Los ODS proyectados en la sede de Naciones Unidas en Nueva York. ©UN Photo/Cia Pak

España transita lentamente hacia la implementación de la Agenda 2030. Cuando se cumplen casi dos años del compromiso asumido junto a más de 190 países para erradicar la pobreza en el planeta y frenar el cambio climático, la distancia que separa a nuestro país del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) es todavía considerable. Así lo confirma el Índice ODS 2017, un informe global que elabora la Sustainable Development Solutions Network (SDSN) de Naciones Unidas y la Fundación Bertelsmann y cuya versión en español fue presentada hace unos días en Madrid por la Red Española para el Desarrollo Sostenible (REDS).

Se trata de la segunda edición de un informe que muestra el grado de cumplimiento de los ODS en los países firmantes de la Agenda 2030, situándolos en un ranking de rendimiento. Junto con el análisis global, el Índice ODS desglosa los resultados por país, detallando el grado de cumplimiento de cada uno de los indicadores que determinan los avances. En el caso de España, aunque mejora 5 puntos en relación con el ranking anterior de 2016 colocándose en el puesto 25, pierde algunos de los avances alcanzados en materias como igualdad de género y protección del medioambiente. Un paso adelante y dos atrás.

España, lejos del verde en la Agenda 2030

Para visualizar el grado de cumplimiento de los países, cada Objetivo viene calificado con un código de colores, en función de una selección de indicadores. De mayor a menor, el grado de consecución de los Objetivos se valora con el verde, amarillo, naranja o rojo. Con seis rojos (color que indica que el país está muy lejos del objetivo y que tiene “obstáculos considerables” para alcanzarlo), seis naranjas (más cerca del suspenso que del aprobado) y cinco amarillos (aunque está cerca de conseguirlo, se “enfrenta aún a retos importantes” en esta materia), España no cumple a día de hoy con ninguno de los 17 Objetivos suscritos en septiembre de 2015.

Los peores resultados corresponden a los Objetivos 8,9, 12, 13, 14 y 15, esto es: trabajo decente y crecimiento económico; industria, innovación e infraestructura; producción y consumo responsables; acción por el clima; vida submarina; vida de ecosistemas terrestres). También se suspende en los Objetivos para poner fin a la pobreza (1), hambre cero (2), educación de calidad (4), reducción de las desigualdades (10), paz, justicia e instituciones sólidas (16) y alianzas para lograr los objetivos (17). Más cerca del cumplimiento están los ODS número 3 (salud y bienestar), 5 (igualdad de género), 6 (agua limpia y saneamiento), 7 (energía asequible y no contaminante), y 11 (ciudades y comunidades sostenibles).

Efectos secundarios

En esta edición del informe han sido analizados 83 indicadores en cada uno de los 157 países evaluados. Como novedad respecto a la primera medición, el estudio incluye esta vez los denominados indicadores con “efectos secundarios adversos”, que valoran el impacto que tienen las políticas y acciones de unos países sobre la capacidad de otros para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Los datos recogidos , según apunta la organización, muestran cómo un gran número de países industrializados no sólo están obteniendo malos resultados para sí mismos, sino que los efectos colaterales de sus decisiones están obstaculizando la implementación de los ODS en los países empobrecidos. “Generar desarrollo en unos países provocando subdesarrollo en otros no es el efecto que se desea conseguir con la agenda de sostenibilidad”, alertó en la presentación Javier Benayas, profesor titular de la Universidad Autónoma de Madrid.

Para SDSN esto demuestra que “ciertos elementos del actual modelo de desarrollo —por ejemplo, los elevados niveles de consumo, la existencia de paraísos fiscales o la exportación de armamento— provocan efectos secundarios adversos y están causados principalmente por países de renta alta”.

“Todos suspendidos”

Tras la presentación del Índice ODS tuvo lugar una mesa redonda para analizar los avances de España en la implementación de la Agenda 2030. En ella participaron Luis Tejada, director de la Agencia Española para la Cooperación Internacional y el Desarrollo (AECID); Leyre Madariaga, directora de Relaciones Exteriores del Gobierno Vasco; Carlos Martínez, vicepresidente de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU) y alcalde de Soria; José Luis Martínez, diputado y portavoz de Cambio Climático del Grupo Ciudadanos; Maite Pacheco, directora de sensibilización y políticas de infancia de UNICEF Comité Español; y Mariluz Castilla, miembro del Grupo Español de Crecimiento Verde.

Los intervinientes destacaron la importancia de alinear los programas de gobierno con la Agenda 2030 buscando una acción global, así como de transversalizar las políticas nacionales. “Estamos ante un cambio claro de modelo de desarrollo”, afirmó el alcalde de Soria, Carlos Martínez. “Mientras tengamos así la situación en África, América Latina o algunos países de Asia estamos todos ‘suspendidos’ en la agenda de los ODS”, concluyó.

Por su parte, al finalizar el acto Maite Pacheco señalaba: “Nuestro trabajo con el Gobierno nos permite confiar en que en los próximos meses seremos testigos de un impulso importante de España hacia a la implementación de la Agenda 2030. El camino que nos llevará a cumplir los compromisos adquiridos”.

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter