan. Pero no escuches, sé tú misma porque valdrás tanto como quieras valer. No dejes que nadie te diga quién eres o quién ser. No te rindas, no te reduzcas y lucha por ti y por todas las mujeres y su libertad”.

También, que “todos y cada uno de nosotros somos un pensamiento, un sentimiento y una opinión. Somos lo que queremos ser, nuestro género está entre nuestras orejas, no es nuestras piernas”.

Villanueva de la Serena con la Convención

A casi 700 kilómetros de distancia en dirección sur, 80 niños, niñas y adolescentes asistieron en Villanueva de la Serena al II Encuentro Autonómico de Participación Infantil de Extremadura. En representación de los Consejos de Infancia de Cáceres, Don Benito, Arroyo de la Luz, y Herrera del Duque, además del grupo anfitrión, los participantes trabajaron en torno a siete áreas temáticas: educación, igualdad de género, cambio climático, protección, identidad y diversidad, modelos de cuidados y redes sociales.

También abordaron diversos asuntos enmarcados en los principios de la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN), como participación infantil, no discriminación, o supervivencia y desarrollo. En este sentido, los niños y niñas participantes, con edades de entre 9 y 15 años, destacaron la importancia de ser escuchados por los adultos y de que sus opiniones sean tenidas en cuenta.

Conclusiones y propuestas

En el ámbito educativo, los protagonistas del encuentro reclamaron, entre otras propuestas, clases más dinámicas y creativas en las que se utilicen juegos educativos y se haga un mayor y mejor uso de las nuevas tecnologías, además de incorporar situaciones de la vida real para el aprendizaje. También han solicitado “más becas” y “educación de calidad”, y han valorado positivamente el aprendizaje de idiomas como el inglés y el francés.

En cuestión de género, los niños y niñas aseguraron que les preocupa mucho, sobre todo, que las mujeres trabajan más y cobran menos que los hombres, por lo que proponen “que se cambien las leyes y que se eduque en igualdad”

Respecto al cambio climático, los chicos y chicas reunidos en Villanueva de la Serena proponen que se promueva el uso de transporte público y los programas saludables para ir al cole andando, piden más zonas de reciclaje y mayor protección de las zonas verdes. También abogan por mentalizar a la población para frenar las consecuencias del calentamiento global del planeta.

Sobre el ciberbullying y el uso de las redes sociales, los participantes valoraron que “las redes nos conectan con el mundo, pero también hay riesgos”, y alertaron de que estar mucho tiempo pendiente de las redes “nos aísla y además nos hace daño a la salud”. Además, realizaron propuestas concretas como, por ejemplo, “crear un botón de aviso en redes sociales para denunciar al acosado”.

@UNICEFComitéExtremadura/2018/Avuelapluma

 

Artículos relacionados

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter