España, Líbano y Marruecos, tres países que están en continentes diferentes y separados por el Mar Mediterráneo. Paradójicamente, el mar que los separa es el mismo que el que los une. Si viajas a estos países y vas más allá de los monumentos turísticos y de su gastronomía, descubrirás sus culturas, y te sorprenderás al ver las similitudes que hay entre estos países. Muchas más de las que se puedan descubrir a simple vista, haciendo que estos países lejanos parezcan contiguos.

Nuestro objetivo a continuación es poder comparar cosas cotidianas de ambos países árabes, para ayudar a visualizar que no todos son iguales a pesar de que se tienda a pensar que sí. Además, analizaremos aspectos de ambos países y su relación con España también, para no generar una discriminación positiva entorno a los países árabes y “el resto del mundo”.

Cuando se habla del “mundo árabe” se suele caer en el error de creer que todos los países pertenecientes a esta esfera son iguales, y para nada es así. El mundo árabe está compuesto por aquellos países en los que los hablantes de la lengua árabe son mayoría. Pero más sencillo aún, a día de hoy se consideran países árabes aquellos que conforman la Liga Árabe. En la siguiente imagen se puede ver cuáles son y su presencia tanto en África como en Asia.

Una vez hecha esta aclaración, imagina que cuando se hablase del llamado mundo hispanoamericano, se pensase automáticamente que España y Uruguay, por poner un ejemplo, son iguales, ¿cómo te quedarías?Tú reacción seguramente sea muy parecida a la nuestra cuando nos encontramos con una situación así. Piensa que a pesar de que tanto en España como Uruguay se hable el castellano, también tienen otros dialectos y lenguas, y otra forma de vida en el día a día incluso.

Por eso, hoy queremos compartir algunas curiosidades de nuestros países árabes, Líbano y Marruecos, y de España, donde ambos vivimos, para ayudar a visualizar qué cosas tienen en común y en qué se diferencian.

El primer aspecto que vemos que tienen en común tanto España, Líbano y Marruecos es que, a pesar de que están en tres continentes diferentes, tienen parte de su territorio bañado por el mar Mediterráneo, lo que hace que el ambiente social sea muy cálido, con gente muy alegre y agradable por lo general.

Además, independientemente del continente en el que estén los estados árabes, uno de los puntos en común es el tema gastronómico. Los mismos platos se preparan en diferentes países, sin embargo, no siempre es así. Por ejemplo, mientras que en Marruecos el Cous Cous es una comida muy típica, y muy rica por cierto, en Líbano apenas se come. De hecho, en Líbano la palabra “cous cous” es considerada malsonante, como una palabrota.

Y, ya que hablamos de idiomas, creemos que es importante mencionar que no en todos los países árabes se habla de la misma manera. Y no, no nos referimos al acento o a las expresiones, sino a la totalidad del idioma. Si bien el idioma que se habla tanto en Marruecos como Líbano es el árabe, los dialectos que se utilizan son muy distintos, llegando al punto de que un marroquí y un libanés no puedan entenderse si ambos hablan en sus dialectos.

Profundizando en este tema, es interesante ver que en España tenemos muchas palabras de origen árabe. Algunas de las que tienen una pronunciación muy parecida en ambos idiomas son “aceite”, en árabe “الزيت” [alzait], “albañil”, en árabe “البناء” [albanna], “acequia”, que sería “الساقية” [alsaaquia], o “almohada”, que se pronunciaría “المخدة” [almujida].

Después de estas reflexiones, nos damos cuenta de un aspecto significativo, y es que no hay tanta diferencia como se tiende a pensar entre España y Marruecos o Líbano. Finalmente, creemos que lo importante es que las diferencias, sean muchas o pocas, siempre sumen y nunca resten, y que los ciudadanos de a pie nos enriquezcamos con diferentes culturas para sacar lo mejor de cada una de ellas.

Nourelyakine (22) y Karim (22) participan en la iniciativa “Write 2 Unite” de UNICEF, cuyo objetivo es fomentar un diálogo intercultural digital entre jóvenes refugiados, migrantes y locales. “Write 2 Unite” forma parte de la campaña Desarraigados de UNICEF —que busca resaltar que un niño es un niño, pase lo que pase— y está siendo implementado en España, Holanda y Eslovenia.

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter