La cita es a las 9 de la mañana, a pocos pasos del mar. Es viernes y por delante quedan tres días para debatir, compartir experiencias, propuestas, dinamizaciones, excursiones… y para hacer un llamamiento por la infancia. Tres son también las ciudades participantes, ubicadas en tres islas diferentes pertenecientes al mismo archipiélago. El alcalde abre el acto: “Para nosotros no son el futuro, son el presente”.

Con estas palabras Manuel Domínguez, regidor de Los Realejos (Tenerife), se refiere a los más de 5.000 niños, niñas y adolescentes que viven en la ciudad, cuyas opiniones sobre los asuntos que les afectan han podido escuchar gracias a la iniciativa CAI. “Aunque a veces se tiende a considerarlos fuera de su ámbito, sus propuestas resultan ser clarificadoras y más cercanas a sus necesidades”, afirma.

II Encuentro de Ciudades CAI Canarias

II Encuentro de Ciudades CAI Canarias

Su mensaje se dirige también a los representantes de Santa Lucía de Triana (Gran Canaria) y Puerto del Rosario (Fuerteventura), las otras dos ciudades canarias que cuentan con el sello de Reconocimiento CAI y que estaban invitadas al “II Encuentro Regional de Ciudades Amigas de la Infancia”, celebrado en Los Realejos. Sumando los tres municipios, más de 25.000 niños y niñas disfrutan de las ventajas de vivir en una Ciudad Amiga de la Infancia.

El regidor también comparte un deseo: “Que sirvamos de ejemplo a otras localidades y administraciones en materia de políticas de promoción de la infancia y el respeto a sus derechos y a su participación”. Aunque no lo escucharan, su discurso aludía también a los más de 350.000 niños, niñas y adolescentes residentes en Canarias. O a los cerca de 8 millones que hay en toda España.

Una misma sintonía

Así arrancaba el pasado 10 de febrero el evento que daba continuidad a la primera edición celebrada un año antes en Puerto del Rosario. El propósito, ahora y entonces, es favorecer el contacto entre niños y niñas que comparten sintonía en lo que a participación municipal se refiere. Junto a técnicos municipales y representantes políticos, más de 45 chicos y chicas de los Consejos Locales de Infancia de las tres ciudades CAI participaron en mesas de trabajo y pusieron en común la situación de la infancia no sólo en sus municipios, sino también en otros lugares del mundo.

Al acto también acudieron el presidente de Unicef en Canarias, Amos García Rojas, y el Coordinador del Observatorio de la Infancia y la Adolescencia del Principado de Asturias, Carlos Bacedoniz. Este último resaltó la importancia de la participación infantil, ya que permite a los niños y jóvenes jugar un papel esencial en asuntos que les incumben a la vez que refuerza su sentido de responsabilidad y de pertenencia a la comunidad.

Por su parte, la concejala del área de Bienestar Social e Infancia de Los Realejos, Olga Jorge, destacó el valor de un programa que beneficia tanto a los niños y niñas como al propio ayuntamiento. Así, afirmó, los padres y madres de los niños participantes ven cómo sus hijos e hijas adquieren habilidades que no conocían en ellos y capacidad para tomar decisiones respecto a cuestiones que son de su interés pero que también influyen en el bienestar del resto de los ciudadanos.

Acabar con la pesadilla

El encuentro sirvió para compartir experiencias y buenas prácticas que contribuyan a que los técnicos y los políticos diseñen e implementen políticas públicas eficaces que mejoren el bienestar de la infancia, defiendan sus derechos, fomenten su participación y hagan de las ciudades entornos más habitables.

También fue un altavoz para hacer un llamamiento, a modo de denuncia, a las administraciones locales, insulares y estatales para que, en sus respectivos ámbitos, “se articulen respuestas que lleven a mejorar la situación en la que viven millones de niños y niñas de todo el mundo que se ven afectados por toda una serie de conflictos que hacen de su vida una verdadera pesadilla”.

Que así sea.

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter